IDEAS ÚTILES.

Se­cre­tos com­par ti­dos

Mia - - SUMARIO -

El oto­ño es la es­ta­ción del año ideal pa­ra pin­tar la vivienda. El ca­lor va amai­nan­do, se ter­mi­na­ron las vacaciones y ya es ho­ra de co­men­zar a po­ner la ca­sa o de­par­ta­men­to en óp­ti­mas con­di­cio­nes. Una de las po­si­bi­li­da­des pa­ra pin­tar to­das las pa­re­des de ma­ne­ra fá­cil y se­gu­ra es con ro­di­llo.

Exis­ten va­rios ti­pos de ro­di­llo. Aquí, una bre­ve guía pa­ra co­no­cer­los y ele­gir el que me­jor con­ven­ga de acuer­do a los am­bien­tes y la pin­tu­ra a uti­li­zar en­tre otras va­ria­bles:

La­na de ove­ja na­tu­ral pu­ra: su ma­yor uso es pa­ra ex­te­rio­res so­bre pa­re­des de re­vo­que, a ser pin­ta­das con im­per­mea­bi­li­zan­te. Es­tá con­fec­cio­na­do con el cue­ro del ani­mal y lue­go co­si­da con over­lock. De­pen­dien­do de la ca­li­dad del ro­di­llo, la cos­tu­ra pue­de no­tar­se co­mo una pe­que­ña mar­ca. Si se uti­li­zan pin­tu­ras de ter­mi­na­ción ma­te, és­to no ten­drá in­ci­den­cia, pe­ro en pin­tu­ras de ter­mi­na­ción sa­ti­na­da, ha­brá que ser más cui­da­do­so ya que pue­den

que­dar mar­cas. Si no se tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia en pin­tar con es­te ti­po de ro­di­llos, un buen tip es no car­gar­lo con mu­cha pin­tu­ra, ya que la la­na ab­sor­be mu­cho ma­te­rial y pue­de su­ce­der que no gi­re al pa­sar­lo por la pa­red o tam­bién sal­pi­car en ex­ce­so.

Los ro­di­llos de la­na de ove­ja na­tu­ral pu­ra de pe­lo cor­to son idea­les pa­ra ser uti­li­za­das con pin­tu­ra de aca­ba­do más fino, por ejem­plo, las pin­tu­ras sa­ti­na­das, las cua­les por lo ge­ne­ral se apli­can so­bre ye­so o en­duí­do.

A la ho­ra de la hi­gie­ne, si se uti­li­za pin­tu­ra al agua es ne­ce­sa­rio sa­car­le bien el ex­ce­so de pin­tu­ra y lue­go la­var­lo con ja­bón blan­co, en­jua­gar bien y de­jar­lo sa­car. Pa­ra otro ti­po de pin­tu­ras, ver cuál es el di­lu­yen­te re­co­men­da­do y re­ti­rar to­da la pin­tu­ra.

Es­te ti­po de ro­di­llo tam­bién se pue­de uti­li­zar pa­ra apli­car re­ves­ti­mien­to tex­tu­ra­do. El de pe­lo cor­to es el más re­co­men­dad.

Es­pon­ja o es­pu­ma: se uti­li­zan pa­ra apli­car pin­tu­ra sin­té­ti­ca, por ejem­plo en puer­tas. Se ven­den en va­rios ta­ma­ños y su re­pues­to es más eco­nó­mi­co que el de otro ti­po de ro­di­llos.

La­na sin­té­ti­ca: es­te ti­po de ro­di­llo es muy uti­li­za­do en los Es­ta­dos Uni­dos y en Eu­ro­pa, da­do el cos­to de la la­na de ove­ja na­tu­ral. La di­fe­ren­cia que exis­te con los de pe­lo na­tu­ral es la can­ti­dad de pin­tu­ra que car­gan y la ni­ve­la­ción del ma­te­rial. Pa­ra lo cual es ne­ce­sa­rio di­luir la pin­tu­ra con el di­lu­yen­te re­co­men­da­do y en la pro­por­ción exac­ta. Los hay de pe­lo cor­to o lar­go, más o me­nos den­sos. Pa­ra apli­car pin­tu­ra sin­té­ti­ca, se uti­li­za un ro­di­llo de pe­lo cor­to, con el que se ob­tie­ne una muy bue­na ter­mi­na­ción al pa­sar dos manos. Se pue­de apli­car con pin­tu­ra lá­tex ma­te o sa­ti­na­do y es de fá­cil la­va­do. Exis­ten de mar­ca na­cio­nal o im­por­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.