AR­TE con pes­ca­do

Un ar­tis­ta cria­do en Ru­sia vol­vió a sus raíces ale­ma­nas y des­cu­brió en su pue­blo ori­gi­na­rio el ar­te de crear con el cue­ro de pes­ca­dos que nor­mal­men­te se des­he­cha

Mia - - LUGARES DEL MUNDO -

Ana­tol Don­kan di­bu­ja con el de­do un ma­pa en la me­sa: "Aquí es­tá Ru­sia, ahí el la­go Bai­kal y allí el río Amur. Allí na­cí". Aho­ra, el ar­tis­ta, de 61 años, vi­ve en Viech­tach, una pe­que­ña ciu­dad en el Bos­que de Ba­vie­ra, en el su­r­es­te de Ale­ma­nia. En su ca­sa, de va­rios si­glos de an­ti­güe­dad, si­tua­da de­trás de los cas­ta­ños en la pla­za ma­yor y fren­te a la igle­sia, in­ten­ta re­ani­mar la cul­tu­ra de sus an­te­pa­sa­dos si­be­ria­nos con la ayu­da del cue­ro de pes­ca­do.

"En el pa­sa­do, los na­nai ha­cían to­do a ba­se de cue­ro de pes­ca­do, des­de sus tien­das de cam­pa­ña a ve­las, ro­pa, za­pa­tos", cuen­ta Don­kan. Él mis­mo es un na­nai, pe­ro du­ran­te mu­cho tiem­po no su­po na­da de ese pue­blo ori­gi­na­rio, una di­mi­nu­ta mi­no­ría ét­ni­ca que vi­ve a ori­llas del Amur que mar­ca la fron­te­ra en­tre Ru­sia y Chi­na.

Don­kan se crió en or­fa­na­tos don­de se con­vir­tió en ciu­da­dano ru­so. Du­ran­te la pe­res­troi­ka, le die­ron per­mi­so pa­ra es­tu­diar ar­te en Vla­di­vos­tok y ha­cer via­jes. Don­kar se tras­la­dó a la pa­tria de sus an­te­pa­sa­dos, se en­con­tró con una na­nai an­cia­na y le pre­gun­tó por su cul­tu­ra. "Me di­jo que es­ta­ba te­jien­do un man­to pa­ra un mu­seo. Cuan­do lo to­qué por pri­me­ra vez, me sen­tí in­me­dia­ta­men­te en­tu­sias­ma­do".

An­ti­guos en­tra­ma­dos cru­zan las pa­re­des del mu­seo co­mo una ver­ja de ma­de­ras en­tre­cru­za­das. 1865 di­ce una ins­crip­ción en una vi­ga. Sin em­bar­go, la ca­sa es mu­cho más an­ti­gua: se cons­tru­yó en 1755. La com­pa­ñe­ra de Don­kan, Ma­rei­le Ono­de­ra, la des­cu­brió y, ac­tual­men­te, la pa­re­ja de ar­tis­tas lle­va 11 años vi­vien­do en Viech­tach.

Ono­de­ra, de 73 años, tra­ba­jó en el pa­sa­do en Ja­pón pa­ra mar­cas de mo­da eu­ro­peas y es­tu­dió pin­tu­ra en Viena y Bang­kok. Ade­más, es in­ge­nie­ra ci­vil. Ella mis­ma re­no­vó la ca­sa. Sus co­lo­ri­das obras, pin­ta­das con una mez­cla de téc­ni­cas al es­ti­lo de los clá­si­cos, crean un bo­ni­to con­tras­te con los ob­je­tos de la pe­que­ña ex­po­si­ción na­nai.

Los vi­si­tan­tes pue­den ver to­do, pe­ro mu­chos se que­dan en la plan­ta ba­ja, don­de to­do gi­ra en torno al cue­ro de pes­ca­do. En las vi­tri­nas hay cin­tu­ro­nes, bol­sos, es­tu­ches pa­ra ga­fas, mo­ne­de­ros con as­pec­to de es­ca­mas y de la pa­red cuel­ga un pá­ja­ro mi­to­ló­gi­co de los na­nai, te­ji­do en cue­ro de pes­ca­do.

Cuan­do Don­kan via­ja­ba al río Amur, pa­sa­ba las no­ches en la ca­sa de un cha-

mán. Allí en­con­tró lo que pa­re­cía ser un pe­da­zo de te­la, lo la­vó y vio que era cue­ro de car­pa. "En el agua vol­vió a ser blan­do y elás­ti­co". Don­kan co­men­zó a in­ves­ti­gar, le­yó mu­cho y ex­pe­ri­men­tó con pie­les de pes­ca­do. Sin em­bar­go, no fun­cio­nó has­ta que co­no­ció en Sui­za a un ar­queó­lo­go ex­per­to en cue­ro. A tra­vés de él, se pu­so en con­tac­to con es­pe­cia­lis­tas en to­do el mun­do y apren­dió que no se de­ben usar me­ta­les pe­sa­dos pa­ra cur­tir sino so­lo sus­tan­cias ve­ge­ta­les y agua sa­la­da. "Ac­tual­men­te, tra­ba­jo con mi­mo­sas, cas­ta­ñas y ha­ri­na de ta­ra de Pe­rú", ex­pli­ca Don­kan.

No ne­ce­si­ta preo­cu­par­se por su prin­ci­pal ma­te­ria pri­ma: una gran fá­bri­ca de pes­ca­do en Bre­mer­ha­ven, en el no­roes­te de Ale­ma­nia, le en­vía las pie­les de si­lu­ros y sal­mo­nes con­ser­va­das en hie­lo. "Al prin­ci­pio pen­sa­ban que es­ta­ba lo­co por­que nor­mal­men­te las pie­les de pes­ca­do se ti­ran a la ba­su­ra", re­cuer­da Don­kan.

El cue­ro lo ven­de a ar­te­sa­nos, al­gu­nos de los cua­les son miem­bros de la Aso­cia­ción Mu­seo de Cue­ro de Pes­ca­do. Sin em­bar­go, Don­kan tie­ne una me­ta más am­bi­cio­sa: quie­re in­su­flar nueva vida a las tra­di­cio­nes ol­vi­da­das de los na­nai. Por eso, en la ac­tua­li­dad, es­tá te­jien­do en cue­ro de pes­ca­do leg­gings, guan­tes y cin­tu­ro­nes de los tra­jes tí­pi­cos na­nai.

In­for­ma­ción bá­si­ca: Mu­seo de Cue­ro de Pes­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.