En pri­me­ra per­so­na

En­con­trar­le sen­ti­do a la vi­da Inés Arte­ta, au­to­ra de “La 21/24. Una cró­ni­ca de la re­li­gio­si­dad po­pu­lar fren­te al des­am­pa­ro”

Mia - - SOCIALES - Por Adria­na Aboy

-¿Por qué de­ci­dis­te es­cri­bir una cró­ni­ca so­bre la vi­lla 21/24? -Co­no­cí a Char­li Oli­ve­ro, cu­ra vi­lle­ro de ese ba­rrio, y le pre­gun­té có­mo po­día ayu­dar­lo.“¿Te ani­más a es­cri­bir la his­to­ria de es­ta co­mu­ni­dad?, me pre­gun­tó.“Pa­ra que no se pier­da”. Más tar­de su­pe que lo que no se de­bía per­der es la es­pe­cial fuer­za que esa co­mu­ni­dad tie­ne, su gran ca­pa­ci­dad de lu­cha y de or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria, que se ma­te­ria­li­zó en 1997. Jus­to an­tes de esa fe­cha, el ba­rrio pa­sa­ba por la eta­pa más tris­te de su his­to­ria: es­ta­ba di­vi­di­do, to­ma­do por ban­das, la vio­len­cia era co­sa de to­dos los días y los dis­tin­tos sec­to­res se ha­bían he­cho in­fran­quea­bles. El pá­rro­co de en­ton­ces se fue, tre­men­da­men­te des­gas­ta­do, y Ber­go­glio le pi­dió al Pa­dre Pe­pe Di Pao­la que ocu­pa­ra su lu­gar. El día que lle­gó, le “ti­ra­ron” un muer­to.Al ca­bo de un tiem­po en el que ha­bía per­ci­bi­do cuán re­li­gio­sa era la gen­te, se le ocu­rrió lle­var al ba­rrio una ré­pli­ca de la Vir­gen de Caa­cu­pé des­de Pa­ra­guay y acer­tó. De eso tra­ta mi cró­ni­ca: có­mo la re­li­gio­si­dad, que for­ma par­te de la cul­tu­ra de los in­mi­gran­tes, une y otor­ga fuer­za de lu­cha pa­ra vi­das di­fí­ci­les.

-¿De qué ma­ne­ra te con­tac­tas­te con sus ha­bi­tan­tes? -Los lla­ma­ba por te­lé­fono, les con­ta­ba de qué se tra­ta­ba el pro­yec­to in­vo­can­do a los cu­ras y les pe­día una en­tre­vis­ta. A al­gu­nos lle­gué por­que Char­li me da­ba sus nú­me­ros, a otros por re­fe­ren­cias y a los ve­ci­nos an­ti­guos, que ya no vi­ven allí por­que fue­ron erra­di­ca­dos por la dic­ta­du­ra y se mu­da­ron a los ba­rrios cons­trui­dos por la coope­ra­ti­va de un cu­ra vi­lle­ro de en­ton­ces, por Fa­ce­book. Ca­da uno me con­tac­tó con otro y así su­ce­si­va­men­te du­ran­te dos años. -¿La gen­te con­fió en vos? -No­té mu­cho en­tu­sias­mo en­se­gui­da tan­to por el he­cho de que al­guien de afue­ra qui­sie­ra es­cu­char­los di­rec­ta­men­te y no a tra­vés de de­ter­mi­na­dos re­fe­ren­tes co­mo por la idea de que se­rían pro­ta­go­nis­tas de su pro­pia his­to­ria.

-¿Por qué ele­gis­te ar­mar el li­bro en ba­se a tes­ti­mo­nios? -En una cró­ni­ca, es cla­ve cons­truir al cro­nis­ta pa­ra sa­ber des­de qué lu­gar se cuen­ta. Pen­sé mu­cho y to­das las vo­ces que en­sa­ya­ba, me re­sul­ta­ban im­pos­ta­das. Al final en­con­tré que lo más ade­cua­do era el cro­nis­ta inocen­te, que no da na­da por sa­bi­do, co­mo si se tra­ta­ra de un ex­tra­te­rres­tre que aca­ba de pi­sar la tie­rra por pri­me­ra vez, que da lu­gar a las vo­ces de los pro­ta­go­nis­tas pa­ra que cuen­ten su pro­pia his­to­ria ca­da uno des­de su pers­pec­ti­va. Cuan­do las ver­sio­nes se con­tra­de­cían, era cuan­do re­sul­ta­ba más in­tere­san­te por­que así es la vi­da hu­ma­na, ca­da uno con su ma­ne­ra de ver el mun­do.

-¿Qué sig­ni­fi­có la Vir­gen de Caa­cu­pé pa­ra los ve­ci­nos? -La es­pe­ran­za en una vi­da con ca­si na­da de ella. El sen­ti­do de la vi­da. An­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar en es­to, mi pre­con­cep­to era que se­ría un con­sue­lo, al es­ti­lo “opio del pue­blo”. A me­di­da que co­no­cí más a la gen­te, com­pren­dí que la re­li­gio­si­dad for­ma par­te de la cul­tu­ra que los in­mi­gran­tes traen des­de sus lu­ga­res de ori­gen, ge­ne­ra­do­ra de com­pro­mi­so con la co­mu­ni­dad y el re­sul­ta­do es la or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.