Los que dan cá­te­dra

Se co­no­ce co­mo mans­plai­ning a esos hom­bres que en­se­ñan com­pul­si­va­men­te aun­que na­die se los pi­da. Pue­den ser ma­ri­dos o je­fes, pe­ro los úl­ti­mos de­li­mi­tan un po­der di­fí­cil de re­sis­tir

Mia - - TRABAJO -

Amu­chas mu­je­res les so­na­rá fa­mi­liar la si­guien­te fra­se es­cu­cha­da del ma­ri­do o el je­fe: "Pa­so a ex­pli­car­te .... ". En los dos gé­ne­ros, hay miem­bros a los que les gus­ta ha­blar mu­cho, pe­ro en­tre los hom­bres, es­tá la ca­te­go­ría de los que les "dan lec­ción" a las mu­je­res per­ma­nen­te­men­te, ig­no­ran­do sus co­no­ci­mien­tos. Es­te ti­po ya tie­ne nom­bre pro­pio: son los "mans­plai­ning". El tér­mino se de­ri­va del in­glés y com­bi­na dos pa­la­bras: "man" (hom­bre) y "ex­plai­ning" (ex­pli­car), y fue acu­ña­do por la pen­sa­do­ra fe­mi­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se, Re­be­ca Sol­nit.

"Por su­pues­to, es un tér­mino que in­ten­ta lla­mar la aten­ción, pe­ro que des­cri­be un fe­nó­meno que exis­te

real­men­te", di­ce la fe­mi­nis­ta ale­ma­na An­ne Wi­zo­rek De he­cho, cuan­do se pue­den nom­brar las co­sas, es más fá­cil re­co­no­cer los pro­ble­mas que hay de­trás de ellas.

De­sigua­les en el tra­ba­jo

Las mar­chas, ma­ni­fes­ta­cio­nes y pa­ros de mu­je­res en to­do del mun­do, en­tre otros te­mas, cla­man por las re­la­cio­nes

de po­der de­sigua­les. "Los hom­bres son con­si­de­ra­dos ra­cio­na­les y las mu­je­res las irra­cio­na­les de sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos a las que hay que ex­pli­car­les có­mo fun­cio­na el mun­do", di­ce Wi­zo­rek. Es­to ha­ce que al­gu­nos hom­bres asu­man una po­si­ción de sa­be­lo­to­do. Aun­que pa­ra mu­chos pa­rez­ca ba­nal,

se tra­ta de una for­ma de se­xis­mo que las mu­je­res su­fren a dia­rio. El pro­ble­ma em­pie­za en ca­sa. "A los hom­bres se los edu­ca pa­ra es­tar siem­pre en el cen­tro de la es­ce­na", di­ce Wi­zo­rek . A las ni­ñas, en cam­bio, se les trans­mi­te que su opi­nión va­le me­nos. Es de­cir que se tra­ta de un pro­ble­ma es­truc­tu­ral.

Si bien el "mans­plai­ning" es­tá pre­sen­te en to­dos los ám­bi­tos, en el tra­ba­jo se vuel­ve es­pe­cial­men­te lla­ma­ti­vo y pro­ble­má­ti­co y sue­le ser una prác­ti­ca in­cons­cien­te de los co­le­gas va­ro­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.