BE­LLE­ZA. El po­der de la cos­mé­ti­ca fru­tal

La ju­ven­tud y lo­za­nía de la piel es­tán re­la­cio­na­das con su ca­pa­ci­dad de pro­du­cir an­ti­oxi­dan­tes, y las fru­tas son una im­por­tan­te fuen­te. Co­no­cer cuá­les son las que los con­tie­nen te ayu­da­rán a se­lec­cio­nar las in­di­ca­das. Ade­más, una guía de pro­duc­tos

Mia - - SUMARIO -

Las fru­tas tie­nen pro­pie­da­des an­ti­en­ve­je­ci­mien­to y re­pa­ran el da­ño pro­du­ci­do por dis­tin­tas sus­tan­cias a nues­tro or­ga­nis­mo. Las per­so­nas que tie­nen una gran pro­duc­ción de an­ti­oxi­dan­tes en la piel se ca­rac­te­ri­zan por pa­re­cer más jó­ve­nes, por eso es im­por­tan­te sa­ber cuá­les son las fru­tas que los con­tie­nen.

To­das las fru­tas tie­nen un al­to con­te­ni­do de agua, con lo cual ayu­dan a man­te­ner nues­tra piel hi­dra­ta­da. Si bien el ma­yor be­ne­fi­cio lo ob­te­ne­mos a tra­vés de su in­ges­ta, a ve­ces el uso de ex­trac­tos de las mis­mas, en la fa­bri­ca­ción de cre­mas o pro­duc­tos de apli­ca­ción ex­ter­na, re­sul­ta muy pro­ve­cho­so pa­ra la sa­lud. De to­dos mo­dos, no es lo mis­mo co­mer­se una fru­ta que con­tie­ne vi­ta­mi­na C, que usar una cre­ma con com­pues­tos cí­tri­cos, ya que es­ta vi­ta­mi­na in­cor­po­ra­da por la fru­ta se ab­sor­be por vía di­ges­ti­va con fa­ci­li­dad; en cam­bio las cre­mas que la con­tie­nen no siem­pre es­tán bien vehi­cu­li­za­das, y eso di­fi­cul­ta que lle­guen a des­tino a tra­vés de la piel.

Por otro la­do, es im­por­tan­te co­no­cer los be­ne­fi­cios de ca­da uno de los prin­ci­pios ac­ti­vos que con­tie­nen las fru­tas por­que só­lo así po­dre­mos ele­gir el más ade­cua­do se­gún ca­da ca­so.

Las doc­to­ras Ka­ri­na Na­dur, di­rec­to­ra del cen­tro ND Skin, Ma­ría Ro­lan­di Or­tíz, ci­ru­ja­na plás­ti­ca y di­rec­to­ra de Ro­me­di­cal Art y Mó­ni­ca Mi­li­to, di­rec­to­ra del cen­tro que lle­va su nom­bre nos enu­me­ran un lis­ta­do de aque­llas fru­tas que po­seen efec­to an­ti­age en la piel.

A to­mar no­ta:

Ci­rue­la mo­ra­da: con­tie­ne gran can­ti­dad de an­ti­oxi­dan­tes, be­ta­ca­ro­te­nos y an­to­cia­ni­nas del gru­po de los bio­fla­vo­noi­des, que ayu­dan a de­te­ner el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to.

Li­món: por su apor­te de vi­ta­mi­na C, be­tas ca­ro­te­nos y li­mo­ne­ne, que son an­ti­oxi­dan­tes, re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y me­jo­ra el es­ta­do ge­ne­ral de la piel. La na­ran­ja tie­ne com­po­nen­tes muy pa­re­ci­dos.

Fru­tos del bos­que: el pig­men­to res­pon­sa­ble del co­lor de es­tos fru­tos (la an­to­cia­ni­na) tie­ne gran po­der an­ti­oxi­dan­te. Es­to ayu­da a evi­tar que las cé­lu­las en­ve­jez­can en for­ma pre­ma­tu­ra. Ade­más, son ri­cos en vi­ta­mi­nas C y be­ta­ca­ro­te­nos. Pro­te­gen la piel de los fac­to­res am­bien­ta­les que la agre­den: sol, ta­ba­co y po­lu­ción, en­tre otros.

San­día: con­tie­ne ca­ro­te­noi­des co­mo el li­co­peno y gran can­ti­dad de agua, lo que la con­vier­te en alia­da de la piel.

Man­za­na: po­see fla­vo­noi­des que es un gran an­ti­age.

Me­lón: apor­ta be­ta­ca­ro­te­nos, vi­ta­mi­na C y gran can­ti­dad de agua. Ac­túa con­tra el en­ve­je­ci­mien­to, fa­vo­re­ce la re­pa­ra­ción y el es­ta­do ge­ne­ral de la piel.

Ki­wi: ri­co en vi­ta­mi­na C (más que la na­ran­ja o el li­món), con­tie­ne be­ta­ca­ro­te­nos y otras sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes. La vi­ta­mi­na C es esen­cial pa­ra la pro­duc­ción de co­lá­geno, que es el ma­yor com­po­nen­te pro­tei­co del tejido co­nec­ti­vo del or­ga­nis­mo.

Uva mo­ra­da y ver­de: con­tie­ne pig­men­tos que ayu­dan a com­ba­tir los ra­di­ca­les li­bres (an­to­cia­ni­nas y ca­ro­te­noi­des). La uva es an­ti­oxi­dan­te, con­tri­bu­ye a evi­tar la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres y la oxi­da­ción de la piel. Pro­mue­ve la pro­duc­ción de co­lá­geno, elas­ti­na y áci­do hia­lu­ró­ni­co. Con­tie­ne vi­ta­mi­nas B1 y B2, que ayu­dan en la nu­tri­ción de las cé­lu­las.

Los áci­dos gli­có­li­cos AHA (áci­dos fru­ta­les man­dé­li­cos): son los in­di­ca­dos pa­ra usar en los me­ses dón­de la ra­dia­ción es más al­ta. De­ben apli­car­se en ba­jas con­cen­tra­cio­nes y de día, com­pen­sar con una cre­ma hu­mec­tan­te que re­pon­ga el man­to pro­tec­tor hi­dro­li­pí­di­co. Siem­pre de­ben usar­se bajo in­di­ca­ción mé­di­ca.

Las más fa­mo­sas

La Dra. Ma­ría Jo­sé Pe­lli, mé­di­ca der­ma­tó­lo­ga y miem­bro de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía se­ña­la aque­llas fru­tas que se ca­rac­te­ri­zan por ser las más uti­li­za­das en la cos­mé­ti­ca na­tu­ral ac­tual:

Na­ran­ja: fuen­te por ex­ce­len­cia de vi­ta­mi­na C. Es un an­ti­oxi­dan­te mag­ní­fi­co. Pe­ro tam­bién sir­ve pa­ra es­ti­mu­lar la sín­te­sis de co­lá­geno de la piel. Fa­vo­ri­ta de las abue­las pa­ra pre­ve­nir los res­fríos en in­vierno o me­jo­rar las pie­les fi­nas y con po­ca elas­ti­ci­dad.

En cre­mas, ha­bi­tual­men­te se aso­cian a pro­tec­to­res so­la­res o cre­mas hu­mec­tan­tes. Ideal pa­ra usar­las de no­che por­que se inac­ti­van con el sol. La do­sis de­be ser la ade­cua­da y la fa­bri­ca­ción de la cre­ma muy cien­tí­fi­ca ya que la mo­lé­cu­la es muy lá­bil. Si vas a usar cre­mas con vi­ta­mi­na C, que sean bue­nas.

¿Cuan­tas na­ran­jas de­bo co­mer pa­ra que ten­gan efec­to an­ti­age? La doc­to­ra afir­ma que “pro­ba­ble­men­te la can­ti­dad sea mu­cho ma­yor que las que se come ha­bi­tual­men­te. Y es­to de­pen­de­rá de mu­chos fac­to­res: siem­pre es me­jor co­mer la fru­ta o el ju­go sin agre­ga­dos. Si se la in­gie­re con otros ali­men­tos, me­jor que sea en ayu­nas. Tam­bién de­pen­de­rá de ca­da me­ta­bo­lis­mo en par­ti­cu­lar. Con­clu­sión, en el desa­yuno me­jor ju­go o fru­tas y en vez de pos­tre, una fru­ta.”

✖ Pal­ta: muy co­no­ci­da por su al­ta ca­pa­ci­dad de hu­mec­ta­ción, por lo cual su acei­te es­tá pre­sen­te en mu­chas cre­mas y mas­ca­ri­llas hu­mec­tan­tes. Tam­bién apor­ta vi­ta­mi­nas A, B6, C y E. Tie­ne gran po­der an­ti­oxi­dan­te y nu­tri­ti­vo. Su in­ges­tión es be­ne­fi­cio­sa, pe­ro po­see más ca­lo­rías que el pro­me­dio de las fru­tas.

✖ San­día: in­tere­san­te por su al­to con­te­ni­do de agua. Ideal en ju­gos o al na­tu­ral pa­ra in­ge­rir lí­qui­dos en ve­rano. Tam­bién su ex­trac­to es­tá pre­sen­te en cre­mas y cham­púes. Ideal pa­ra hi­dra­tar o re­fres­car, es des­con­ges­ti­va. Al no po­seer acei­tes, sue­le ser una bue­na ba­se pa­ra lo­cio­nes hu­mec­tan­tes pa­ra pie­les gra­sas. Tam­bién tie­ne vi­ta­mi­na Ay C.

✖ Uva: en los úl­ti­mos años, la fru­ta más po­pu­lar en la nu­tri­ción an­ti­aging, de­bi­do a su con­te­ni­do de mo­lé­cu­las an­ti­oxi­dan­tes, tam­bién pre­sen­tes en el vino. Ri­ca en po­li­fe­no­les, vi­ta­mi­nas A, áci­do fó­li­co y pe­que­ñas can­ti­da­des de vi­ta­mi­na B. Es­pe­cial­men­te, la uva ro­ja es co­no­ci­da co­mo pro­tec­to­ra car­día­ca.

✖ Fru­tas se­cas: al­can­za­ron gran po­pu­la­ri­dad por su po­der an­ti­oxi­dan­te. Son fuen­te de ener­gía con­cen­tra­da: apor­tan ca­lo­rías (cui­da­do pa­ra los que es­tán a die­ta y mu­chas vi­ta­mi­nas A, B, C y E. Ri­cas en ome­ga 3, zinc, cal­cio, fós­fo­ro, mag­ne­sio y hie­rro, Tam­bién en pro­teí­nas. Se re­co­mien­da su in­ges­ta oral pe­ro en por­cio­nes pe­que­ñas.

Su uso lo­cal en acei­tes: el más po­pu­lar es el acei­te de al­men­dra pa­ra hu­mec­tar y pro­te­ger la piel pe­ro tam­bién muy be­ne­fi­cio­so pa­ra uñas y pe­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.