JAR­DÍN. La plan­ta de una so­la flor

De fru­to sa­bro­so y fi­bras que se uti­li­zan en pren­das, cin­tu­ro­nes y bol­sos, la plan­ta va­so es tan par­ti­cu­lar que flo­re­ce una so­la vez y lue­go mue­re.

Mia - - SUMARIO -

Laech­mea dis­ti­chant­ha o plan­ta va­so es una bro­me­liá­cea oriun­da de Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay y Uru­guay. Tie­ne un uso tan­to or­na­men­tal co­mo me­di­ci­nal y de fo­rra­je pa­ra el ga­na­do. Con­cre­ta­men­te, el ga­na­do come tan­to la in­flo­res­cen­cia co­mo la raíz de es­ta plan­ta, tam­bién de­no­mi­na­da po­pu­lar­men­te co­mo car­do chu­za o ca­ra­gua­tá.

Su as­pec­to nos re­cuer­da a la plan­ta de la piña o ananá y ello se de­be a que am­bas plan­tas per­te­ne­cen a la mis­ma fa­mi­lia. Otra par­ti­cu­la­ri­dad de la aech­mea dis­ti­chant­ha es que pue­de cre­cer tan­to en el sue­lo co­mo so­bre los ár­bo­les. Se di­ce que es una epí­fi­ta fa­cul­ta­ti­va.

Las ho­jas de la plan­ta va­so son muy lar­gas y es­tán bor­dea­das por es­pi­nas.Tie­nen un co­lor ver­do­so cuan­do la plan­ta no tie­ne flor y se tor­nan un tan­to ro­ji­zas al flo­re­cer la plan­ta. Cuan­do ya tie­nen unos años, se re­cu­bren de es­ca­mas y to­man un co­lor gri­sá­ceo que ha­ce que la plan­ta se ase­me­je más to­da­vía a la de la piña. Las ho­jas se su­per­po­nen y for­man un re­cep­tácu­lo que acu­mu­la tan­to el agua de llu­via co­mo las de­yec­cio­nes de los in­sec­tos y sus pro­pios cuer­pos cuan­do mue­ren. To­do es­te cal­do de cul­ti­vo es ab­sor­bi­do des­pués por la plan­ta.

La fun­ción prin­ci­pal de su raíz no es ob­te­ner ali­men­to sino fi­jar la plan­ta fír­me­men­te al sue­lo. Por eso son muy fuer­tes y re­sis­ten­tes. Las flo­res apa­re­cen en pri­ma­ve­ra cuan­do la plan­ta ya es adul­ta y só­lo flo­re­ce una vez en to­da su vi­da. Son flo­res real­men­te muy atrac­ti­vas tan­to pa­ra no­so­tros co­mo pa­ra una gran can­ti­dad de in­sec­tos. Es­ta flor du­ra muy po­co y des­pués la plan­ta mue­re.

Pro­du­ce un fru­to sa­bro­so que se pue­de de­gus­tar tan­to cru­do co­mo co­ci­do o asa­do. Las fi­bras pro­du­ci­das por los fru­tos tie­nen un al­to va­lor co­mer­cial de­bi­do a su uso en la pro­duc­ción de tex­ti­les, pren­das de ves­tir, cin­tu­ro­nes, bol­sos y artesanías. Es­tos fru­tos apa­re­cen al final de la pri­ma­ve­ra. Pe­ro tam­bién se co­men la in­flo­res­cen­cia, el bo­tón y el ri­zo­ma de la plan­ta.

La va­so se pue­de cul­ti­var en el sue­lo, en ma­ce­ta o fi­ja­da al tron­co de un ár­bol co­mo las or­quí­deas epí­fi­tas. No le gus­ta re­ci­bir sol di­rec­to por lo que ha­brá que bus­car­le una dis­po­si­ción lu­mi­no­sa pe­ro som­brea­da. Ne­ce­si­ta un sue­lo y un am­bien­te hú­me­dos pe­ro sin en­char­ca­mien­tos que pue­den afec­tar a las raí­ces. Es re­co­men­da­ble abo­nar­la con fer­ti­li­zan­tes or­gá­ni­cas pues es muy sen­si­ble a las for­mu­la­cio­nes que con­ten­gan co­bre. Es una plan­ta que se re­pro­du­ce tan­to por se­mi­llas co­mo por di­vi­sión de la ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.