MASCOTAS.

Aler­gias ca­ni­nas

Mia - - SUMARIO -

No tie­nen cu­ra de­fi­ni­ti­va pe­ro exis­ten di­ver­sos tra­ta­mien­tos pa­ra man­te­ner­las con­tro­la­das. Es re­co­men­da­ble que to­me­mos al­gu­nas me­di­das pre­ven­ti­vas con nues­tra mas­co­ta: ve­ri­fi­car que no ten­ga pul­gas, ba­ñar­lo se­ma­nal­men­te con un cham­pú recomendado por el ve­te­ri­na­rio, ins­pec­cio­nar sus ore­jas, con­tro­lar en­tre sus uñas y man­te­ner una hi­gie­ne ade­cua­da del me­dioam­bien­te.

La aler­gia es una reac­ción exa­ge­ra­da del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co an­te la pre­sen­cia de de­ter­mi­na­das sus­tan­cias lla­ma­das alér­ge­nos. Es­tos pue­den in­gre­sar por dis­tin­tas vías: res­pi­ra­to­ria, di­ges­ti­va o per­cu­tá­nea y una vez en el or­ga­nis­mo, des­en­ca­de­nan una se­rie de reac­cio­nes don­de in­ter­vie­nen cé­lu­las y me­dia­do­res quí­mi­cos. Los cuadros alér­gi­cos más fre­cuen­tes en las mascotas son:

Ato­pia: los alér­ge­nos se ha­llan en el me­dio am­bien­te y cuan­do las con- di­cio­nes am­bien­ta­les cam­bian (tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad), au­men­tan la con­cen­tra­ción in­gre­san­do al or­ga­nis­mo por vías res­pi­ra­to­ria y per­cu­tá­nea. Las ra­zas con ma­yor pre­dis­po­si­ción a es­te ti­po de aler­gias son el pastor ale­mán, ca­ni­che toy, la­bra­dor re­trie­ver, bó­xer, dál­ma­ta, coc­ker, shar pei, en­tre otros.

Der­ma­ti­tis alér­gi­ca por pul­gas: el alér­geno se ha­lla en la sa­li­va de las pul­gas, es muy fre­cuen­te que co­exis­tan en el ani­mal una ato­pia y una der­ma­ti­tis alér­gi­ca a las pul­gas, que po­ten­cia los sig­nos.

Der­ma­ti­tis alér­gi­ca por con­tac­to: el alér­geno to­ma con­tac­to di­rec­to con la piel y pue­de pre­sen­tar­se en cual­quier edad.

Ur­ti­ca­ria y an­gioe­de­ma: pro­du­ci­das ge­ne­ral­men­te por las pi­ca­du­ras de in­sec­tos, es im­por­tan­te tra­tar­la de ur­gen­cia en el ca­so de los ca­cho­rros.

Ali­men­tos co­mo la le­che, car­nes co­mo la ter­ne­ra y el cor­de­ro y has­ta los ce­rea­les co­mo el tri­go es­tán en­tre las co­mi­das que con más fre­cuen­cia pro­vo­can tam­bién reac­cio­nes alér­gi­cas en los pe­rros. ¿Por qué sur­gen las in­to­le­ran­cias ali­men­ta­rias? En oca­sio­nes es por­que el ani­mal alér­gi­co o in­to­le­ran­te a un de­ter­mi­na­do ali­men­to no cuen­ta con las en­zi­mas ne­ce­sa­rias pa­ra me­ta­bo­li­zar esa co­mi­da.

Un tra­ta­mien­to pa­ra es­te ti­po de pa­to­lo­gías pue­de ser mu­chas ve­ces pro­lon­ga­do, te­dio­so y has­ta frus­tran­te pe­ro con cons­tan­cia y de­di­ca­ción, la en­fer­me­dad se pue­de con­tro­lar exi­to­sa­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.