¡A ju­gar!

Mia - - MASCOTAS -

Los ga­tos tie­nen fa­ma de ser so­li­ta­rios. Sin em­bar­go, es­to no sig­ni­fi­ca que se tra­te de ani­ma­les que se en­tre­tie­nen so­los to­do el día. En ge­ne­ral, dis­fru­tan de ju­gar con sus due­ños. El pro­ble­ma es que, si bien to­dos sa­ben o al me­nos ima­gi­nan al­ter­na­ti­vas pa­ra in­ter­ac­tuar con un pe­rro, po­cas per­so­nas sa­ben có­mo ju­gar con un ga­to.

Pa­ra los ga­tos ho­ga­re­ños es muy im­por­tan­te po­der dis­traer­se, por eso sus due­ños de­be­rían to­mar­se al me­nos dos ho­ras dia­rias pa­ra ju­gar con ellos, aca­ri­ciar­los, dar­les de co­mer y lim­piar su ba­ño.

Más allá de la ac­ti­vi­dad ele­gi­da, en pri­mer lu­gar hay que ase­gu­rar­se de que los ma­te­ria­les em­plea­dos en el jue­go no re­pre­sen­ten un ries­go pa­ra la mas­co­ta.

Una po­si­bi­li­dad es ju­gar a la ca­za, al­go a lo que los ga­tos se sien­ten in­cli­na­dos por su na­tu­ra­le­za. Pa­ra ello, los due­ños del ani­mal de­ben atar un bo­lli- to de pa­pel de alu­mi­nio, plu­mas o la­na al fi­nal de una cin­ta o hi­lo y mo­ver­la con fuer­za de­lan­te del ga­to. Es­te jue­go, que ape­la a que el ani­mal se pre­pa­re pa­ra el "ata­que", in­cen­ti­va la men­te y el cuer­po del fe­lino.

Si se tra­ta de un ga­to más bien pe­re­zo­so, se lo pue­de ani­mar con jue­gos que in­vo­lu­cren co­mi­da. Una po­si­bi­li­dad di­ver­ti­da con­sis­te en lle­nar un ro­llo de pa­pel hi­gié­ni­co con ali­men­to ba­lan­cea­do, ha­cer­le agu­je­ros pe­que­ños y ce­rrar­lo a am­bos cos­ta­dos. La idea es que el ani­mal ha­ga ro­dar el ro­llo has­ta que és­te pier­da ali­men­to.

Pa­ra los ga­tos no só­lo es im­por­tan­te la com­pa­ñía de los se­res hu­ma­nos. Creer que no se lle­van bien en­tre ellos es un error. Lo ideal es que los ga­tos se co­noz­can des­de el na­ci­mien­to. Si se tra­ta de her­ma­ni­tos del mis­mo se­xo, mu­cho me­jor.

Los pa­res son im­por­tan­tes so­bre to­do pa­ra las mas­co­tas más ca­se­ras, por­que los ga­tos que tie­nen per­mi­so pa­ra aven­tu­rar­se por el ve­cin­da­rio, ya de por sí sue­len to­par­se con otros fe­li­nos en sus ex­pe­di­cio­nes. Ade­más, las sa­li­das son un buen en­tre­te­ni­mien­to por­que en ellas en­cuen­tran dis­tin­tos ti­pos de in­cen­ti­vos.

Si un due­ño no quie­re que su mas­co­ta sal­ga al ex­te­rior, de­be ocu­par­se de man­te­ner­lo en­tre­te­ni­do. Al­gu­nos cam­bios en el ho­gar pue­den ha­cer­le al ga­to más agra­da­ble la ru­ti­na. Es sa­bi­do que les gus­ta ob­ser­var las co­sas "des­de arri­ba"; por eso, es ideal que pue­dan re­cos­tar­se en un es­tan­te, el al­féi­zar de una ven­ta­na u otro mue­ble al­to. Tam­bién les gus­tan los hue­cos pa­ra es­con­der­se. Pue­den fa­bri­car­se fá­cil­men­te con ca­jas de car­tón, bas­ta con de­jar abier­to uno de los la­dos. Se acon­se­ja co­lo­car man­ti­tas en el in­te­rior de la ca­ja y ubi­car­la en un lu­gar tran­qui­lo de la ca­sa.

Por otra par­te, ya se tra­te de un ga­to de ca­sa o uno que pue­de sa­lir afue­ra, es im­por­tan­te que ten­ga lu­gar su­fi­cien­te en el ho­gar. Pa­ra uno o dos ga­tos, es ne­ce­sa­rio que ha­ya dis­po­ni­bles al me­nos 15 me­tros cua­dra­dos. Ade­más, los am­bien­tes de­ben ofre­cer­le la po­si­bi­li­dad de pe­gar sal­tos.Y es que, en lí­neas ge­ne­ra­les, los fe­li­nos no son ani­ma­les que vi­van al ras del sue­lo. Por eso se pue­den co­lo­car es­tan­tes en la pa­red a dis­tin­tas al­tu­ras pa­ra que pue­dan sal­tar.

El ga­to, un ani­mal so­cia­ble que ne­ce­si­ta es­par­ci­mien­to. ¿Có­mo en­tre­te­ner­lo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.