Ca­te­qui­nas pa­ra que­mar gra­sas

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Ase­so­ró: Dra. Ma­ría Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía, mé­di­ca clí­ni­ca y en­do­cri­nó­lo­ga (www.ort­ho­mo­le­cu­lar.com.ar)

Sa­be­mos que las ca­pa­ci­da­des del té ver­de pa­ra in­cre­men­tar el gas­to ener­gé­ti­co y “que­mar” las re­ser­vas de gra­sa se de­ben a las ca­te­qui­nas que tam­bién tie­nen un gran efec­to re­gu­la­dor so­bre el pe­so. Se tra­ta de un ti­po de fla­vo­noi­des, com­pues­tos que con­tie­nen las plan­tas y que nor­mal­men­te se en­cuen­tran de for­ma na­tu­ral en las ho­jas de té ver­de. Se­gún nu­me­ro­sos es­tu­dios rea­li­za­dos en po­bla­cio­nes asiá­ti­cas las ca­te­qui­nas pue­den ser las res­pon­sa­bles de la dis­mi­nu­ción de la gra­sa ab­do­mi­nal y re­du­cir de es­ta for­ma el con­torno de la cin­tu­ra.

La ac­ción ac­ción an­ti­in­fla­ma­to­ria de las ca­te­qui­nas dis­mi­nu­ye la ac­ción de las ci­to­qui­nas o mo­lé­cu­las in­fla­ma­to­rias que sa­len de la gra­sa, lo cual es muy im­por­tan­te en los pa­cien­tes con obe­si­dad.

Otra de las ra­zo­nes por la que las ca­te­qui­nas fa­vo­re­cen a los pa­cien­tes obe­sos es que pue­de pre­ve­nir la dia­be­tes da­do que fa­vo­re­cen la ac­ción de la in­su­li­na.

Sa­be­mos que los obe­sos co­mien­zan con una exi­gen­cia de su pán­creas por co­mer hi­dra­tos de car­bono re­fi­na­dos, es­to pro­du­ce un au­men­to anor­mal de la in­su­li­na. Es­te au­men­to, es muy agre­si­vo pa­ra el cuer­po y pro­du­cen reac­cio­nes in­fla­ma­to­rias e hi­per­ten­sión ar­te­rial. El té ver­de, la Ca­me­lia Si­nen­sis, y las ca­te­qui­nas que allí se en­cuen­tran pue­den dis­mi­nuir la ac­ción no­ci­va de la in­su­li­na al­ta lo que es esen­cial pa­ra la dis­mi­nu­ción del pe­so.

Pa­ra rea­li­zar una in­fu­sión co­rrec­ta el té ver­de de­be ser he­cho en he­bras (no en sa­qui­tos). De­be to­mar­se pre­fe­ren­te­men­te de ma­ña­na, má­xi­mo has­ta las 17 ho­ras, da­do que ade­más de te­ner las ca­te­qui­nas, tie­ne un con­te­ni­do de ca­feí­na que pue­de te­ner un efec­to es­ti­mu­lan­te del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral.

Se de­be co­lo­car agua en pun­to de her­vor en la te­te­ra don­de es­tán las he­bras del té ver­de y allí es­pe­rar unos 2 a 3 mi­nu­tos que se ha­ga la in­fu­sión, pa­ra re­cién co­men­zar a in­ge­rir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.