PRI­ME­ROS PA­SOS

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Pe­dia­tras de Fundación Hos­pi­ta­la­ria (www.fh.org.ar)

La edad pro­me­dio de ini­cio de la mar­cha os­ci­la en­tre los 10 a 14 me­ses de vi­da, aun­que al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas la ex­tien­den has­ta los 18 me­ses. En­tre los 9 y 10, el be­bé tien­de a sos­te­ner­se de al­gún ob­je­to y que­dar­se pa­ra­do, pa­ra lue­go sen­tar­se. A los 11, se pa­ra sin ne­ce­si­dad de apo­yo por unos se­gun­dos y, apro­xi­ma­da­men­te, a los 13 da sus pri­me­ros pa­sos, apren­dien­do a aga­char­se y le­van­tar­se so­lo. Hay que te­ner pre­sen­te que la ma­du­ra­ción del Sis­te­ma Ner­vio­so cen­tral co­mien­za an­tes en las mu­je­res, por lo que es po­si­ble que las ni­ñas ca­mi­nen an­tes que los va­ro­nes. La mar­cha es­ta­ble se lo­gra en­tre los 18 me­ses y los 2 años y me­dio.

Los pa­dres de­be­rían ob­ser­var dis­cor­dan­cias en la po­si­ción de las ro­di­llas o pies que pue­den in­di­car una mal­for­ma­ción de la ca­de­ra. Sin em­bar­go, tam­bién hay al­te­ra­cio­nes fre­cuen­tes al dar los pri­me­ros pa­sos que no son pa­to­ló­gi­cas, co­mo por ejem­plo:

Ro­di­llas se­pa­ra­das al ca­mi­nar, que se de­no­mi­na Ge­nu Varo.

Se­pa­rar las pun­tas de los pies ha­cia afue­ra o jun­tar las pun­tas de los pies ha­cia aden­tro. Lo pue­de rea­li­zar con uno o am­bos pies.

Ca­mi­nar apo­yan­do ta­lo­nes o en pun­tas de pie.

Los pro­ble­mas más co­mu­nes que se ob­ser­van en es­ta eta­pa son la mal­for­ma­ción de la ca­de­ra u otras mal­for­ma­cio­nes óseas y la ma­yo­ría tie­nen tra­ta­mien­to. Hay otras en­fer­me­da­des neu­ro­mus­cu­la­res más gra­ves que en sus for­mas le­ves pue­den de­tec­tar­se en es­te mo­men­to, por ejem­plo cuan­do el ni­ño pre­sen­ta caí­das fre­cuen­tes. Bá­si­ca­men­te, el be­bé va evo­lu­cio­nan­do neu­ro­mus­cu­lar­men­te y es ca­paz de sen­tar­se a los 8 me­ses, lue­go, la es­pal­da es­tá lo su­fi­cien­te­men­te fir­me co­mo pa­ra que, al lle­var el tron­co ha­cia ade­lan­te y apo­yar sus bra­zos en el pi­so, no cai­ga y las­ti­me. Des­pués, des­cu­bre que pue­de ba­lan­cear­se y apo­ya sus ma­nos, pu­dien­do ir ha­cia atrás y ad­quie­re la pos­tu­ra de ga­teo yen­do ha­cia atrás o ha­cia ade­lan­te. Es im­por­tan­te acla­rar que no siem­pre em­pie­zan por el ga­teo, a ve­ces se des­pla­zan arras­tran­do la re­gión glú­tea, otras ve­ces se pa­ran y usan ele­men­tos del ho­gar co­mo apo­yo pa­ra des­pla­zar­se.

Es­ti­mu­la­ción

En ge­ne­ral, los pe­dia­tras, con­tra­ria­men­te a lo que se cree, so­mos fuer­tes de­trac­to­res del uso del an­da­dor, ya que si bien el ni­ño apren­de a deam­bu­lar, no sig­ni­fi­ca que lo ha­ga con cui­da­do, y en ge­ne­ral, de­bi­do al en­tu­sias­mo que ge­ne­ra en el pe­que­ño la ad­qui­si­ción de la mar­cha, el an­da­dor ha­ce que és­ta sea más rá­pi­da. Da­do que el ni­ño no ha ad­qui­ri­do aún la ha­bi­li­dad pa­ra fre­nar an­te el pe­li­gro u obs­tácu­los, lo po­ne en pe­li­gro ya que se con­vier­te en una es­pe­cie de jau­la an­dan­te.

De to­das for­mas, al­gu­nos ejer­ci­cios pue­den ayu­dar­los e in­cen­ti­var­los. Por ejem­plo, rea­li­zar mo­vi­mien­to de pe­da­leo con las pier­nas o el jue­go de “sal­ta­rín”, sin for­zar la po­si­ción de pie, pa­ra es­ti­mu­lar la mus­cu­la­tu­ra.A par­tir de los 6 me­ses, usar al­fom­bras que no des­li­cen jun­to a otros ele­men­tos de jue­go, es­ti­mu­lan­do ha­bi­li­da­des mo­to­ras grue­sas y fi­nas.

Rat­to Por las Dras. Sil­va­na Maiut­to y Vi­via­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.