LU­GA­RES DEL MUN­DO.

del flau­tis­ta La ciu­dad

Mia - - SUMARIO -

Las ratas ya no an­dan suel­tas sino que se con­vir­tie­ron en gra­cio­sas es­ta­tui­tas o sou­ve­ni­res con los que se to­pan a ca­da pa­so quie­nes vi­si­tan las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas más bo­ni­tas del cas­co vie­jo de la ciu­dad me­die­val de Ha­me­lín, en el es­ta­do de Sa­jo­nia, al nor­te de Ale­ma­nia, a 47 ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de Han­no­ver y que ac­tual­men­te tie­ne una po­bla­ción de ca­si 58.000 ha­bi­tan­tes. En for­ma­to de ar­te ca­lle­je­ro, son aho­ra so­por­te pu­bli­ci­ta­rio de ne­go­cios o ador­nan la vi­drie­ra del pa­na­de­ro.

La om­ni­pre­sen­cia de las ratas es mo- ti­vo de ale­gría pa­ra to­dos los que vi­si­tan Ha­me­lín atraí­dos por la fa­mo­sa fá­bu­la an­ti­gua del flau­tis­ta. Sin em­bar­go, pa­ra Mi­chael Bo­yer es mo­ti­vo de dis­gus­to: él es el úni­co ca­za­dor de ratas pro­fe­sio­nal de Ha­me­lín, ele­gi­do por la ofi­ci­na de tu­ris­mo pa­ra con­tar la ver­da­de­ra his­to­ria, que no tie­ne na­da que ver con ratas. "No se tra­ta de ratas, sino de ni­ños", in­sis­te Bo­yer du­ran­te su re­co­rri­do de una ho­ra por la ciu­dad. Se­gún la le­yen­da ori­gi­nal, que da­ta de fi­na­les del si­glo XIII, el flau­tis­ta se­du­jo y se­cues­tró con el so­ni­do de su ins­tru­men­to a 130 ni­ños y ni­ñas que fue­ron arro­ja­dos al río We­ser. La his­to­ria re­la­ti­va a la ex­pul­sión de las ratas se ha­bría aña­di­do a fi­na­les del si­glo XVI.

Sin em­bar­go, la re­gión al­re­de­dor de Ha­me­lín tie­ne más co­sas que ofre­cer que el ca­za­dor de ratas. Por ejem­plo, Cor­vey, una aba­día be­ne­dic­ti­na, si­tua­da a ori­llas del río We­ser, que fue en la Tem­pra­na Edad Me­dia un im­por­tan­te cen­tro re­li­gio­so-po­lí­ti­co con una bi­blio­te­ca úni­ca. Los tu­ris­tas ves­ti­dos con ca­mi­se­tas mul­ti­co­lo­res y pan­ta­lo­nes cor­tos de ciclismo se qui­tan res­pe­tuo­sa­men­te el cas­co cuan­do en­tran en el an­ti­guo mo­nas­te­rio o se ha­cen un sel­fie

con el bus­to de Au­gust Hoff­mann von Fa­llers­le­ben, el bi­blio­te­ca­rio más pro­mi­nen­te de Cor­vey. La aba­día Cor­vey tie­ne 1.200 años de an­ti­güe­dad, mu­cho más que los cas­ti­llos de Be­vern, Hä­mels­chen­burg, Pyr­mont y Büc­ke­burg, si­tua­dos al nor­te de Ha­me­lín, o el cas­ti­llo neo­gó­ti­co de Ma­rien­burg, la an­ti­gua re­si­den­cia de ve­rano de la Ca­sa de Welf, si­tua­do al es­te de la ciu­dad

Los al­re­de­do­res del fa­mo­so río son el pa­raí­so de los aman­tes del ciclismo que so­lo de­jan un ra­to la bi­ci­cle­ta pa­ra su­bir a la ca­noa que los lle­ve has­ta el cas­ti­llo de Hä­mels­chen­burg, una de las obras maes­tras del Re­na­ci­mien­to, si­tua­do en­tre Ha­me­lín y Bad Pyr­mont. La mo­le in­clu­ye nu­me­ro­sos sa­le­di­zos, to­rres y al­me­nas que se in­ser­tan mag­ní­fi­ca­men­te en el pai­sa­je de co­li­nas. El cas­ti­llo per­te­ne­ce des­de ha­ce 500 años a la fa­mi­lia Von Klenc­ke, que to­da­vía hoy lo ha­bi­ta y ha abier­to una par­te del edi­fi­cio a vi­si­tas guia­das. Mu­chos vi­si­tan­tes a la bús­que­da de tran­qui­li­dad, pa­san la no­che en los an­ti­guos es­ta­blos del cas­ti­llo: "Es­te es un lu­gar má­gi­co", di­ce Ka­lle Kro­me, res­pon­sa­ble del cen­tro de canotaje.

Pre­ci­sa­men­te, los que de­ci­den re­co­rrer el río se de­jan lle­var por la fuer­za de la co­rrien­te acom­pa­ña­dos ca­si ex­clu­si­va­men­te por gar­zas y pa­tos.

Los sie­te cas­ti­llos si­tua­dos en los al­re­de­do­res de Ha­me­lín han for­ma­do una aso­cia­ción tu­rís­ti­ca y quien so­lo vi­si­te dos de ellos, ya ob­tie­ne un des­cuen­to. A 55 ki­ló­me­tros de Ha­me­lín se en­cuen­tra la fá­bri­ca de por­ce­la­na de Fürs­ten­berg, una de las más an­ti­guas de to­da Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.