Ca­mi­ni­tos

A un sui­zo y sus so­cios se les ocu­rrió ar­mar una red de ca­mi­nos en un re­gión so­li­ta­ria del sur de Por­tu­gal que hoy es uno de los des­ti­nos pre­di­lec­tos de los sen­de­ris­tas de mu­chos paí­ses

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

Ca­mi­nan­do por un pai­sa­je de sua­ves co­li­nas o acan­ti­la­dos es­car­pa­dos, gra­cias a la Ro­ta Vi­cen­ti­na, los sen­de­ris­tas des­cu­bren las pro­vin­cias de Alen­te­jo y Al­gar­ve, en la so­li­ta­ria re­gión su­roc­ci­den­tal de Por­tu­gal.

Es­ta es­pe­cie de red de ca­mi­nos, de en to­tal unos 350 ki­ló­me­tros, de­trás de la cos­ta atlán­ti­ca, pa­sa de pas­ti­za­les a cam­pos de ave­na, pra­de­ras de flo­res de chi­llo­nes mul­ti­co­lo­res a bos­ques lle­nos de al­cor­no­ques, el ár­bol del cual se ob­tie­ne el cor­cho. Ca­si des­po­bla­do, el pai­sa­je sor­pren­de so­lo de vez en cuan­do apa­re­ce un pue­blo, do­mi­na­do por un ve­tus­to mo­lino de vien­to.

En la di­mi­nu­ta al­dea de Va­le das Éguas, los ca­mi­nan­tes pue­den to­par­se con Ru­dol­fo Mü­ller, un sui­zo de 55 años, hi­jo de cam­pe­si­nos, que en la dé­ca­da de los '80 lle­gó al lu­gar jun­to con al­gu­nos por­tu­gue­ses que te­nían las mis­mas in­quie­tu­des y fue­ron ma­du­ran­do, a par­tir de 2008, la idea de crear una red de senderos en la re­gión.

Mü­ller y sus com­pa­ñe­ros lo­gra­ron con­ven­cer de su pro­yec­to a los po­lí­ti­cos lo­ca­les, los ex­per­tos en tu­ris­mo y a los ca­ci­ques de una re­gión que abarca tres dis­tri­tos, cin­co co­mar­cas y 15 mu­ni­ci­pios de las pro­vin­cias de Alen­te­jo y Al­gar­ve y lo­gra­ron que la Ro­ta Vi­cen­ti­ca fue­ra pri­me­ro una reali­dad, lue­go un des­tino de los sen­de­ris­tas del mun­do. Los ca­mi­nos fue­ron inau­gu­ra­dos en 2012: el Ca­min­ho His­tó­ri­co, de 213 ki­ló­me­tros, es­tá di­vi­di­do en 12 eta­pas de un día ca­da una. El Sen­de­ro de los Pescadores, de más de 100 ki­ló­me­tros, si­gue la cos­ta atlán­ti­ca de Por­to Co­vo has­ta Ca­bo São Vi­cen­te. Los tra­yec­tos es­tán co­nec­ta­dos con otras cin­co ru­tas de sen­de­ris­mo.

Des­de Fran­cia, Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Ho­lan­da e in­clu­so des­de Es­ta­dos Uni­dos y Nue­va Ze­lan­da, lle­gan tu­ris­tas pa­ra re­co­rrer los 213 ki­ló­me­tros del Ca­min­ho His­tó­ri­co, que pa­sa por pue­blos an­ti­quí­si­mos si­tua­dos en­tre Santiago do Ca­cém, en el nor­te, y el fa­ro de Ca­bo São Vi­cen­te, que dio el nom­bre a la red de senderos.

El Ca­min­ho His­tó­ri­co es­tá di­vi­di­do en

12 eta­pas de un día, ca­da una de en­tre 12 y 25 ki­ló­me­tros. Al­gu­nos sen­de­ris­tas cu­bren to­do el tra­yec­to con sus mo­chi­las en la es­pal­da. Otros aprovechan el trans­por­te de equi­pa­je que ofre­cen los ges­to­res de la ru­ta y ac­tual­men­te tam­bién los ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos.

Al­gu­nos re­co­rren la ru­ta a to­da ve­lo­ci­dad y, se­gún Mü­ller, pier­den la opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar el len­to trans­cu­rrir de la vi­da en el Alen­te­jo, don­de los hom­bres to­man tran­qui­la­men­te por la ma­ña­na el ca­fé en el bar, las mu­je­res en los blan­quí­si­mos pue­blos char­lan pa­ra­das en la ven­ta­na abier­ta y las ci­güe­ñas dan vuel­tas en el cie­lo azul os­tos cu­ro. So­lo el rui­do de un ci­clo­mo­tor en la dis­tan­cia rom­pe, por al­gu­nos mo­men­tos, el si­len­cio que en­vuel­ve el pai­sa­je cam­pe­sino lleno de co­li­nas.

En el li­to­ral, hay cin­co senderos cor- se­ña­li­za­dos que for­man par­te de la red de ca­mi­nos de la Ro­ta Vi­cen­ti­na. Tie­nen una ex­ten­sión de en­tre 3,5 y po­co más de 14 ki­ló­me­tros. En­tre Ca­rra­pa­tei­ra y Vi­la do Bis­po, la ru­ta pa­sa por el cen­tro del pe­que­ño pue­blo de Pe­dral­va, don­de 24 ca­si­tas fue­ron ha­bi­li­ta­das co­mo pen­sio­nes. Co­mo no hay com­ple­jos ho­te­le­ros, se re­co­mien­da a los vi­si­tan­tes re­ser­var por ade­lan­ta­do un lu­gar en los pe­que­ños alo­ja­mien­tos pa­ra dor­mir. Los más tí­pi­cos son an­ti­guas gran­jas con­ver­ti­das en ca­sas ru­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.