Lim­pie­za al LI­MÓN

Mia - - TERCERA EDAD - Por Pa­blo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to” (Urano) y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral” (Ke­pler) (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

La bue­na lim­pie­za del ho­gar es al­go tam­bién esen­cial pa­ra go­zar de bue­na sa­lud y bie­nes­tar. No sue­le ser la ac­ti­vi­dad que más nos gus­te, to­dos que­re­mos ha­cer­lo rá­pi­do pe­ro sin re­nun­ciar a una ta­rea bien he­cha. ¿O no?

Hoy la lim­pie­za in­clu­ye vi­sio­nes que ex­pan­den la idea tra­di­cio­nal de la mis­ma. Por ejem­plo, pre­ten­de­mos que sea res­pe­tuo­sa, tan­to con nues­tra ca­sa co­mún -la Ma­dre Tie­rra- co­mo con nues­tra eco­lo­gía in­ter­na -nues­tro cuer­po-, y ahí la ta­rea re­quie­re ha­cer­se de al­gu­nos co­no­ci­mien­tos sen­ci­llos que pue­den trans­for­mar com­ple­ta­men­te nues­tra for­ma de en­ten­der­la.

En los úl­ti­mos años, he­mos abu­sa­do de ja­bo­nes, ae­ro­so­les y sus­tan­cias an­ti­bac­te­ria­nas, sin em­bar­go, la ANMAT (Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Ali­men­tos y Tecnología Mé­di­ca), en línea con lo re­suel­to con la FDA (su equi­va­len­te en Es­ta­dos Uni­dos) emi­tió una re­so­lu­ción a fi­nes de 2016 dán­do­le a la in­dus­tria un pla­zo de 2 años pa­ra adap­tar­se y eli­mi­nar un gru­po de es­tas sus­tan­cias en ja­bo­nes lí­qui­dos, en ba­rra, es­pu­mas y ge­les, así co­mo li­mi­tar la con­cen­tra­ción de otras en den­tí­fri­cos, en­jua­gues bu­ca­les, des­odo­ran­tes y cos­mé­ti­cos, da­do que la in­ves­ti­ga­ción de­ter­mi­nó que pue­den au­men­tar la re­sis­ten­cia bac­te­ria­na y pro­vo­car al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les.

La FDA tam­bién ha afir­ma­do que "no exis­ten es­tu­dios clí­ni­cos que ava­len una efi­ca­cia su­pe­rior por par­te de es­tos pro­duc­tos fren­te a los ja­bo­nes no an­ti­bac­te­ria­les en la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des o en la re­duc­ción del ries­go de in­fec­cio­nes cuan­do son uti­li­za­dos en el ám­bi­to del ho­gar y en lu­ga­res pú­bli­cos”, jus­ta­men­te el leit mo­tiv pu­bli­ci-

ta­rio en el que han ve­ni­do in­sis­tien­do las em­pre­sas que fa­bri­can y co­mer­cia­li­zan es­tos pro­duc­tos.

Es muy bueno te­ner pre­sen­te que la me­jor lim­pie­za es la que no de­be ha­cer­se, en es­pe­cial, cuan­do se re­fie­re a la eli­mi­na­ción de los des­he­chos de há­bi­tos con­su­mis­tas que son in­ne­ce­sa­rios: an­tes de com­prar al­go, pen­se­mos si real­men­te lo ne­ce­si­ta­mos o si su uti­li­dad no pue­de ser sa­tis­fe­cha con al­go que ya te­ne­mos. Pen­sar y ac­tuar de es­ta ma­ne­ra es par­te de una es­tra­te­gia in­te­gral de lim­pie­za. Del mis­mo mo­do, si ya lo he­mos ad­qui­ri­do y uti­li­za­do, an­tes de ti­rar­lo, re­fle­xio­ne­mos si no pue­de dár­se­le un uso más.

Ven­ti­lar y aso­lear la ca­sa es una otra for­ma efi­caz de man­te­ner un am­bien­te lim­pio, de­sin­fec­ta do y fres­co. Con la ayu­da de unas bue­nas esen­cias na­tu­ra­les, po­de­mos man­te­ner el ho­gar li­bre de ma­los olo­res y así pres­cin­dir de sprays aro­ma­ti­zan­tes ar­ti­fi­cia­les.

La elec­ción na­tu­ral

Hay una gran can­ti­dad de sus­tan­cias na­tu­ra­les que son an­bac­te­ria­les efi­cien­tes y que no tie­nen las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de aque­llos que son de sín­te­sis, ta­les co­mo el vi­na­gre de man­za­na, el bi­car­bo­na­to, al­gu­nas esen­cias co­mo el tea tree, el to­mi­llo o el eu­ca­lip­to o el gran to­do te­rreno de la me­di­ci­na na­tu­ral, el li­món.

Con sus­tan­cias na­tu­ra­les que ha­bi­tual­men­te te­ne­mos en la he­la­de­ra o el mue­ble de co­ci­na, po­de­mos ela­bo­rar pro­pios pro­duc­tos de lim­pie­za que se­rán nues­tros gran­des alia­dos a la ho­ra de de­jar bri­llan­te y de­sin­fec­ta­do nues­tro ho­gar.

Por ejem­plo, el vi­na­gre es un gran de­sin­fec­tan­te y des­en­gra­san­te que ac­túa con efi­ca­cia en es­pe­jos, azu­le­jos, ven­ta­nas, pi­sos o pa­ra la­var los pla­tos. ¡Des­pués de una bue­na lim­pie­za, en mi ca­sa sue­le ha­ber olor a en­sa­la­da! Du­ra ape­nas un ra­ti­to, na­da que re­sul­te mo­les­to.

El bi­car­bo­na­to es ideal pa­ra la­var ro­pa y za­pa­tos, re­cu­pe­rar el brillo de ca­ni­llas y otros ac­ce­so­rios me­tá­li­cos tan­to co­mo es per­fec­to pa­ra lim­piar el horno y es­tu­fas.

El acei­te de oli­va va muy bien pa­ra lim­piar, pu­lir y sa­car brillo a las su­per­fi­cies y mue­bles de ma­de­ra, en es­pe­cial si se lo com­bi­na con ju­go de li­món o vi­na­gre. Por eso, des­de aho­ra, cuan­do pre­pa­res una vi­na­gre­ta, re­ser­vá un po­co pa­ra tus mue­bles.

El rey li­món

Es­te fan­tás­ti­co fru­to no so­lo pue­de des­in­to­xi­car nues­tro or­ga­nis­mo sino que tam­bién es ca­paz de dar­le una bue­na hi­gie­ne a nues­tro ho­gar, hi­gie­ne que in­clu­ya la sa­lud y el cui­da­do amo­ro­so del me­dio am­bien­te.

Sue­le fun­cio­nar de for­ma pa­re­ci­da al vi­na­gre, pe­ro es más efec­ti­vo pa­ra eli­mi­nar hon­gos y dar brillo a las su­per­fi­cies. Com­bi­na­do con sal, va muy bien pa­ra dar­le brillo a las su­per­fi­cies me­tá­li­cas.

Pa­ra lim­piar el horno, se re­co­mien­da her­vir las cás­ca­ras de 2 li­mo­nes pre­via­men­te ex­pri­mi­dos y, al fi­na­li­zar, agre­gar­le el ju­go: uti­li­zar un pa­ño pa­ra lim­piar con es­te lí­qui­do.

Pa­ra lim­piar y de­sin­fec­tar la me­sa­da de la co­ci­na, un spray con ju­go de li­món, vi­na­gre o una com­bi­na­ción de am­bos fun­cio­na muy bien y otor­ga una sa­lu­da­ble de­sin­fec­ción.

Si ne­ce­si­ta­mos qui­tar los olo­res de la he­la­de­ra, so­lo te­ne­mos que cor­tar un li­món y co­lo­car una mi­tad en un pla­to o re­ci­pien­te pa­ra que ab­sor­ba los olo­res, lue­go, cam­biar­lo se­ma­nal­men­te.

Tam­bién es ca­paz de eli­mi­nar las bac- te­rias de la ta­bla de cor­tar: pa­ra eso, al­can­za con fro­tar­la con li­món, de­jar que ac­túe unas ho­ras y la­var.

Lo po­de­mos in­cor­po­rar co­mo bac­te­ri­ci­da de emer­gen­cia pa­ra hi­gie­ni­zar las ma­nos, al igual que el vi­na­gre.

Es­te tru­co no lo he uti­li­za­do por­que pre­fie­ro evi­tar el mi­cro­on­das, pe­ro pa­ra eli­mi­nar los olo­res del apa­ra­to, se co­lo­can 3/ 4 ta­za de agua con al­gu­nas cu­cha­ra­das de ju­go de li­món y se ca­lien­ta has­ta que hier­va den­tro del horno, mien­tras se man­tie­ne ce­rra­da la puer­ta al me­nos 10 mi­nu­tos. Lue­go, se re­mue­ve la su­cie­dad con un pa­ño se­co.

Cuan­do la ro­pa se man­cha con gra­sa, se la fro­ta con un po­co de ju­go de li­món (si ade­más le agre­ga­mos bi­car­bo­na­to ¡me­jor!), se de­ja ac­tuar unas ho­ras y se la­va nor­mal­men­te. Si agre­ga­mos una ta­ci­ta de ju­go de li­món en el la­va­rro­pa jun­to con el ja­bón, la ro­pa que­da­rá más lim­pia y bri­llan­te.

Los hon­gos en los pla­ca­res no so­lo de­jan un olor feo en la ro­pa sino que ade­más da­ñan nues­tra sa­lud. Pa­ra eli­mi­nar­los y aro­ma­ti­zar con una nueva fres­cu­ra, tan so­lo de­be­mos co­lo­car el ju­go de dos li­mo­nes en una bo­te­lla con ro­cia­dor, aña­dir una par­te equi­va­len­te en agua y mez­clar bien. Ro­cia­mos en la zo­na afec­ta­da de tal mo­do que que­de un po­co hú­me­do y de­ja­mos ac­tuar unas 2 ho­ras. Si el olor se man­tie­ne, se re­pi­te el pro­ce­di­mien­to, pe­ro es­ta vez, pa­san­do un pa­ño lim­pio pa­ra de­jar la su­per­fi­cie im­pe­ca­ble.

Si ex­pe­ri­men­tas crea­ti­va­men­te, en­con­tra­rás más usos pa­ra el li­món en la lim­pie­za ho­ga­re­ña pa­ra ter­mi­nar de con­ven­cer­te de que era mu­cho más que un buen ami­go del hí­ga­do, un de­tox de nues­tra san­gre o un gran alia­do de la bue­na gas­tro­no­mía.

Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.