PA­SO A PA­SO

Mia - - BIENESTAR -

PRE­PA­RA­CIÓN Bus­car un lu­gar tran­qui­lo, sin rui­dos. Pre­fe­ri­ble­men­te no ha­ber in­ge­ri­do ali­men­tos en las 2 ho­ras pre­vias, ni na­da de al­cohol o ta­ba­co. La res­pi­ra­ción de­be ser tran­qui­la y so­se­ga­da.

CÓ­MO SE HA­CE Bus­car una fra­se que iden­ti­fi­que la emo­ción que se quie­re tra­tar. Lo ideal es re­la­cio­nar una sen­sa­ción fí­si­ca o en­con­trar pa­la­bras con­cre­tas que des­cri­ban la emo­ción. Por ejem­plo: “Me sien­to aban­do­na­da“o “Ten­go una pre­sión en el pe­cho”. Es me­jor de­cir la fra­se en voz al­ta o es­cri­bir­la.

Va­lo­rar en una es­ca­la de 0 a 10 la in­ten­si­dad emo­cio­nal: 10 se­ría una emo­ción ex­tre­ma y 0 se­ría bie­nes­tar to­tal. Es­to sir­ve lue­go pa­ra eva­luar el pro­gre­so que se va ha­cien­do.Tam­bién es in­tere­san­te, si se pue­de, ob­ser­var qué sen­sa­ción fí­si­ca se sien­te en el cuer­po.

Rea­li­zar el tap­ping mien­tras se re­pi­te 3 ve­ces, en voz al­ta, una fra­se po­si­ti­va co­mo "Me acep­to com­ple­ta y pro­fun­da­men­te”.

Rea­li­zar el tap­ping en­fo­cán­do­se en la sen­sa­ción que pro­du­ce. Al ter­mi­nar, pun­tuar de nue­vo de 0 a 10 la in­ten­si­dad emo­cio­nal de lo que se ha tra­ba­ja­do pa­ra com­pa­rar­la con la que se te­nía an­tes co­men­zar y ob­ser­var tam­bién cual­quier otro cam­bio in­terno co­mo la for­ma en que apa­re­cen nue­vas emo­cio­nes y pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­la.

Pa­ra rea­li­zar el tap­ping: usar las ye­mas de los de­dos ín­di­ce y ma­yor, a un rit­mo de unos 2 o 3 gol­pes por se­gun­do, so­bre ca­da pun­to. Los gol­pe­ci­tos son un po­co fuer­te, sin lle­gar a sen­tir do­lor, pe­ro no­tan­do el hue­so. De la mis­ma ma­ne­ra, se pue­de ha­cer so­bre otra per­so­na.

LOS PUN­TOS Pun­to ka­ra­te: ubi­ca­do en el bor­de de la mano, en el lu­gar con el que se da­ría un gol­pe de ka­ra­te. Co­rres­pon­de al me­ri­diano del in­tes­tino del­ga­do, al des­blo­quear­lo flu­ye la ener­gía vi­tal y se li­be­ran emo­cio­nes ne­ga­ti­vas co­mo du­das per­so­na­les, di­le­mas y fal­ta de au­to­con­fian­za. Ba­se de la ce­ja: co­rres­pon­de al me­ri­diano de la ve­ji­ga, li­be­ra el mie­do y la in­hi­bi­ción y per­mi­te la va­len­tía. La­do del ojo: ubi­ca­do so­bre el hue­so, co­rres­pon­de al me­ri­diano de la ve­sí­cu­la, li­be­ra la có­le­ra, la ra­bia y la ira y per­mi­te la com­pa­sión y la com­pren­sión. De­ba­jo del ojo: tam­bién so­bre el hue­so, co­rres­pon­de al me­ri­diano del es­tó­ma­go, li­be­ra el mie­do, la preo­cu­pa­ción y el ner­vio­sis­mo y per­mi­te la tran­qui­li­dad y la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad. De­ba­jo de la na­riz: co­rres­pon­de al ba­zo y al pun­to de la par­te su­pe­rior de la ca­be­za, li­be­ra la in­tro­ver­sión y la ti­mi­dez y per­mi­te la ha­bi­li­dad de co­mu­ni­car­se y es­ta­ble­cer re­la­cio­nes hu­ma­nas. En la bar­bi­lla: tam­bién co­rres­pon­de al ba­zo, li­be­ra trau­mas na­ta­les y pre­na­ta­les co­mo tam­bién el le­tar­go y la fa­ti­ga y per­mi­te la in­te­gri­dad y la cir­cu­la­ción de la ener­gía. De­ba­jo de la cla­ví­cu­la: co­rres­pon­de al me­ri­diano del ri­ñón y al es­ti­mu­lar­lo li­be­ra­mos el mie­do, la in­de­ci­sión y el es­tan­ca­mien­to y per­mi­ti­mos se­gu­ri­dad e ím­pe­tu pa­ra rea­li­zar las ta­reas. De­ba­jo del bra­zo: ubi­ca­do a unos 4 de­dos ba­jo la axi­la, so­bre las cos­ti­llas, co­rres­pon­de al me­ri­diano del pán­creas, li­be­ra la cul­pa, ob­se­sión y ba­ja au­to­es­ti­ma y per­mi­te la con­fian­za, la com­pa­sión y la cla­ri­dad men­tal.

PUN­TO DE EMER­GEN­CIA Es­te pun­to se uti­li­za fren­te a una cri­sis, una ma­la si­tua­ción ines­pe­ra­da, un ac­ci­den­te o un he­cho de vio­len­cia. En es­te ca­so, se usan cua­tro de­dos de cual­quier mano (ín­di­ce, ma­yor, anu­lar y me­ñi­que) pa­ra gol­pe­tear en el hue­so del pe­cho, en el cen­tro, a unos 7 cm de­ba­jo del men­tón. Lo acon­se­ja­ble es re­pe­tir el ma­sa­je 5 ve­ces, siem­pre con­cen­tra­da en la emo­ción que es­tá afec­tan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.