Cálcu­los bi­lia­res un pro­ble­ma muy fe­me­nino

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Pa­blo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to” (Urano) y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad natural” (Ke­pler) (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, el 65% de los ca­sos de cálcu­los en la ve­sí­cu­la se dan en mu­je­res. El ries­go au­men­ta du­ran­te el em­ba­ra­zo y en­tre las que con­su­men an­ti­con­cep­ti­vos o es­tró­ge­nos en la pos­me­no­pau­sia. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Mary­land de­ter­mi­nó los gru­pos que tie­nen más ries­go en los Es­ta­dos Uni­dos y las mu­je­res tam­bién lle­va­ron la de­lan­te­ra: Mu­je­res His­pa­nos Mu­je­res ma­yo­res de 40 años Abo­rí­ge­nes Otro dato preo­cu­pan­te es que se ha ve­ri­fi­ca­do que son ca­da vez más los jó­ve­nes que su­fren de es­te pro­ble­ma, vin­cu­la­do al ac­tual es­ti­lo de vi­da an­ti­fi­sio­ló­gi­co. De acuer­do a los da­tos re­co­gi­dos por la je­fa de la Uni­dad de Ad­mi­sión Hos­pi­ta­la­ria del Hos­pi­tal Ar­co Iris de Bo­li­via, Dra. Ma­ría An­to­nie­ta Hi­no­jo­sa, el 30% de los ha­bi­tan­tes de to­do el mun­do su­fre es­te pro­ble­ma. "Aho­ra se ha ad­ver­ti­do que el pro­ble­ma de ve­sí­cu­la se ma­ni­fies­ta en per­so­nas más jó­ve­nes, des­de los 18 en ade­lan­te. Sin em­bar­go, se han pre­sen­ta­do tam­bién ca­sos en me­no­res de 14 y 15 años”, sos­tu­vo la mé­di­ca. Por es­ta ra­zón es im­pres­cin­di­ble to­mar me­di­das sa­ni­ta­rias a es­ca­la pa­ra fa­vo­re­cer há­bi­tos sa­lu­da­bles que ayu­den a pre­ve­nir es­te y tan­tos otros pro­ble­mas de sa­lud vin­cu­la­dos a nues­tras elec­cio­nes de ali­men­tos y nues­tras op­cio­nes a la ho­ra de de­fi­nir un es­ti­lo de vi­da ca­da vez más in­sa­lu­bre.

¿So­lo qui­ró­fano?

La ve­sí­cu­la bi­liar es una pe­que­ña bol­sa que tie­ne for­ma de pe­ra y se ubi­ca de­trás y de­ba­jo del hí­ga­do. Su fun­ción es al­ma­ce­nar la bi­lis se­cre­ta­da por el hí­ga­do, ne­ce­sa­ria pa­ra di­ge­rir los ali­men­tos gra­sos. Es­tá uni­da al in­tes­tino por el con­duc­to bi­liar y, cuan­do lle­gan los ali­men­tos gra­sos, man­da una se­ñal pa­ra re­ci­bir al­go de bi­lis que le per­mi­ta la di­ges­tión y pos­te­rior eli­mi­na­ción de los desechos.

Cuan­do sus­tan­cias de la bi­lis se en­du­re­cen, se for­ma lo que co­no­ce­mos co­mo cálcu­los y que obs­tru­yen el pa­so de la bi­lis al in­tes­tino. Las "pie­dri­tas" pue­den ser di­mi­nu­tas co­mo un grano de are­na o gran­des co­mo una pe­lo­ta de golf. Con

fre­cuen­cia, la so­lu­ción plan­tea­da des­de la or­to­do­xia mé­di­ca pa­ra eli­mi­nar­los es ex­tir­par la ve­sí­cu­la, pro­ce­di­mien­to que se co­no­ce co­mo co­le­cis­to­mía, la­men­ta­ble­men­te sin ex­pe­ri­men­tar pre­via­men­te con so­lu­cio­nes na­tu­ra­les que ac­túan pre­ven­ti­va y te­ra­péu­ti­ca­men­te evi­tan­do po­ten­cial­men­te es­te pro­ce­di­mien­to en la ma­yo­ría de los ca­sos.

En­tre las cau­sas que pro­du­cen los cálcu­los se des­ta­can la ma­la ali­men­ta­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do es al­ta en co­les­te­rol ma­lo (LDL), una gran can­ti­dad de bi­li­rru­bi­la en la bi­lis o una ve­sí­cu­la en­du­re­ci­da por­que no se va­cía fre­cuen­te y pro­du­ce una bi­lis muy con­cen­tra­da.

Los sín­to­mas des­crip­tos por el Ame­ri­can Co­lle­ge of Sur­geon son:

Do­lor agudo en la par­te su­pe­rior de­re­cha del ab­do­men que pue­de pa­sar a la es­pal­da, al ab­do­men me­dio o al hom­bro de­re­cho. Fie­bre ba­ja. Náu­seas y sen­sa­ción de hin­cha­zón. Ic­te­ri­cia (la piel se po­ne ama­ri­lla) si hay cálcu­los bi­lia­res blo­quean­do el con­duc­to bi­liar.

Otros ca­mi­nos

Cuan­do hay an­te­ce­den­tes de for­ma­ción de cálcu­los bi­lia­res, es re­co­men­da­ble pre­ve­nir man­te­nien­do un pe­so ade­cua­do, re­du­cien­do al mí­ni­mos los ali­men­tos al­tos en gra­sas sa­tu­ra­das, ele­van­do el con­su­mo de fru­tas, ver­du­ras, se­mi­llas y gra­nos in­te­gra­les y, en el ca­so de las mu­je­res, evi­tan­do tra­ta­mien­tos ba­sa­dos en es­tró­ge­nos.

Un pun­to esen­cial a te­ner en cuen­ta, que pa­ra los na­tu­ró­pa­tas es prio­ri­dad, es man­te­ner lim­pio el co­lon. Por su­pues­to, bá­si­ca­men­te, te­ne­mos que ase­gu­rar­nos de mo­ver el in­tes­tino dia­ria­men­te, una o dos ve­ces. En ca­so que la mo­vi­li­dad in- tes­ti­nal sea in­su­fi­cien­te, po­de­mos ayu­dar a re­gu­la­ri­zar­la con­su­mien­do aloe ve­ra, cás­ca­ra sa­gra­da, com­po­ta de ci­rue­las, clo­ru­ro de mag­ne­sio o al­gún otro la­xan­te sua­ve y natural. La bue­na hi­dra­ta­ción, el ejer­ci­cio fí­si­co y la ex­po­si­ción al sol, son pi­la­res pre­ven­ti­vos. Lo más de­tox es el con­su­mo co­ti­diano de un li­món di­lui­do en agua pa­ra fa­ci­li­tar la lim­pie­za de la san­gre y los te­ji­dos.

Pa­ra ayu­dar a ali­viar es­ta con­di­ción, con­ta­mos con re­cur­sos na­tu­ra­les que, con el co­no­ci­mien­to ade­cua­do y to­ma de pre­cau­cio­nes, po­de­mos ir su­man­do con la ayu­da de un pro­fe­sio­nal que nos ayu­de a combinar y lo­grar las si­ner­gias

más po­ten­tes:

Mag­ne­sio: se tra­ta de un mi­ne­ral muy im­por­tan­te pa­ra la sa­lud que ca­da vez apa­re­ce me­nos en los ali­men­tos de­bi­do a la for­ma de pro­duc­ción pri­ma­ria y los pro­ce­sos de re­fi­na­ción a los que los so­me­te la in­dus­tria. Una for­ma de re­po­ner­lo es a tra­vés del clo­ru­ro de mag­ne­sio que, en­tre otras co­sas, ayu­da a pre­ve­nir la for­ma­ción de cálcu­los en la ve­sí­cu­la.

Una for­ma de con­su­mir­lo es a tra­vés de una prác­ti­ca que se ge­ne­ra­li­za ca­da vez más: el con­su­mo de agua de mar a tra­vés de la cual se ob­tie­ne una bue­na do­sis del mi­ne­ral ade­más de la to­ta­li­dad de nu­trien­tes que po­see.

La otra es com­prar clo­ru­ro de mag­ne­sio, di­luir­lo a ra­zón de unos 25 a 33 g por li­tro de agua, be­ber una ta­ci­ta de ca­fé en ayu­nas (pue­den to­mar­se has­ta 3 al día pe­ro so­lo ba­jo su­per­vi­sión pro­fe­sio­nal) y des­can­sar una se­ma­na al mes. Si se ha­ce el tra­ta­mien­to más de tres me­ses, hay que con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta.

Tam­bién pue­de con­su­mir­se en com­pri­mi­dos, una so­lu­ción pa­ra los que no so­por­tan el mal sa­bor del clo­ru­ro de mag­ne­sio.

De nin­gu­na ma­ne­ra de­be uti­li­zar­se en ca­sos de in­su­fi­cien­cia re­nal.

Cúr­cu­ma: su prin­ci­pio ac­ti­vo, la cur­cu­mi­na, es un re­co­no­ci­do nu­trien­te con pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y an­ti­oxi­dan­tes que se uti­li­za ca­da vez más pa­ra la pre­ven­ción y el ali­vio de en­fer­me­da­des co­mo el mal de Alz­hei­mer, ar­ti­cu­la­cio­nes in­fla­ma­das o co­mo re­gu­la­dor

in­mu­no­ló­gi­co. En el ca­so de la co­le­cis­tia­sis, se re­co­mien­da mez­clar un po­co de miel con una cu­cha­ra­di­ta de cúr­cu­ma y agua con el fin de es­ti­mu­lar la eli­mi­na­ción de los cálcu­los. Se pue­de con­su­mir dia­ria­men­te y has­ta la eli­mi­na­ción, lue­go, se pue­de se­guir uti­li­zan­do de ma­ne­ra pre­ven­ti­va.

Man­za­na: tan­to la fru­ta, su ju­go o un buen vi­na­gre de man­za­na de fer­men­ta­ción natural son ex­ce­len­tes alia­dos pa­ra eli­mi­nar los cálcu­los y man­te­ner la ve­sí­cu­la en buen es­ta­do. El prin­ci­pio ac­ti­vo pro­ta­go­nis­ta es el áci­do má­li­co que ablan­da los cálcu­los y re­du­ce la pro­duc­ción de co­les­te­rol por par­te del hí­ga­do. Otra ven­ta­ja es que ali­via los do­lo­res en los ata­ques ve­si­cu­la­res. Se pue­de mez­clar una cu­cha­ra­da de vi­na­gre de man­za­na de fer­men­ta­ción natural en un va­so de agua o, aún me­jor, en ju­go de man­za­na y se be­be dia­ria­men­te. Pue­de com­ple­men­tar­se con­su­mien­do 2 o 3 man­za­nas dia­rias y per­fec­ta­men­te com­bi­nar­se con cual­quie­ra de las es­tra­te­gias an­te­rio­res. Sin em­bar­go, pa­ra evi­tar cri­sis cu­ra­ti­vas muy mo­les­tas, es me­jor co­men­zar pri­me­ro con una y lue­go agre­gar la si­guien­te.

Li­món: co­mo es­tra­te­gia de cho­que, se pue­de be­ber el ju­go de 4 li­mo­nes, en ayu­nas, du­ran­te una se­ma­na y, lue­go, ir in­cor­po­ran­do cual­quie­ra de las es­tra­te­gias an­te­rio­res, man­te­nien­do el con­su­mo del ju­go de li­món.

Du­ran­te el pro­ce­so de eli­mi­na­ción, y pa­ra una ade­cua­da pre­ven­ción, se re­co­mien­da una ali­men­ta­ción fru­gal, fres­ca, con ma­yo­ría de ali­men­tos vi­vos e in­te­gra­les y el con­su­mo de 21/2 a 3 li­tros de agua dia­ria­men­te. Por su­pues­to, pa­ra evi­tar que si­gan for­mán­do­se, se­rá ne­ce­sa­rio man­te­ner un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble y me­jo­rar las de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas.

Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.