DE­CI­DIR con emo­ción

Siem­pre es­tu­vo bien vis­to eso de "ele­gir con la ca­be­za" pe­ro las neu­ro­cien­cias res­ca­ta­ron el va­lio­so apor­te de las emo­cio­nes a la ho­ra de te­ner que op­tar

Mia - - PSICOLOGÍA - Por Nés­tor Brai­dot* *Doc­tor en Cien­cias, mas­ter en Neu­ro­bio­lo­gía del Com­por­ta­mien­to y en Neu­ro­cien­cias Cog­ni­ti­vas (www.brai­dot.com)

Pa­rís o Lon­dres? ¿Dos hi­jos o tres? ¿So­cio­lo­gía o fi­lo­so­fía? ¿Au­to o sub­te? Des­de que nos des­per­ta­mos has­ta que nos va­mos a dor­mir es­ta­mos to­man­do de­ci­sio­nes y lo ha­ce­mos en to­dos los ór­de­nes de la vi­da. Des­de ele­gir la mar­ca de ca­fé y los ali­men­tos pa­ra el desa­yuno has­ta ca­sar­nos, di­vor­ciar­nos o in­ver­tir en pro­pie­da­des im­por­tan­tes.

A ve­ces, de­ci­dir es sim­ple, no hay mu­cho pa­ra ele­gir. Otras, el pro­ce­so es com­ple­jo y pue­de con­ver­tir­se en una preo­cu­pa­ción im­por­tan­te. El co­no­ci­mien­to pre­vio y la ex­pe­rien­cia re­or­ga­ni­zan los cir­cui­tos ce­re­bra­les y agi­li­zan el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes cuan­do és­tas son com­ple­jas, y lo mis­mo su­ce­de con los me­ca­nis­mos emo­cio­na­les que son mu­cho más po­ten­tes de lo que se creía.

En cual­quier ca­so, es­to es, des­de ele­gir en­tre tos­ta­das con mer­me­la­da light o una por­ción de tor­ta pa­ra el desa­yuno, o en­tre Ma­drid o Bar­ce­lo­na pa­ra vi­vir, el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes po­ne en jue­go nu­me­ro­sos pro­ce­sos cog­ni­ti­vos y emo­cio­na­les que se ac­ti­van por de­ba­jo del um­bral de con­cien­cia.

Con re­la­ción a los emo­cio­na­les, ya hay su­fi­cien­tes prue­bas co­mo pa­ra in­fe­rir que, al con­tra­rio de lo que se pen­sa­ba, no nos “nu­blan la ra­zón” sino to­do lo con­tra­rio: ac­túan po­si­ti­va­men­te, guian­do los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes des­de las pro­fun­di­da­des de la men­te.

Las de­ci­sio­nes más di­fí­ci­les, que comprometen, por ejem­plo, la mo­ral em­plean los mis­mos me­ca­nis­mos bá­si­cos que nues­tro ce­re­bro uti­li­za cuan­do eva­lua­mos si va­le la pe­na gas­tar en una ga­ran­tía ex­ten­di­da al com­prar un co­che nue­vo. Pa­re­ce que nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes com­ple­jas, de vi­da o muer­te, de­pen­de de es­truc­tu­ras ce­re­bra­les que ori­gi­nal­men­te par­ti­ci­pan en la to­ma de de­ci­sio­nes más bá­si­cas de in­te­rés per­so­nal, co­mo la co­mi­da.

Al­to con­su­mo

Lo que sin du­da cam­bia cuan­do las de­ci­sio­nes son muy im­por­tan­tes es el esfuerzo neu­ro­cog­ni­ti­vo que rea­li­za­mos. Si la de­ci­sión es com­ple­ja, au­men­ta el con­su­mo de ener­gía ce­re­bral de­bi­do a la exi­gen­cia que re­cae so­bre las fun­cio­nes eje­cu­ti­vas y ter­mi­na­mos ago­ta­dos. Uno de los me­jo­res ejem­plos es el de los co­rre­do­res de Fór­mu­la 1 que ade­más de un gran esfuerzo fí­si­co (que no ve­mos), rea­li­zan un gran esfuerzo men­tal. Los cam­bios fi­sio­ló­gi­cos (co­mo el au­men­to del rit­mo car­día­co y la su­do­ra­ción) re­ve­lan cla­ra­men­te el gran com­po­nen­te emo­cio­nal aso­cia­do a ca­da de­ci­sión que to­man, ya que po­nen en jue­go no so­lo la ca­rre­ra sino tam­bién la pro­pia vi­da.

Se­gún el sa­ber po­pu­lar, el cálcu­lo ra­cio­nal cons­ti­tu­ye la ba­se de las de­ci­sio­nes co­rrec­tas, mien­tras que la emo­ción só­lo mo­les­ta. Sin em­bar­go, los es­tu­dios de neu­ro­cien­cia pro­ba­ron que el co­no­ci­mien­to y el ra­zo­na­mien­to so­los no son: la emo­ción cum­ple un pa­pel cru­cial en la to­ma de de­ci­sio­nes. Cuan­do uno se en­fren­ta a un re­sul­ta­do muy in­cier­to, o des­co­no­ci­do, con­fiar en la in­tui­ción y en las emo­cio­nes es la me­jor es­tra­te­gia.

El pen­sa­mien­to ra­cio­nal fun­cio­na cuan­do uno tie­ne to­da la in­for­ma­ción ló­gi­ca pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes a la mano. Por ejem­plo, uno pue­de de­ci­dir si es me­jor co­mer o no si se tie­ne ham­bre. Sin em­bar­go, la emotividad in­ter­vie­ne en las de­ci­sio­nes só­lo en pre­sen­cia de un es­ce­na­rio de in­cer­ti­dum­bre (de­ci­sio­nes ries­go­sas, in­de­ci­fra­bles, in­di­fe­ren­tes, etc.). Es­tas emo­cio­nes ayu­dan al pen­sa­mien­to ló­gi­co a op­tar por el ca­mino. Aún pa­ra que una de­ci­sión que to­me­mos sea con­si­de­ra­da ra­cio­nal, se fun­da en una se­rie de emo­ti­vi­da­des pre­vias que otras de­ci­sio­nes an­te­rio­res fue­ron de­jan­do re­gis­tra­das en nues­tro ce­re­bro. Así, la ló­gi­ca pa­re­ce no es­tar tan le­jos de la in­tui­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.