CHI­COS res­pon­sa­bles

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Es im­por­tan­te en­se­ñar a los ni­ños a ha­cer­se res­pon­sa­bles de la ac­ti­vi­dad es­co­lar, lo que in­clu­ye des­de la ta­rea en ca­sa a ar­mar la mo­chi­la ca­da día: de­pen­dien­do de la edad del pe­que­ño, la pre­pa­ra­re­mos con él o ellos so­los. Mu­chos pa­pás es­tán muy preo­cu­pa­dos por­que de­ben li­diar con hi­jos que no se ha­cen res­pon­sa­bles de sus ta­reas es­co­la­res. Mu­chas ve­ces es por­que los pa­pás son quie­nes se ha­cen car­go de las mis­mas y los ni­ños han de­le­ga­do en ellos ac­ti­vi­da­des que les son pro­pias. Es im­por­tan­te en­se­ñar­les a ha­cer­se res­pon­sa­ble de su apren­di­za­je des­de el ini­cio y no es­pe­rar a que es­tén en el se­cun­da­rio: cuan­to más nos preo­cu­pa­mos no­so­tros, me­nos lo ha­cen ellos.

Se­gún la Lic.Adria­na Ló­pez, "pri­me­ro hay que en­ten­der que la ta­rea es de ellos. Si cuan­do lle­gan del co­le­gio so­mos no­so­tros los que abri­mos la mo­chi­la, mi­ra­mos los cua­der­nos pa­ra ver qué ac­ti­vi­da­des tie­nen que ha­cer o qué de­ben lle­var, ellos rá­pi­da­men­te de­le­ga­rán en no­so­tros esa res­pon­sa­bi­li­dad. Lue­go, apa­re­ce­rán los re­cla­mos:“no me pu­sis­te el ma­pa o las plas­ti­li­nas en la mo­chi­la y me pu­sie­ron una ma­la no­ta” o “me fue mal en la prue­ba por­que no me hi­cis­te es­tu­diar”.

Al prin­ci­pio, cuan­do son chi­qui­tos, lo ha­rán jun­to con los pa­dres, lue­go, de­lan­te de ellos e irán ale­ján­do­se más a me­di­da que pa­san los años, has­ta el mo­men­to que pue­dan ha­cer­lo so­los. De a po­co ad­qui­ri­rán el há­bi­to, ya se ha­brán in­de­pen­di­za­do y es­ta­rán lis­tos pa­ra ha­cer­se res­pon­sa­ble de su es­tu­dio.

Co­mo re­co­men­da­ción, Ló­pez di­ce que "es me­jor que los co­rri­jan con un in­com­ple­to, que se equi­vo­quen, que trai­gan no­tas por no es­tu­diar o traer el ma­te­rial, así se ha­rán cons­cien­tes de que la ta­rea no se ha­ce so­la y que no es obli­ga­ción de los pa­pás. Los más chi­qui­tos ne­ce­si­ta­rán más apo­yo, sos­tén, una mi­ra­da aten­ta e in­tere­sa­da, tal vez es­tar jun­to a ellos pa­ra ha­cer la ta­rea. Pe­ro no de­be­mos es­tar pa­ra cri­ti­car­los u ob­ser­van­do lo que ha­cen mal. Los pa­pás no es­ta­mos pa­ra co­rre­gir o exi­gir que la ta­rea se reali­ce bien, pa­ra eso es­tá la maes­tra, no­so­tros es­ta­mos pa­ra que se ha­ga. Si es­ta­mos per­ma­nen­te­men­te en­ci­ma, tra­tan­do que es­té pro­li­jo, bien he­cho, sub­ra­ya­do, pin­ta­do; los ni­ños co­men­za­rán a huir de no­so­tros al mo­men­to de ha­cer la ta­rea, nos di­rán que no tie­nen na­da o tar­da­rán años en ha­cer­la. ¿Por qué? Por­que ha­cer la ta­rea con ellos es un cas­ti­go ya que ma­má o pa­pá no se que­dan tran­qui­los has­ta que to­do es­té per­fec­to y es­to es ago­ta­dor pa­ra cual­quie­ra!".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.