Em­pe­za­mos a ha­blar

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Mé­di­ca pediatra de la Fun­da­ción Hos­pi­ta­la­ria (www.fh.org.ar)

Mu­chos pa­dres vi­ven las pri­me­ras pa­la­bras de su be­bé con en­tu­sias­mo y ale­gría. Sin em­bar­go, hay que te­ner pre­sen­te que los be­bés se ex­pre­san des­de su na­ci­mien­to res­pon­dien­do de una úni­ca ma­ne­ra que es el llan­to. A par­tir del pri­mer has­ta el ter­cer mes, emi­te gor­jeos, sus­pi­ros y gri­tos; de los 4 a 5 me­ses bal­bu­cea com­bi­nan­do con­so­nan­tes y vo­ca­les, co­mo “pa”, “ba”; de los 6 a 9 me­ses, vo­ca­li­zan de for­ma más ex­ten­di­da co­mo “pa­pa­pa” o “ba­ba­ba”; de los 10 a 12 me­ses di­ce pa­la­bras co­mo “pa­pá”, “ma­má”. Des­de los 12 has­ta los 17 me­ses usa una o más pa­la­bras, ha­ce preguntas de dos pa­la­bras, prac­ti­ca to­nos cuan­do rea­li­za preguntas y po­see un vo­ca­bu­la­rio de apro­xi­ma­da­men­te 50 vo­ca­blos. De los 18 a los 24 me­ses, su vo­ca­bu­la­rio in­clu­ye has­ta 200 pa­la­bras. Ha­cia los 2 años, ar­ma frases de tres pa­la­bras, uti­li­za pro­nom­bres pe­ro pue­de con­fun­dir­los, co­mo ha­blar en ter­ce­ra per­so­na: "be­bé quie­re". En­tre los 25 y 36 me­ses lo­gra un vo­ca­bu­la­rio de 300 pa­la­bras, apren­de a usar pro­nom­bres y une ver­bos y nom­bres pa­ra rea­li­zar frases co­mo “quie­ro ju­gar con el ne­ne”. Fi­nal­men­te, a los 3 años pue­de con­ver­sar, ma­ne­jar to­nos de voz, de­cir su nom­bre, su edad y rea­li­zar re­la­tos cor­tos.

¿Una ne­na habla an­tes que un ne­ne? Las ob­ser­va­cio­nes mues­tran una ten­den­cia a fa­vor de que ellas tie­nen su­pe­rio­ri­dad lin­güís­ti­ca, pe­ro no es más que una ten­den­cia. Sin em­bar­go, con el co­rrer del tiem­po las di­fe­ren­cias des­apa­re­cen. ¿Có­mo es­ti­mu­lar­los?

Des­de su na­ci­mien­to, se acon­se­ja ha­blar­les cuan­do se les cam­bia el pa­ñal, se los ba­ña o se los ali­men­ta.

In­cor­po­rar pa­la­bras nue­vas pro­nun­cián­do­las cla­ra­men­te aun­que pa­rez­can di­fí­ci­les pa­ra el ni­ño.

Se de­be de ser crea­ti­vo dis­mi­nu­yen­do las ru­ti­nas de jue­go, ya que una ac­ti­vi­dad co­no­ci­da pa­ra el ni­ño dis­mi­nu­ye el es­fuer­zo cog­ni­ti­vo.

El ac­to de co­mu­ni­ca­ción no de­be de ser una obli­ga­ción ni una exi­gen­cia. Hay que dis­fru­tar el mo­men­to y tie­ne que ser agra­da­ble pa­ra los pa­dres y el ni­ño.

La uti­li­za­ción de li­bros es va­lio­sa ya que el ni­ño no es un oyen­te pa­si­vo. Le im­por­tan las fi­gu­ras, la tex­tu­ra del li­bro, la ac­ti­tud cor­po­ral del lec­tor, el rit­mo de la pre­sen­ta­ción del cuen­to.

Evi­tar dis­trac­to­res ex­ter­nos. ¿Y si hay pro­ble­mas? La de­tec­ción tem­pra­na de pro­ble­mas au­di­ti­vos es cru­cial, las otoe­mi­sio­nes acús­ti­cas, in­cor­po­ra­das den­tro de la pes­qui­sa neo­na­tal, acer­ca a tiem­po el diag­nós­ti­co de es­ta pa­to­lo­gía. Se re­co­mien­da, ya que no es­tá in­cor­po­ra­do a un plan na­cio­nal, una prue­ba de au­di­ción al in­gre­so es­co­lar.

Los pa­dres de­ben es­tar aten­tos a si el be­bé no emi­te so­ni­dos en los 6 pri­me­ros me­ses; si no es ca­paz de ela­bo­rar frases sim­ples, lue­go de los 20 a 24 me­ses o si no pue­de rea­li­zar frases lar­gas, si no in­cor­po­ra pro­nom­bres lue­go de los 30 a 36 me­ses.

Por la Dra. Vi­via­na Rat­to*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.