Có­mo co­mer bien y sin en­gor­dar en el in­vierno

Se pue­de co­mer ca­len­ti­to y dar­se un gus­to sin caer en el ex­ce­so de pe­so du­ran­te el in­vierno

Mia - - SUMARIO -

Ya no hay du­das de que ten­de­mos a en­gor­dar más en in­vierno y los es­pe­cia­lis­tas de­tec­ta­ron por qué. La mé­di­ca nu­tri­cio­nis­ta An­drea Mi­ran­da, di­rec­to­ra de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Es­té­ti­ca y Nu­tri­ción In­te­gral (SAENI), di­se­ñó es­tas sim­ples es­tra­te­gias pa­ra man­te­ner­se en pe­so.

Ca­lien­te sí, ca­ló­ri­co no

Que du­ran­te los días fríos hay que in­ge­rir ma­yor can­ti­dad de ca­lo­rías pa­ra man­te­ner el ca­lor cor­po­ral es un mi­to, so­lo se ne­ce­si­ta que las pre­pa­ra­cio­nes

sean ca­lien­tes: “El or­ga­nis­mo se ter­mo­re­gu­la in­te­li­gen­te­men­te: si te­ne­mos frío, nos po­de­mos abri­gar, acer­car­nos a la es­tu­fa, po­ner ca­le­fac­ción o to­mar un ba­ño de in­mer­sión ca­lien­te. Hay que con­si­de­rar que en in­vierno nos mo­ve­mos me­nos pa­ra aho­rrar ener­gía, es­ta­mos más se­den­ta­rios y to­do lo que co­me­mos de más se trans­for­ma en gra­sa", ex­pli­ca Mi­ran­da. Las so­pas, cal­dos, ca­zue­las de ve­ge­ta­les, gui­sos light con ver­du­ras, pas­te­les de ver­du­ras y bu­di­nes de ve­ge­ta­les son ex­ce­len­tes op­cio­nes pa­ra in­cor­po­rar. “Las co­mi­das pue­den acom­pa­ñar­se con in­fu­sio­nes, si es ne­ce­sa­rio, pa­ra apor­tar más ca­lor”. Pa­ra el pos­tre, cuan­do la ne­ce­si­dad por co­mer al­go dul­ce sue­le ser im­pe­rio­sa, “fru­tas al horno o al mi­cro­on­das pa­ra co­mer ca­lien­tes”, acon­se­ja Mi­ran­da.

Can­ti­dad y ca­li­dad no son una mi­sión im­po­si­ble

To­do plan de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble de­be ser sano en cuan­to a can­ti­dad y ca­li­dad y, pa­ra ello, hay que in­cor­po­rar há­bi­tos que pue­dan man­te­ner­se en el tiem­po, lo que in­clu­ye de vez en cuan­do tam­bién dar­se al­gún gus­to. Pa­ra con­su­mir pro­duc­tos de me­jor ca­li­dad, lo ideal es ele­gir las fru­tas y ver­du­ras de es­ta­ción. En oto­ño e in­vierno con­vie­ne pri­vi­le­giar ba­na­nas, man­da­ri­nas, man­za­nas, na­ran­ja, po­me­lo, pal­ta, acel­ga, apio, be­rro, bró­co­li, re­mo­la­cha, za­naho­ria, za­pa­llos y ca­la­ba­zas. “Se pue­den co­mer de dos a tres uni­da­des de fru­ta por día, las le­gum­bres, las pas­tas y el arroz, no más de dos o tres ve­ces por se­ma­na y me­jor si son in­te­gra­les”, se­ña­la la ex­per­ta. En­tre los mo­dos de pre­pa­ra­ción acon­se­ja­dos, las ver­du­ras y le­gum­bres en so­pa -sin cre­ma ni cal­dos ar­ti­fi­cia­les, pre­fe­rir un cho­rri­to de acei­te de oli­va-, la coc­ción al va­por o al horno, las tar­tas de ver­du­ras de una so­la ta­pa light, fru­tas asa­das o en com­po­ta. Pa­ra co­la­ción, po­de­mos op­tar por tu­rro­nes, ga­lle­ti­tas u obleas re­lle­nas ba­ña­das en cho­co­la­te que no su­peren las 10 ca­lo­rías y ta­ble­tas de dul­ce de le­che light.

Hi­dra­ta­ción to­do el año

No hay que des­cui­dar en es­ta épo­ca del año el con­su­mo de agua, ya que es fun­da­men­tal pa­ra eli­mi­nar to­xi­nas y man­te­ner­nos hi­dra­ta­dos. Pa­ra lle­gar a los 2 ó 3 li­tros re­co­men­da­dos, las in­fu­sio­nes ca­lien­tes son una ex­ce­len­te y re­con­for­tan­te al­ter­na­ti­va. Las fru­tas y ver­du­ras que in­ge­ri­mos, ade­más de nu­trir­nos y ayu­dar­nos a man­te­ner el pe­so, nos apor­tan cier­ta can­ti­dad de agua.

Sa­lir más y mo­ver­se más

En oto­ño y más aun en in­vierno, pre­fe­ri­mos es­tar en es­pa­cios ce­rra­dos, de mo­do que se pre­sen­tan más opor­tu­ni­da­des pa­ra co­mer. Ade­más, la fal­ta de ex­po­si­ción so­lar ba­ja los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na, neu­ro­trans­mi­sor que es­tá aso­cia­do al bie­nes­tar. “Mu­chas ve­ces lle­na­mos esos va­cíos con co­mi­da, por eso, es im­por­tan­te con­ti­nuar con la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, dia­ria en lo po­si­ble”, re­co­mien­da Mi­ran­da.

Des­can­sar bien y des­co­nec­tar­se

Pa­ra no su­bir de pe­so es cla­ve dor­mir en­tre 6 y 8 ho­ras de co­rri­do. Co­mo nos va­mos a dor­mir an­tes que en ve­rano, hay que co­mer tem­prano y li­viano -unas tres ho­ras an­tes de ir a la ca­ma, en lo po­si­ble- pa­ra di­ge­rir bien los ali­men­tos y te­ner un me­jor des­can­so. Evi­tar ha­cer­lo mien­tras mi­ra­mos te­le­vi­sión o ha­ce­mos otras ac­ti­vi­da­des y es­ta­ble­cer ri­tua­les pa­ra las co­mi­das va a ayu­dar a evi­tar el pi­co­teo. Así, trans­for­ma­mos esos mo­men­tos en un es­pa­cio de so­cia­li­za­ción y dis­fru­te.

No caer en die­tas res­tric­ti­vas

En es­ta épo­ca tam­bién co­rre­mos pe­li­gro de re­cu­rrir a die­tas mi­la­gro­sas que pro­me­ten re­sul­ta­dos en cor­to tiem­po, pe­ro que son en­ga­ño­sas ya que pro­vo­can el fa­mo­so efec­to re­bo­te: re­cu­pe­ra­mos en­se­gui­da el pe­so per­di­do o in­clu­so ga­na­mos más que los que te­nía­mos al prin­ci­pio. “Es­to sin con­tar los ries­gos pa­ra la sa­lud co­mo el dé­fi­cit de pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, efec­tos psi­co­ló­gi­cos ad­ver­sos, tras­tor­nos en la con­duc­ta y le­tar­go en el sis­te­ma me­ta­bó­li­co al fi­na­li­zar el ré­gi­men”, con­clu­ye la nu­tri­cio­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.