Fies­ta de VI­TA­MI­NA C

Es tiem­po de re­for­zar la im­nu­ni­dad y pre­pa­rar­se pa­ra el in­vierno. Por eso, ideas pa­ra ha­cer mu­cho más que ju­go con los cí­tri­cos

Mia - - COCINA SOLUCIÓN -

Es­ta­mos en la épo­ca per­fec­ta pa­ra le­van­tar la ba­rre­ra de­fen­si­va in­mu­no­ló­gi­ca y blin­dar el or­ga­nis­mo con­tra las en­fer­me­da­des in­ver­na­les. Pa­ra eso no hay na­da me­jor que in­cluir cí­tri­cos en la die­ta dia­ria. Las na­ran­jas, los po­me­los y las man­da­ri­nas son idea­les, pe­ro ¿có­mo con­su­mir­las sin abu­rrir­se? Se­gún el chef Fe­lix Wess­ler, los cí­tri­cos son apro­pia­dos en la co­ci­na por­que "tie­nen un sa­bor fres­co y áci­do co­mo po­cos otros in­gre­dien­tes".

Así, no só­lo pue­den ser ex­qui­si­tos en pos­tres y tar­tas, sino tam­bién en pla­tos sa­la­dos. Lo fun­da­men­tal es ma­ne­jar bien las can­ti­da­des pa­ra no pa­sar­se con el sa­bor áci­do. Wess­ler, por ejem­plo, es fa­ná­ti­co de las com­bi­na­cio­nes cí­tri­cas sa­la­das y pre­pa­ra un ra­gout de ver­du­ras gla­sea­das con fru­ta, con hi­no­jo, rá­bano y man­da­ri­nas, que pue­den ir acom­pa­ña­das con un cre­mo­so pu­ré de pa­ta­tas.

La es­pe­cia­lis­ta Kat­ha­ri­na Sei­ser tam­bién ase­gu­ra que "no hay prác­ti­ca­men­te nin­gu­na re­ce­ta con la que no va­ya bien una cas­ca­ri­ta de li­món". A ella le en­can­ta co­ci­nar con li­món, li­ma, ber­ga­mo­ta y na­ran­jas amar­gas. Ase­gu­ra que la com­bi­na­ción con re­po-

llo es de­li­cio­sa, so­bre to­do en in­vierno: mez­cla ho­jas de re­po­llo cor­ta­das en ti­ri­tas y sal­tea­das con ra­lla­du­ra de li­món y las sir­ve con pas­ta o co­mo en­tra­da fría. El re­po­llo cres­po tam­bién se pre­pa­ra tra­di­cio­nal­men­te con li­món.

Sei­ser tam­bién com­bi­na na­ran­jas con le­gum­bres co­mo len­te­jas y po­ro­tos, con ver­du­ras a la ca­ce­ro­la "o con al­gún pes­ca­do co­mo el atún, las sar­di­nas o la ca­ba­lla". Su re­ce­ta pa­ra pre­pa­rar una co­mi­da rá­pi­da y fá­cil es una en­sa­la­da con po­ro­tos blan­cos, ce­bo­lla co­lo­ra­da, sar­di­nas en acei­te y na­ran­jas, con­di­men­ta­da con vi­na­gre de vino tin­to, el ju­go de una na­ran­ja y mos­ta­za.

Ellen Heid­böh­mer, au­to­ra del li­bro "Pa­ra es­tar sano y en for­ma: ¡cí­tri­cos!",

re­co­mien­da co­mer la fru­ta con la piel blan­ca por­que con­tie­ne mu­chos nu­trien­tes.

Pa­ra quie­nes co­ci­nan con po­ca sal, la li­ma es ge­nial, por­que aña­dién­do­se­la a una so­pa o a la ver­du­ra se pue­de cu­brir gran par­te del sa­bor sa­la­do del pla­to. Por su­pues­to, la re­ce­ta sa­brá de otro mo­do, pe­ro no se sen­ti­rá nin­gu­na ne­ce­si­dad de po­ner­le sal.

Tam­bién hay va­rian­tes ve­ge­ta­ria­nas, co­mo el ri­sot­to de na­ran­ja. En ese ca­so, lo im­por­tan­te es no aña­dir las re­ba­na­das de los cí­tri­cos has­ta el fi­nal pa­ra que no se co­ci­nen de­ma­sia­do.

Un detalle no me­nor: es fun­da­men­tal con­tar con cu­chi­llos bien afi­la­dos pa­ra evi­tar que al in­ten­tar cor­tar una cás­ca­ra se pre­sio­nen las par­tes ex­ter­nas de la fru­ta, que son las que con­tie­nen gran par­te de los acei­tes que de­be­rían ir a dar al pla­to. Ade­más, es jus­ta­men­te la

cás­ca­ra de los cí­tri­cos lo que le apor­ta un aro­ma es­pe­cial a to­da re­ce­ta. "Se­ría un des­per­di­cio no apro­ve­char­la", co­men­ta Sei­ser.

Por su­pues­to, si se van a usar las cás­ca­ras pa­ra co­ci­nar, la re­co­men­da­ción es usar fru­tas or­gá­ni­cas, que no ha­yan si­do tra­ta­das con quí­mi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.