Re­no­var el li­ving

Mia - - MINIMOLDE -

Cuan­do pen­sa­mos en trans­for­mar un es­pa­cio tan cen­tral den­tro del ho­gar co­mo lo es el li­ving, ha­bi­tual­men­te re­pa­sa­mos men­tal­men­te una lis­ta de co­lo­res que per­so­nal­men­te nos agra­dan. Sin em­bar­go, una al­ter­na­ti­va in­tere­san­te es pen­sar en la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar co­lo­res co­mo un mo­do de im­pri­mir­le per­so­na­li­dad y atrac­ti­vo a es­te am­bien­te de la ca­sa. Aquí te da­mos al­gu­nas al­ter­na­ti­vas:

Pa­red en con­tras­te: una op­ción in­tere­san­te es dar­le vi­da a una de las pa­re­des del li­ving con un co­lor con per­so­na­li­dad, co­mo el ro­jo, man­te­nien­do el blan­co en el res­to del am­bien­te.Así, el co­lor que des­ta­ca ac­túa co­mo ele­men­to de­co­ra­ti­vo pri­mor­dial en el es­pa­cio. Con es­ta sen­ci­lla apues-

ta cro­má­ti­ca es po­si­ble trans­for­mar un li­ving neu­tro y sim­ple en un am­bien­te con gran per­so­na­li­dad.

Al op­tar por una po­si­bi­li­dad co­mo és­ta de­be­mos te­ner en cuen­ta los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos que for­man par­te del am­bien­te, pa­ra que no com­pi­tan con el co­lor cen­tral que he­mos ele­gi­do. De es­ta ma­ne­ra lo­gra­re­mos que el li­ving trans­mi­ta cier­to des­can­so vi­sual.

Pa­re­des com­bi­na­das: pa­ra los más osa­dos es re­co­men­da­ble pro­bar con una com­bi­na­ción de co­lo­res fuer­tes pa­ra las pa­re­des. Po­de­mos op­tar por mu­ros ver­des y azu­les. Es­ta es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de po­ner a dia­lo­gar co­lo­res cer­ca­nos en el círcu­lo cro­má­ti­co pe­ro bien di­fe­ren­tes en­tre sí.

Se tra­ta de una op­ción que no po­de­mos des­car­tar. Con- tra­ria­men­te a lo que se po­dría su­po­ner, el ju­gar con más de un co­lor en un am­bien­te, no ne­ce­sa­ria­men­te lo trans­for­ma en un es­pa­cio car­ga­do. Lo que sí es se­gu­ro es que lo con­vier­te en un lu­gar vi­bran­te y lleno de vi­da.

Por­ción de pa­red: otra al­ter­na­ti­va es pin­tar una por­ción o fran­ja bien am­plia de la pa­red de un tono con­tras­tan­te. Por ejem­plo, po­de­mos se­lec­cio­nar el na­ran­ja. Se acon­se­ja en­fa­ti­zar el efec­to con­tras­te me­dian­te la ubi­ca­ción en el am­bien­te de ob­je­tos de­co­ra­ti­vos en el mis­mo tono.Así, me­dian­te la su­ma de es­tos de­ta­lles en na­ran­ja, lo­gra­re­mos una sen­sa­ción de ma­yor con­ti­nui­dad en el am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.