Sa­ber agra­de­cer

Mia - - BELLEZA - Por Tony Ka­mo* Del li­bro “Los 10 es­ca­lo­nes ha­cia la fe­li­ci­dad”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

To­dos no­so­tros lo he­mos he­cho al­gu­na vez: no apre­cia­mos lo que te­ne­mos en su jus­to va­lor; so­lo nos la­men­ta­mos por lo que no te­ne­mos o no he­mos al­can­za­do to­da­vía. Esa ac­ti­tud o vi­sión de la vida nos ha­ce in­fe­li­ces e in­sa­tis­fe­chos cró­ni­cos, y tie­ne un nom­bre: fal­ta de gra­ti­tud.

La gra­ti­tud con ma­yús­cu­las no se li­mi­ta a "dar las gra­cias" cuan­do te ha­cen un re­ga­lo o un fa­vor, o te dan el cam­bio de lo que aca­bas de com­prar en la tien­da, o te pasan el pan o la sal cuan­do es­tás co­mien­do. Esa no es más que una fra­se de cor­te­sía. La gra­ti­tud de la que quie­ro ha­blar­te en es­te te­ma su­po­ne un cam­bio de pers­pec­ti­va de cien­to ochen­ta gra­dos. Es una ac­ti­tud an­te la vida. Es dar las gra­cias por el sim­ple he­cho de es­tar vi­vo. Es in­ter­pre­tar to­do lo que nos ocu­rre des­de una ac­ti­tud po­si­ti­va y no de­jar nun­ca que in­flu­yan en nues­tro áni­mo de for­ma ne­ga­ti­va.

La gra­ti­tud es sen­tir apre­cio por la per­so­na que nos ha pres­ta­do su ayu­da sin es­pe­rar na­da a cam­bio. De­be na­cer des­de el co­ra­zón. Mu­chas ve­ces lo que va­lo­ra­mos de la con­duc­ta del otro no es tan­to el ac­to en sí mis­mo co­mo la ama­bi­li­dad y el de­sin­te­rés que nos ha de­mos­tra­do.

El pri­mer pa­so, sin du­da, es la hu­mil­dad. Pa­ra sen­tir­nos ver­da­de­ra­men­te agra­de­ci­dos, de­be­mos ser ca­pa­ces de re­co­no­cer que no somos au­to­su­fi­cien­tes, que ne­ce­si­ta­mos de otras per­so­nas. El ser hu­mano no pue­de ser fe­liz so­lo en el uni­ver­so, ne­ce­si­ta de la co­mu­ni­dad. Cuan­do re­co­no­ce­mos es­to, es cuan­do va­lo­ra­mos de ver­dad lo que los de­más ha­cen por no­so­tros.

Por eso, he­mos de apren­der a dar, pe­ro tam­bién a pe­dir ayu­da y a re­ci­bir­la. Por­que en­ton­ces no so­lo nos sen­ti­mos agra­de­ci­dos, sino que el que da, por nor­ma ge­ne­ral, se sien­te mu­cho me­jor. Por ese mo­ti­vo, de­be­mos de­jar que otras per­so­nas nos ofrez­can ayu­da.

Dar las gra­cias ca­da día por lo que somos y te­ne­mos es un ejer­ci­cio gra­ti­fi­can­te. Son tan­tas y tan­tas las co­sas bue­nas que nos pasan en la vida, em­pe­zan­do por el amor que re­ci­bi­mos de nues­tros pa­dres des­de el mo­men­to de na­cer.

Sos­tie­ne Álex Ro­vi­ra: "La gra­ti­tud es ama­ble, es de­cir, in­vi­ta a amar. Tan­to pa­ra el que la ex­pre­sa co­mo pa­ra el que la re­ci­be, la gra­ti­tud abre la puer­ta a com­par­tir, re­co­no­cer y ce­le­brar el va­lor de lo vi­vi­do y la pre­sen­cia del otro".

El amor, la pro­tec­ción y el cui­da­do con que nos ob­se­quian nues­tros se­res que­ri­dos sue­len ser muy ha­bi­tua­les en nues­tra vida. ¿Y cuán­tas ve­ces se los agra­de­ce­mos?

El si­guien­te pa­so, por lo tan­to, es co­men­zar a ex­pre­sar­les esa gra­ti­tud.

En prin­ci­pio bas­ta­ría con un sim­ple gra­cias, sin­ce­ro y de co­ra­zón, aun­que exis­ten mu­chas for­mas dis­tin­tas de mos­trar­te agra­de­ci­do con al­guien: Una son­ri­sa o un abra­zo. Una carta de agra­de­ci­mien­to. Un no­ti­ta con una fra­se (por ejem­plo, "Gra­cias, eres el me­jor") co­lo­ca­da en un si­tio vi­si­ble pa­ra la otra per­so­na. Unas flo­res o un ob­se­quio sen­ci­llo. Una lla­ma­da por te­lé­fono o in­clu­so un men­sa­je por el mó­vil. Un pla­to fa­vo­ri­to co­ci­na­do con mu­cho amor. Un via­je sor­pre­sa. Una ce­na ro­mán­ti­ca con ve­las. Hay un sin­fín de for­mas de dar las gra­cias, de to­dos los ti­pos y pa­ra to­das las oca­sio­nes. ¡Pue­des ser to­do lo crea­ti­vo y ori­gi­nal que quie­ras! Lo im­por­tan­te es re­co­no­cer esa emo­ción y de­mos­trar al otro tu gra­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.