Te­ra­pia con ani­ma­les

Mia - - MASCOTAS -

Los ani­ma­les pue­den abrir un cau­ce de co­mu­ni­ca­ción emo­cio­nal­men­te se­gu­ro en­tre el te­ra­peu­ta y el usua­rio.

La pre­sen­cia de un ani­mal ofre­ce un en­tre­te­ni­mien­to pa­ra las per­so­nas, in­clu­so aque­llas a las que no les gus­ta los ani­ma­les ob­ser­van sus reacciones y mo­vi­mien­tos.

Los ani­ma­les tie­nen una ma­ne­ra par­ti­cu­lar de acep­tar a las per­so­nas sin ca­li­fi­car­las; ellos no se de­tie­nen a mi­rar có­mo vis­te una per­so­na o qué co­sas di­ce, la acep­ta­ción por par­te de un ani­mal no ad­mi­te nin­gún ti­po de jui­cio. El con­tac­to con los ani­ma­les ayu­da a mu­chas per­so­nas a las que les cues­ta es­ta­ble­cer con­tac­to con otras per­so­nas, se crean con­tac­tos po­si­ti­vos y apro­pia­dos. El tra­to con ani­ma­les re­la­ja a las per­so­nas, dis­mi­nu­ye la an­sie­dad, ba­ja la pre­sión ar­te­rial, fo­men­ta la ma­ni­pu­la­ción, la es­ti­mu­la­ción mo­to­ra fi­na y grue­sa, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.