Se­cre­tos de los an­ti­oxi­dan­tes

Mia - - SUMARIO - Por Pa­blo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to” (Urano) y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral” (Ke­pler) (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

Los an­ti­oxi­dan­tes son uno de los re­cur­sos más po­de­ro­sos pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des, des­ace­le­rar el des­gas­te na­tu­ral del or­ga­nis­mo y agre­gar vi­da a los años. Pro­ba­ble­men­te, es­ta asig­na­tu­ra de la me­di­ci­na bio­ló­gi­ca sea el le­ga­do más im­por­tan­te de la nu­tri­ción or­to­mo­le­cu­lar pa­ra ser­vir a la hu­ma­ni­dad en es­te tiem­po de cri­sis y opor­tu­ni­dad.

En las úl­ti­mas dé­ca­das, los an­ti­oxi­dan­tes han si­do uno de los fren­tes de in­ves­ti­ga­ción más ac­ti­vos y pro­me­te­do­res en el cam­po de la me­di­ci­na. Se ha en­con­tra­do que es­tas mo­lé­cu­las son ca­pa­ces de pre­ve­nir y tra­tar -en el mar­co de una es­tra­te­gia glo­bal que abar­que otros as­pec­tos del es­ti­lo de vi­da ta­les co­mo ali­men­ta­ción, ac­ti­vi­dad fí­si­ca o con­trol del es­trés- una can­ti­dad im­por­tan­te de en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer, las afec­cio­nes cir­cu­la­to­rias, las ca­ta­ra­tas, etc.

Su ac­ción re­si­de en que im­pi­den la pro­li­fe­ra­ción ex­ce­si­va de ra­di­ca­les li­bres, sus­tan­cias que sur­gen en el pro­ce­so oxi­da­ti­vo me­dian­te el cual el or­ga­nis­mo ge- ne­ra ener­gía a par­tir de los ali­men­tos o de otras fuen­tes ex­ter­nas co­mo el oxí­geno sin­gle­te, el ta­ba­co, la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, al­gu­nos me­di­ca­men­tos, la prác­ti­ca de­por­ti­va de al­to ren­di­mien­to, el es­trés, la ra­dio­te­ra­pia, etc. El da­ño que ge­ne­ran es la con­se­cuen­cia de te­ner un elec­trón des­apa­rea­do, lo cual los vuel­ve ex­tre­ma­da­men­te reac­ti­vos de­bi­do a que bus­can lo que no tie­nen en otra mo­lé­cu­la pa­ra com­ple­tar su es­truc­tu­ra. De es­ta for­ma, ge­ne­ran una reac­ción en ca­de­na que de­be pre­ve­nir­se en la me­di­da de lo po­si­ble pues, de lo con­tra­rio, pro­du­cen dis­tur­bios or­gá­ni­cos que pue­den ser de tal mag­ni­tud que de­ter­mi­nen di­rec­ta­men­te la apa­ri­ción de una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va.

Por su­pues­to, co­mo cual­quier otra sus­tan­cia or­gá­ni­ca, los ra­di­ca­les li­bres tam­bién son un im­por­tan­te agen­te coad­yu­van­te pa­ra el nor­mal fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co que, mu­chas ve­ces, se va­le de ellos pa­ra neu­tra­li­zar a al­gún in­va­sor po­ten­cial­men­te pa­to­ló­gi­co me­dian­te me­ca­nis­mos si­mi­la­res a los que pue­den da­ñar nues­tro or­ga­nis­mo. No es una cues­tión de to­do o na­da, sino de equi­li­brio.

Los an­ti­oxi­dan­tes ac­túan efi­caz­men­te con­tra los ra­di­ca­les li­bres ce­dien­do el elec­trón que les fal­ta pa­ra, así, neu­tra­li­zar­los. De no in­ter­ve­nir los an­ti­oxi­dan­tes, los lí­pi­dos, las pro­teí­nas y el ADN se­rán las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de es­tos agen­tes.

¿Dón­de es­tán?

La pri­me­ra ba­rre­ra de pro­tec­ción con­tra la oxi­da­ción la cons­ti­tu­yen las en­zi­mas, de las cua­les las prin­ci­pa­les son la glu­ta­tion pe­ro­xi­da­sa y la su­per­óxi­do dis­mi­nu­ta­sa (SOD), pa­ra cu­ya for­ma­ción es vi­tal un buen su­mi­nis­tro de oli­go­ele­men­tos co­mo co­bre, zinc, man­ga­ne­so y se­le­nio. Cuan­do los ra­di­ca­les li­bres es­ca­pan

a la pro­tec­ción en­zi­má­ti­ca, en­tran en jue­go las vi­ta­mi­nas A,C y E. Otro pro­ta­go­nis­ta un po­co me­nos co­no­ci­do pe­ro tan esen­cial co­mo los an­te­rio­res es la coen­zi­ma Q10. En es­te mo­men­to y en ca­da uno de la vi­da, el or­ga­nis­mo es­tá so­me­ti­do al ata­que de los ra­di­ca­les li­bres. Pa­ra ga­nar­les la ba­ta­lla, hay que po­ner­se en guar­dia ya mis­mo y no ba­jar­la nun­ca más. ¿Cuán­to tiem­po vas a te­ner que cui­dar el su­mi­nis­tro de an­ti­oxi­dan­tes? To­da la vi­da. Efec­ti­va­men­te, si po­nés ma­nos a la obra aho­ra mis­mo, no­ta­rás los be­ne­fi­cios muy pron­to y, a me­di­da que pa­sen los años y mi­res a tu al­re­de­dor, ve­rás que es­tos han pa­sa­do len­ta­men­te pa­ra ti y se­gu­ra­men­te vas a te­ner una me­nor in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des y una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra go­zar la vi­da. Es­tá cla­ro que no se tra­ta de una pa­na­cea ab­so­lu­ta, pe­ro sin du­das es­ta­mos fren­te a uno de los re­cur­sos más im­por­tan­tes pa­ra man­te­ner la ju­ven­tud y la vi­ta­li­dad por más tiem­po. La edad cro­no­ló­gi­ca no se pue­de cam­biar, pe­ro la bio­ló­gi­ca no tie­ne por qué coin­ci­dir con ella y te­ne­mos es­tra­te­gias pa­ra que la men­te y el cuer­po le res­ten años a la edad cro­no­ló­gi­ca. Los an­ti­oxi­dan­tes más co­no­ci­dos y uti­li­za­dos son el be­ta­ca­ro­teno o pro­vi­ta­mi­na A, las vi­ta­mi­nas A (aun­que soy par­ti­da­rio de re­cu­rrir con pre­fe­ren­cia al be­ta­ca­ro­teno) Cy E, el se­le­nio, la coen­zi­ma Q10 o el sú­per óxi­do dis­mu­ta­sa (SOD). El be­ta­ca­ro­teno, que ac­túa co­mo an­ti­oxi­dan­te por sí mis­mo y, a su vez, tie­ne la ca­pa­ci­dad de ser con­ver­ti­do por nues­tro or­ga­nis­mo en vi­ta­mi­na A en la me­di­da que lo ne­ce­si­ta, tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de de­fen­der los te­ji­dos de la vis­ta y la piel del ata­que de los ra­di­ca­les li­bres, así co­mo fa­vo­re­cer el es­tí­mu­lo de la in­mu­ni­dad na­tu­ral y pro­te­ger con­tra al­gu­nos ti­pos de cán­cer. Aun­que los com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les de be­ta­ca­ro­teno pue­den ser una bue­na op­ción en ca­sos de gran ne­ce­si­dad y con fi­nes te­ra­péu­ti­cos, las me­jo­res fuen­tes son los ali­men­tos co­mo za­naho­ria, ca­la­ba­za, re­mo­la­cha, man­go, pa­pa­ya, es­pi­na­ca o acel­ga.

La vi­ta­mi­na C nun­ca va a per­der vi­gen­cia y, co­mo en to­dos los ca­sos, las me­jo­res fuen­tes son de los ali­men­tos fres­cos de ori­gen ve­ge­tal co­mo na­ran­ja, pi­mien­to, fru­ti­lla, col, bró­co­li, ki­wi o to­ma­te, que nos ayu­da­rán a cu­brir la do­sis dia­ria re­co­men­da­da (DDR o RDA). Sin em­bar­go, en oca­sio­nes, es ne­ce­sa­rio re­for­zar la do­sis y en otras es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a los com­ple­men­tos que apor­tan lo que no pue­de al­can­zar­se so­la­men­te a tra­vés de los ali­men­tos.

La vi­ta­mi­na E, lla­ma­da tam­bién to­co­fe­rol, es un an­ti­oxi­dan­te muy po­ten­te, en es­pe­cial pa­ra las mo­lé­cu­las de áci­dos gra­sos que com­po­nen los te­ji­dos, ade­más, pro­te­ge los gló­bu­los ro­jos, pre­vie­ne anemias y es un alia­do de la sa­lud del co­ra­zón. Las me­jo­res fuen­tes son el acei­te de ger­men de tri­go y otros acei­tes ve­ge­ta­les de pri­me­ra pren­sa­da en frio, se­mi­llas co­mo el gi­ra­sol, nue­ces, al­men­dras o ma­níes, bró­co­li, es­pá­rra­gos, to­ma­te o es­pi­na­ca. Si va­mos a con­su­mir com­ple­men­tos con in­di­ca­ción de un pro­fe­sio­nal de la sa­lud, ten­ga­mos en cuen­ta que la vi­ta­mi­na E de ori­gen na­tu­ral (RRRal­fa-to­co­fe­rol) es cla­ra­men­te más bio­dis­po­ni­ble que la sin­té­ti­ca (all-rac-al­fa-to­co­fe­ril ace­ta­to) y de­be­mos ob­ser­var es­te de­ta­lle al ele­gir­las.

La su­per­óxi­do dis­mi­nu­ta­sa (SOD) es

una en­zi­ma pre­sen­te en las mem­bra­nas ce­lu­la­res in­ter­nas y ex­ter­nas y que ac­túa co­mo un po­de­ro­so pro­tec­tor fren­te al es­trés oxi­da­ti­vo, ayu­da a pre­ve­nir la ar­te­rios­cle­ro­sis y los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la edad, tie­ne ac­ción an­ti­in­fla­ma­to­ria lle­van­do ali­vio en la ar­tri­tis, es­ti­mu­la las de­fen­sas y re­du­ce la for­ma­ción de áci­do lác­ti­co. Las me­jo­res fuen­tes se en­cuen­tran en la ce­ba­da, el bró­co­li o la col. La po­ten­cia de los com­ple­men­tos se mi­den en UI o NBT y sue­le re­co­men­dar­se 500 NBT dia­rios. Las per­so­nas sen­si­bles, alér­gi­cas o in­to­le­ran­tes al glu­ten de­ben ve­ri­fi­car que su con­su­mo sea ap­to pa­ra ellas pues­to que sue­len ela­bo­rar­se con una ba­se de ex­trac­to de tri­go.

La Coen­zi­ma Q10, tam­bién co­no­ci­da co­mo ubi­qui­no­na, es­ti­mu­la a las mi­to­con­drias a op­ti­mi­zar sus pro­ce­sos de ge­ne­ra­ción de ener­gía com­bus­tio­nan­do me­jor el oxí­geno trans­por­ta­do por la san­gre y pro­du­cir el ATP (ade­no­si­na tri­fos­fa­to) o mo­lé­cu­la de la vi­da, se­gún el emi­nen­te car­dió­lo­go De­me­trio So­di Pa­lla­rés, lo que brin­da a las cé­lu­las el 95% de la ener­gía que ne­ce­si­ta el or­ga­nis­mo. Tam­bién el co­ra­zón se ve afec­ta­do en su fun­cio­na­mien­to si pa­de­ce­mos ca­ren­cia, ya sea por­que le brin­da el com­bus­ti­ble a las cé­lu­las car­día­cas o por­que im­pi­de que el co­les­te­rol se oxi­de y ta­pe las ar­te­rias por su efec­to an­ti­ra­di­ca­les li­bres. Los ali­men­tos ri­cos en CQ10 son es­pi­na­ca, pes­ca­do azul, acei­tes de sé­sa­mo, so­ja y ger­men de tri­go, la car­ne de va­ca, los ma­níes o al­gu­nos ma­ris­cos. Co­mo com­ple­men­to, no tie­ne efec­tos tó­xi­cos y con su­per­vi­sión pro­fe­sio­nal pue­den to­mar­se do­sis muy ele­va­das, las cua­les son in­clu­so muy ha­bi­tua­les en los hos­pi­ta­les de Ja­pón, Is­rael, Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos o Ca­na­dá pa­ra los pa­cien­tes car­día­cos.

Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.