La im­por­tan­cia del desa­yuno

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por Mar­ti­na Mur­mis*

Los bue­nos há­bi­tos que se for­man en la in­fan­cia sue­len du­rar pa­ra to­da la vi­da. Por eso es im­por­tan­te que los chi­cos ad­quie­ran el há­bi­to de desa­yu­nar des­de pe­que­ños y vean que sus pa­dres tie­nen es­ta con­duc­ta ad­qui­ri­da.

Es bien sa­bi­do que el desa­yuno es la co­mi­da más im­por­tan­te del día. Cu­bre en­tre el 20 y el 25% de nues­tras ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les dia­rias. Los chi­cos vie­nen de 8 ho­ras de ayuno y les pro­por­cio­na la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra co­men­zar el día y po­der ob­te­ner un me­jor ren­di­mien­to tan­to fí­si­co co­mo men­tal.

Un buen desa­yuno equi­li­bra la in­ges­ta y dis­tri­bu­ción de ca­lo­rías a lo lar­go del día, ayu­dan­do a pre­ve­nir de­fi­cien­cias nu­tri­cio­na­les. Ade­más, op­ti­mi­za el desa­rro­llo cor­po­ral en eta­pas cla­ve de la vi­da, en es­pe­cial du­ran­te la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia.Ad­qui­rir es­te há­bi­to sa­lu­da­ble dia­ria­men­te con­tri­bu­ye a man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble y fa­vo­re­ce el cre­ci­mien­to y la ac­ti­vi­dad cognitiva de los ni­ños, ba­ses de un ren­di­mien­to sa­tis­fac­to­rio. Ade­más, re­per­cu­te po­si­ti­va­men­te so­bre la me­mo­ria a cor­to pla­zo.

En edad prees­co­lar, el desa­yuno es aún más im­por­tan­te ya que pue­de cu­brir has­ta el 35% de los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les; los me­no­res que no desa­yu­nan in­gie­ren me­nos nu­trien­tes, una de­fi­cien­cia im­po­si­ble de com­pen­sar con otras co­mi­das.

Du­ran­te la eta­pa es­co­lar, los ni­ños tie­nen una ma­yor de­man­da de nu­trien­tes por­que se ha­llan en ple­na eta­pa de desa­rro­llo, por el es­fuer­zo que im­pli­ca es­tu-

diar y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que rea­li­zan.

Pa­ra que un desa­yuno sea equi­li­bra­do y com­ple­to es re­co­men­da­ble se­lec­cio­nar ali­men­tos pro­ve­nien­tes de los si­guien­tes gru­pos: ✘ Lác­teos: co­mo le­che, pre­fe­ren­te­men­te des­cre­ma­da. Es­tos ali­men­tos apor­tan prin­ci­pal­men­te pro­teí­nas de bue­na ca­li­dad nu­tri­cio­nal, cal­cio y vi­ta­mi­na D, to­dos nu­trien­tes fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner la sa­lud de hue­sos. La le­che pue­de ser­vir­se con una in­fu­sión o con un pol­vo cho­co­la­ta­do que le da sa­bor y a los chi­cos les en­can­ta. ✘ Ce­rea­les: co­mo ce­rea­les pa­ra el desa­yuno, pre­fe­ren­te­men­te in­te­gra­les. Pro­veen hi­dra­tos de car­bono (fuen­te de ener­gía), fi­bra y una va­rie­dad de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. ✘ Fru­tas: pre­fe­ren­te­men­te en­te­ras o en ju­gos ex­pri­mi­dos. Apor­tan al or­ga­nis­mo vi­ta­mi­nas Ay C, fi­bra, mi­ne­ra­les, agua y azú­ca­res. Si no se con­su­me fru­ta en el desa­yuno es re­co­men­da­ble ha­cer­lo a me­dia ma­ña­na.

Con la lle­ga­da de las cla­ses, es im­por­tan­te re­cor­dar que los há­bi­tos sa­lu­da­bles co­mo el desa­yuno son los que ayu­dan a que los más pe­que­ños se de­sa­rro­llen cognitiva y fí­si­ca­men­te en ple­ni­tud; con só­lo 15 mi­nu­tos al día, sen­ta­dos a la me­sa en fa­mi­lia, se lo­gra re­cu­pe­rar la re­ser­va de ener­gía y la vi­ta­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra ini­ciar un día ac­ti­vo.

*Nu­tri­cio­nis­ta de Nestlé pa­ra Nes­quik

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.