AGEN­DA pa­ra el huer­to

En es­ta se­gun­da par­te, te con­ta­mos có­mo sem­brar be­ren­je­na, acel­ga y pue­rro. Los se­cre­tos y cui­da­dos ne­ce­sa­rios

Mia - - JARDINERÍA -

En pri­mer lu­gar, de­bés co­no­cer cuá­les son las hor­ta­li­zas y ver­du­ras que pue­den con­vi­vir y cuá­les son in­com­pa­ti­bles. Co­mo di­ji­mos en la edi­ción pa­sa­da, es­ta épo­ca del año es ex­ce­len­te pa­ra co­men­zar a tra­ba­jar en el pe­que­ño huer­to ca­se­ro que pre­pa­ra­mos en el jar­dín, la te­rra­za o el bal­cón de ca­sa.

Una bue­na co­se­cha de­pen­de­rá mu­cho de co­no­cer acer­ca de “la bue­na ven­ci­dad” que ca­da una de las plan­tas sos­ten­drá con el res­to. Es de­cir, sa­ber cúa­les se pue­den plan­tar jun­tas o bien, de­ben ser man­te­ni­das a dis­tan­cia. El sol, las pla­gas y el rie­go son ele­men­tos im­por­tan­tí­si­mos a te­ner en cuen­ta al mo­men­to de es­co­ger las hor­ta­li­zas y ver­du­ras más ade­cua­das pa­ra nues­tra pe­que­ña huer­ta. A con­ti­nua­ción, al­gu­nas más pa­ra ele­gir:

Be­ren­je­na: el sol es ne­ce­sa­rio pa­ra su cre­ci­mien­to: de 10 a 12 ho­ras dia­rias y no hay que ex­po­ner­la nun­ca a las he­la­das, la tem­pe­ra­tu­ra mí­ni­ma es de 10º. So­por­ta tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das pe­ro la tie­rra de­be es­tar siem­pre hú­me­da. Es de las que re­quie­ren un po­qui­to de tra­ba­jo. Al al­can­zar los 60 cm de al­tu­ra, se de­be usar guías pa­ra que se se­pa­re del sue­lo y no ten­ga pro­ble­mas de hu­me­dad, es­to ayu­da tam­bién a que la plan­ta se ai­ree me­jor.Tam­bién es im­por­tan­te qui­tar las ho­jas in­te­rio­res y las ba­jas pa­ra que ten­gan me­jor ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción.

Acel­ga: le gus­ta los lu­ga­res so­lea­dos en jar­di­nes o te­rra­zas, pe­ro tam­bién pue­de to­le­rar, sin ver­se afec­ta­da, al­go de som­bra. Lo ideal es dar­le bue­na can­ti­dad de agua en ca­da rie­go, un par de ve­ces por se­ma­na, sin en­char­car. Es una plan­ta que no ne­ce­si­ta de mu­chos cui­da­dos y muy re­sis­ten­te con­tra pla­gas y en­fer­me­da­des. Bas­tan­te in­va­si­va, ne­ce­si­ta su es­pa­cio ya que sus raí­ces rá­pi­da­men­te ocu­pan to­do. Al cul­ti­var­la en ma­ce­ta o jar­di­ne­ra de­be es­tar so­la por­que no de­ja­rá lu­gar a otro cul­ti­vo en el mis­mo ma­ce­te­ro.

Pue­rro: se siem­bra a prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra en se­mi­lle­ros. Cuan­do mi­de 10 cm de al­to, se tras­plan­ta al huer­to. Ne­ce­si­ta­mos un plan­ta­dor lar­go pa­ra ha­cer ho­yos de 20 cm de pro­fun­di­dad y se plan­ta­rá con una se­pa­ra­ción de 15 cm en­tre ellos y en fi­las bas­tan­te se­pa­ra­das pa­ra po­der ma­nio­brar en­tre ellas. Se echa un po­co de agua en ca­da ho­yo y se va sem­bran­do ca­da pue­rro en el ba­rro con las raí­ces ha­cia aba­jo. Aun­que re­quie­re de mu­cho sol, ne­ce­si­ta cre­cer en lu­ga­res don­de re­ci­ba som­bra en al­gún mo­men­to del día. Ca­da tan­to, de­be­mos re­mo­ver la tie­rra ba­jo el ta­llo pa­ra blan­quear­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.