La en­fer­me­dad del IN­VIERNO

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Fuen­te: Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Ar­gen­ti­na www.msal.gob.ar

La gri­pe, tam­bién lla­ma­da in­fluen­za, es pro­du­ci­da por un vi­rus su­ma­men­te va­ria­ble, ca­paz de eva­dir el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co del or­ga­nis­mo y cau­sar una in­fec­ción vi­ral que afec­ta prin­ci­pal­men­te a la na­riz, la gar­gan­ta, los bron­quios y, oca­sio­nal­men­te, los pul­mo­nes.

La ma­yo­ría de los afec­ta­dos se re­cu­pe­ran en una o dos se­ma­nas sin ne­ce­si­dad de re­ci­bir tra­ta­mien­to mé­di­co. Sin em­bar­go, en ni­ños pe­que­ños, per­so­nas de edad avan­za­da y/o con con­di­cio­nes mé­di­cas de ba­se, la in­fec­ción pue­de con­lle­var gra­ves com­pli­ca­cio­nes de la en­fer­me­dad sub­ya­cen­te, pro­vo­car neu­mo­nía o cau­sar la muer­te.

Hay tres ti­pos de gri­pe es­ta­cio­nal:A, B y C. Los vi­rus de la gri­pe de ti­po A se cla­si­fi­can en sub­ti­pos en fun­ción de las di­fe­ren­tes com­bi­na­cio­nes de dos pro­teí­nas de la su­per­fi­cie del vi­rus (HyN). En­tre los mu­chos sub­ti­pos de vi­rus de la gri­pe A, en la ac­tua­li­dad es­tán cir­cu­lan­do en el ser hu­mano vi­rus de los sub­ti­pos A(H1N1) y A(H3N2).

Los vi­rus de ti­po B cir­cu­lan­tes pue­den di­vi­dir­se en dos gran­des gru­pos o li­na­jes (B/Ya­ma­ga­ta y B/Vic­to­ria), y no se cla­si­fi­can en sub­ti­pos.

Los vi­rus AyB cir­cu­lan­tes cau­san bro­tes y epi­de­mias. Es por ello que en las va­cu­nas con­tra la gri­pe es­ta­cio­nal se in­clu­yen las ce­pas per­ti­nen­tes de vi­rus A y B. Las va­cu­nas an­ti­gri­pa­les tri­va­len­tes in­clu­yen dos ce­pas A y una ce­pa B y las va­cu­nas cua­dri­va­len­tes in­clu­yen una se­gun­da ce­pa B y por lo tan­to brin­dan ma­yor pro­tec­ción.

Los vi­rus de ti­po C se de­tec­tan con mu­cho me­nos fre­cuen­cia y sue­len cau­sar in­fec­cio­nes le­ves, por lo que su im­pac­to en la sa­lud pú­bli­ca es me­nos im­por­tan­te.

Las per­so­nas con gri­pe a ve­ces sien­ten al­gu­nos o to­dos es­tos sín­to­mas:

✓ Fie­bre o sen­sa­ción de es­tar afie­bra­do/con es­ca­lo­fríos

✓ Tos ✓ Do­lor de gar­gan­ta

✓ Mu­co­si­dad na­sal o na­riz ta­pa­da

✓ Do­lo­res mus­cu­la­res y cor­po­ra­les

✓ Do­lo­res de ca­be­za

✓ Fa­ti­ga (can­san­cio) Al­gu­nas per­so­nas pue­den te­ner vó­mi­tos y dia­rrea, aun­que es­to es más co­mún en los ni­ños que en los adul­tos.

La for­ma más efi­caz de pre­ve­nir la en­fer­me­dad y sus con­se­cuen­cias gra­ves es la va­cu­na­ción, mien­tras más per­so­nas se va­cu­nen, me­nos po­drá proopa­gar­se el vi­rus a tra­vés de esa comunidad. Ha­ce más de 60 años que se vie­nen uti­li­zan­do va­cu­nas se­gu­ras y efi­ca­ces.

Las va­cu­nas an­ti­gri­pa­les son más efi­ca­ces cuan­do hay una bue­na co­rres­pon­den­cia en­tre los vi­rus cir­cu­lan­tes y los pre­sen­tes en la va­cu­na. Da­da la na­tu­ra­le­za cons­tan­te­men­te cam­bian­te de los vi­rus de la gri­pe, el Sis­te­ma Mun­dial OMS de Vi­gi­lan­cia y Res­pues­ta a la Gri­pe (GISRS) —una red de Cen­tros Na­cio­na­les de la Gri­pe y Cen­tros Co­la­bo­ra­do­res de la OMS en to­do el mun­do— ha­ce un se­gui­mien­to cons­tan­te de los vi­rus gri­pa­les cir­cu­lan­tes en el ser hu­mano y ac­tua­li­za la com­po­si­ción de las va­cu­nas an­ti­gri­pa­les dos ve­ces al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.