Di­vino per­dón

Mia - - SUMARIO - Por Tony Ka­mo*

Una par­te im­por­tan­te de la gran­de­za de la hu­mil­dad es el per­dón. Las per­so­nas hu­mil­des siem­pre tie­nen la ca­pa­ci­dad de per­do­nar, pues­to que sa­ben que na­die es per­fec­to, que to­dos co­me­te­mos erro­res a lo lar­go de la vi­da. Por lo tan­to, to­dos te­ne­mos de­re­cho a arre­pen­tir­nos de nues­tros ac­tos y a que la per­so­na ofen­di­da no nos guar­de ren­cor. Por eso, no de­be­mos que­dar­nos en el ren­cor.

Per­do­nar a los de­más. El per­dón sur­ge cuan­do al­guien nos ha­ce da­ño o nos ofen­de de la ma­ne­ra que sea y so­mos ca­pa­ces de po­ner­nos en el lu­gar del otro, en­ten­der por qué ha he­cho eso que tan­to nos ha do­li­do.

Es­ta­mos ce­ga­dos por nues­tro ego y con­si­de­ra­mos que no nos me­re­cía­mos que nos tra­ta­ra así, sin pre­gun­tar­nos si tal vez he­mos si­do no­so­tros mis­mos los que he­mos pro­vo­ca­do ese com­por­ta­mien­to por par­te del otro. Si te en­cuen­tras en una si­tua­ción así, es­pe­ra a que los dos se ha­yan cal­ma­do y habla con el otro. Co­mu­ni­car­se es uno de los me­jo­res re­me­dios pa­ra so­lu­cio­nar con­flic­tos, so­bre to­do por­que la ma­yo­ría de las dis­cu­sio­nes na­cen de ma­len­ten­di­dos. El ac­to de per­do­nar, cuan­do es sin­ce­ro y au­tén­ti­co, siem­pre par­te de la com­pren­sión. De lo con­tra­rio, es­ta­ría­mos sien­do con­des­cen­dien­tes y en ese rol tam­po­co nos es­ta­ría­mos po­nien­do al mis­mo ni­vel que el otro.

Te­re­sa de Cal­cu­ta de­cía: "El per­dón es una de­ci­sión, no un sen­ti­mien­to, por­que cuan­do per­do­na­mos no sen­ti­mos más la ofen­sa, no sen­ti­mos más ren­cor. Per­do­na, que per­do­nan­do ten­drás en paz tu al­ma, y la ten­drá el que te ofen­dió".

Pe­dir per­dón. Tan im­por­tan­te es apren­der a per­do­nar a los de­más co­mo sa­ber pe­dir per­dón cuan­do con­si­de­ra­mos que no he­mos he­cho al­go bien. Cuan­do pi­das per­dón o dis­cul­pas, de­bes ha­cer­lo des­de la sin­ce­ri­dad ab­so­lu­ta. Mos­trar que la­men­tas de for­ma sin­ce­ra ha­ber he­ri­do o mo­les­ta­do a al­guien, que no era tu in­ten­ción ha­cer­le da­ño y que, por su­pues­to, ha­rás to­do lo po­si­ble pa­ra que no vuel­va a ocu­rrir.

Cuan­do re­co­no­ces que te has equi­vo­ca­do y lo ex­pre­sas fren­te a la per­so­na a la que ha­yas po­di­do he­rir con tus ac­tos o pa­la­bras, te li­be­ras de gran par­te del sen­ti­mien­to de cul­pa.

La li­be­ra­ción ab­so­lu­ta lle­ga cuan­do la otra per­so­na tie­ne a bien per­do­nar­te. Por­que cuan­do al­guien nos per­do­na, nos es­tá en­se­ñan­do a amar, a sen­tir de nue­vo esa mi­se­ri­cor­dia tan ne­ce­sa­ria pa­ra ser fe­liz.

A ve­ces ocu­rre que pe­di­mos per­dón a al­guien, pe­ro la otra per­so­na no quie­re acep­tar las dis­cul­pas y no nos per­do­na. Si te su­ce­de eso al­gu­na vez, no te irri­tes ni mues­tres des­agra­do; sim­ple­men­te vuel­ve a ex­pre­sar­le tu más sin­ce­ro arre­pen­ti­mien­to y tu in­ten­ción de que no vuel­va a ocu­rrir. A fin de cuentas, no po­de­mos obli­gar a na­die a que nos per­do­ne.

Tal vez el otro ne­ce­si­te tiem­po pa­ra per­do­nar­nos… o in­clu­so pue­de que no lle­gue a per­do­nar­nos nun­ca, pe­ro aun así, hay que res­pe­tar­lo. Pa­se lo que pa­se, si nues­tro arre­pen­ti­mien­to es sin­ce­ro, nues­tra ac­ción se­gui­rá sien­do vá­li­da, pues se­gui­re­mos mos­tran­do hu­mil­dad -que no es hu­mi­lla­ción- y de­ja­re­mos zan­ja­do el te­ma sin más.

Per­do­nar­nos a no­so­tros mis­mos Al­gu­nas ve­ces nos cues­ta mu­cho más per­do­nar­nos a no­so­tros mis­mos que a los de­más. Nos exi­gi­mos una per­fec­ción que nos ha­ce su­frir por­que, en el fon­do, no nos acep­ta­mos tal y co­mo so­mos. Por eso, la pri­me­ra per­so­na a la que tie­nes que apren­der a per­do­nar es a ti mis­mo. ¿De qué te sir­ve ma­cha­car­te, mal­tra­tar­te, año tras año por al­go que ya pa­só y que ya no pue­des cam­biar? No po­de­mos vol­ver atrás en el tiem­po. No po­de­mos cam­biar lo que he­mos he­cho mal, pe­ro sí la for­ma de re­la­cio­nar­nos con ello. En no­so­tros es­tá ha­cer ese cam­bio de pers­pec­ti­va. Áma­te y acép­ta­te, y así po­drás per­do­nar­te tus de­bi­li­da­des, aun­que si­gas lu­chan­do por me­jo­rar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.