El mé­to­do de tap­ping pa­ra li­be­rar­se de las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas

La téc­ni­ca de Li­be­ra­ción Emo­cio­nal uti­li­za pun­tos fí­si­cos de la acu­pun­tu­ra re­la­cio­na­dos con blo­queos afec­ti­vos a los que, con un sim­ple gol­pe­teo de de­dos, se con­si­gue vol­ver a po­ner en lí­nea po­si­ti­va. Te con­ta­mos có­mo ha­cer­lo y pa­ra qué po­dés usar es­te mé

Mia - - SUMARIO -

Co­no­ci­da en el mun­do co­mo Emo­tio­nal Free­dom Tech­ni­ques (EFT), lo que aquí lla­ma­mos Téc­ni­ca de Li­be­ra­ción Emo­cio­nal, es­ta for­ma de ali­viar y eli­mi­nar emo­cio­nes que es­tre­san y en­fer­man, na­ció en 1991 de la mano del in­ge­nie­ro ame­ri­cano Gary Graig, tras ha­ber es­ta­do es­tu­dian­do con Ro­ger Ca­llahan. Es­te úl­ti­mo ha­bía desa­rro­lla­do una téc­ni­ca lla­ma­da TFT (Thought Field The­rapy), de­ri­va­da a su vez de la ki­ne­sio­lo­gía apli­ca­da, que con­sis­te en lo­ca­li­zar me­dian­te un test mus­cu­lar los pun­tos de acu­pun­tu­ra ade­cua­dos pa­ra tra­tar y des­blo­quear una emo­ción ne­ga­ti­va. Craig, en­ton­ces, bus­có la ma­ne­ra de lle­var eso a la prác­ti­ca in­di­vi­dual y fun­cio­nó.

En 1999, pu­bli­có vi­deos de for­ma­ción y el sis­te­ma co­men­zó a ser co­pia­do en to­do el mun­do.

La ac­ción di­rec­ta de gol­pear con los de­dos de la mano los pun­tos lo­ca­li­za­dos a lo lar­go del cuer­po per­mi­te:

Re­mo­ver las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas Re­du­cir los ata­ques de ham­bre Re­du­cir o eli­mi­nar do­lo­res Es­ti­mu­lar la tran­qui­li­dad y las emo­cio­nes po­si­ti­vas

Psi­co­lo­gía ener­gé­ti­ca

La Li­be­ra­ción Emo­cio­nal, co­mo téc­ni­ca de psi­co­lo­gía ener­gé­ti­ca que es, tra­ba­ja so­bre la ba­se de que "un ma­les­tar emo­cio­nal es un blo­queo de nues­tro sis­te­ma ener­gé­ti­co", en­ten­dien­do por sis­te­ma ener­gé­ti­co a la acu­pun­tu­ra, por ejem­plo. Al ha­cer esos gol­pe­teos so­bre los pun­tos

de acu­pun­tu­ra, mien­tras se su­fre de de­pre­sión, cul­pa, mie­do o es­trés, lo que se es­tá ha­cien­do es equi­li­brar ese blo­queo ener­gé­ti­co pa­ra ese ma­les­tar emo­cio­nal en con­cre­to y, co­mo con­se­cuen­cia de ello, el ma­les­tar des­apa­re­ce.

El mé­to­do es, ade­más, ex­tre­ma­da­men­te efec­ti­vo y a la vez tan sen­ci­llo de ha­cer que prác­ti­ca­men­te cual­quier per­so­na pue­de apren­der­lo y usar­lo en su vi­da dia­ria: se tra­ta sim­ple­men­te de es­ti­mu­lar una se­rie de pun­tos ubi­ca­dos en el cuer­po, dan­do gol­pe­ci­tos con los de­dos, lo que se co­no­ce co­mo "ha­cer tap­ping", mien­tras se man­tie­ne el fo­co men­tal en el pro­ble­ma con­cre­to a tra­tar.

Es­te pro­ce­di­mien­to, re­pe­ti­do du­ran­te unos mi­nu­tos y ob­ser­van­do los cam­bios del es­ta­do emo­cio­nal, se mues­tra co­mo uno de los más efec­ti­vos in­clu­so en si­tua­cio­nes en que mu­chas otras te­ra­pias no ob­tie­nen re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios.

¿Pa­ra qué se uti­li­za?

Es­te mé­to­do es útil en ge­ne­ral pa­ra eli­mi­nar cual­quier ti­po de ma­les­tar emo­cio­nal, pe­ro da­da la co­no­ci­da re­per­cu­sión que las emo­cio­nes tie­nen so­bre el cuer­po y la sa­lud, y que ade­más equi­li­bra el sis­te­ma ener­gé­ti­co cor­po­ral, sir­ve pa­ra: Do­lor emo­cio­nal Es­trés pos­trau­má­ti­co Mie­dos, fo­bias, pá­ni­co An­sie­dad In­se­gu­ri­dad Ira Cul­pa Ren­cor Frus­tra­ción Es­trés Com­pul­sión Adic­cio­nes Apa­tía De­pre­sión Do­lor de ca­be­za Do­lor fí­si­co en ge­ne­ral Aler­gias

Tra­ta­mien­to del com­po­nen­te psi­co­so­má­ti­co de las en­fer­me­da­des.

Me­jo­ra de la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je, el ren­di­mien­to pro­fe­sio­nal o deportivo Me­jo­ra el bie­nes­tar vi­tal en ge­ne­ral y la efec­ti­vi­dad del tra­ba­jo con pen­sa­mien­to crea­ti­vo. Es es­pe­cial pa­ra la in­tros­pec­ción y me­di­ta­ción.

Tam­bién pa­ra la piel

El tap­ping pue­de ser el se­cre­to de una piel jo­ven. El cuer­po y la men­te hu­ma­na son he­rra­mien­tas po­de­ro­sas que tie­nen la ca­pa­ci­dad de crear en­fer­me­da­des y cu­rar­las. Las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas y sen­ti­mien­tos co­mo la ira, la de­pre­sión, el re­sen­ti­mien­to, la an­sie­dad, el mie­do y los ce­los, co­nec­ta­dos a una de­ter­mi­na­da per­so­na, ob­je­to de la ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca, in­cons­cien­te­men­te, lle­van a una acu­mu­la­ción de ener­gía tó­xi­ca. El mé­to­do de Li­be­ra­ción Emo­cio­nal, al des­pe­jar el tras­torno en el sis­te­ma ener­gé­ti­co del cuer­po, elimina el ries­go de la en­fer­me­dad, la apa­ri­ción del do­lor pe­ro tam­bién las arru­gas o la pér­di­da de ca­be­llo.

Las arru­gas son plie­gues, do­ble­ces y lí­neas pro­fun­das en la su­per­fi­cie de la piel que son par­te del pro­ce­so na­tu­ral de en­ve­je­ci­mien­to. Sin em­bar­go, a ve­ces las pre­ma­tu­ras y más fi­nas apa­re­cen de­bi­do a una am­plia va­rie­dad de fac­to­res ex­ter­nos e in­ter­nos, in­clu­yen­do de­ma­sia­da ex­po­si­ción al sol, la ra­dia­ción UV, fu­mar, es­trés, de­pre­sión y des­hi­dra­ta­ción, en­tre otros. To­dos es­tos fac­to­res dan lu­gar a ex­ce­si­va ac­ti­vi­dad de ra­di­ca­les li­bres en el cuer­po, lo que lle­va al en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro.

An­tes de uti­li­zar es­ta téc­ni­ca pa­ra me­jo­rar el as­pec­to de la piel, es ne­ce­sa­rio, co­mo en el ca­so de las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas que im­pac­tan en la sa­lud, iden­ti­fi­car el pro­ble­ma. Pue­de ser que sea una de­pre­sión la que au­men­te la apa­ri­ción de arru­gas, frus­tra­ción que lle­va a que la piel luz­ca opa­ca o sin vi­da o in­clu­so ira que re­se­ca. Nue­va­men­te, se de­be­rá con­cen­trar­se en el pro­ble­ma y eva­luar su in­ten­si­dad en una es­ca­la de 0-10 (ver re­cua­dro). Tras la eva­lua­ción, apa­re­ce­rá la afir­ma­ción po­si­ti­va en la que pen­sar mien­tras se rea­li­za el ma­sa­je.

Pa­ra me­jo­rar la piel, se uti­li­za el Pun­to Ka­ra­te (ver re­cua­dro) y se gol­pe­tea con cua­tro de­dos, mien­tras se di­ce en voz al­ta la afir­ma­ción, tres ve­ces, por ejem­plo: "Aun­que ten­go (al­gu­nas arru­gas en la ca­ra), pro­fun­da y com­ple­ta­men­te me amo y me acep­to".

Lue­go se pue­de con­ti­nuar con la lí­nea de pun­tos des­de la ca­be­za ha­cia aba­jo (ver re­cua­dro), al tiem­po que se re­pi­te la afir­ma­ción. Des­pués de com­ple­tar la se­cuen­cia, se de­ber´ña re­eva­luar el es­ta­do emo­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.