Eu­ca­lip­to, la ma­de­ra sus­ten­ta­ble

Mia - - MINIMOLDE -

Re­em­pla­za el uso de ma­de­ras na­ti­vas tra­di­cio­na­les y per­mi­te con­ser­var bos­ques na­ti­vos ofre­cien­do al mer­ca­do una ma­de­ra de ca­li­dad a un pre­cio muy com­pe­ti­ti­vo. El eu­ca­lip­to es una ma­de­ra de ex­ce­len­te ca­li­dad, sus­ten­ta­ble y de pre­cio­sa es­té­ti­ca. Se des­ta­ca por un ve­tea­do de­li­ca­do, con­ti­nuo y agra­da­ble a los sen­ti­dos. De gran po­ten­cial en el mer­ca­do, gra­cias a su ver­sa­ti­li­dad y mul­ti­pli­ci­dad de apli­ca­cio­nes -pi­sos, mol­du­ras, ma­chim­bres, aber­tu­ras, ta­ble­ros, mue­bles, decks y has­ta pos­tes de luz-, es una de las ma­de­ras más bus­ca­das por su du­ra­bi­li­dad, re­sis­ten­cia y sus­ten­ta­bi­li­dad. Ma­te­rial ideal pa­ra cons­truir to­do ti­po de obras y pro­yec­tos, ya sea en car­pin­te­ría de ex­te­rior co­mo in­te­rior, la du­ra­bi­li­dad del eu­ca­lip­to en el ex­te­rior, en con­tac­to di­rec­to con el sue­lo, va­ría de unos 5 a 20 años, de­pen­dien­do en gran me­di­da del tra­ta­mien­to de im­preg­na­ción (por ejem­plo pos­tes de alumbrado). En ex­te­rior -y sin con­tac­to con el sue­lo-, es­ta ma­de­ra tie­ne una du­ra­bi­li­dad de 15 a 40 años, de­pen­dien­do del tra­ta­mien­to y man­ten­ción que re­ci­ba.

Por ello el eu­ca­lip­to ha re­em­pla­za­do a las ma­de­ras na­ti­vas du­ras tra­di­cio­na­les y hoy se lo uti­li­za en la cons­truc­ción de decks, pér­go­las, tran­que­ras, cer­cos, mue­bles de ex­te­rior y glo­rie­tas.

Los ma­ti­ces y to­na­li­da­des que ofre­ce el eu­ca­lip­to lo ha­ce un ma­te­rial de gran ver­sa­ti­li­dad y se lo pue­de adap­tar a to­do ti­po de di­se­ños.Ya sea con un in­ten­so co­lor ro­ji­zo os­cu­ro o en un tono más cla­ro, ca­rac­te­rís­ti­co del eu­ca­lip­to gran­dis, es­ta ma­de­ra se des­ta­ca por ser uni­for­me, ca­si li­bre de nu­dos y te­ner un ve­tea­do de­li­ca­do, con­ti­nuo y agra­da­ble a los sen­ti­dos. Con una nueva ge­ne­ra­ción de tra­ta­mien­to de bar­ni­ces, la­cas y otros pro­tec­to­res, se pue­de lo­grar una es­té­ti­ca si­mi­lar o su­pe­rior a las es­pe­cies na­ti­vas a un cos­to com­pe­ti­ti­vo y sin da­ñar el me­dio am­bien­te.

El de­sa­rro­llo de la plan­ta­ción de Eu­ca­lip­to en for­ma in­dus­trial ha si­do fun­da­men­tal pa­ra ge­ne­rar un cam­bio de cul­tu­ra en el uso ma­de­re­ro, sien­do una so­lu­ción pa­ra qui­tar pre­sión al uso de ma­de­ras na­ti­vas. Jus­ta­men­te, es­te ti­po de ma­de­ra es un pro­duc­to re­no­va­ble y re­ci­cla­ble, ya que pro­vie­ne de plan­ta­cio­nes ar­ti­fi­cia­les y cer­ti­fi­ca- das por ri­gu­ro­sos sis­te­mas, ya sea na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal. De he­cho, en Ar­gen­ti­na exis­ten al­re­de­dor de 400 mil hec­tá­reas plan­ta­das, la ma­yo­ría en el nor­te de En­tre Ríos y sur de Co­rrien­tes.

Es in­dis­cu­ti­ble que el mun­do ca­mi­na ha­cia el uso de los re­cur­sos na­tu­ra­les ca­da vez más sos­te­ni­bles pa­ra ga­ran­ti­zar a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, go­zar de los mis­mos re­cur­sos que se dis­po­nen hoy en día. La ma­de­ra no só­lo con­tri­bu­ye a brin­dar efi­cien­cia tér­mi­ca aho­rran­do ener­gías re­no­va­bles y no re­no­va­bles sino que ade­más des­de el árbol has­ta con­ver­tir­se en un pro­duc­to ma­de­re­ro, pres­ta un ser­vi­cio am­bien­tal a to­da la hu­ma­ni­dad pro­du­cien­do oxí­geno y se­cues­tran­do C02 que que­da al­ma­ce­na­do en ca­da pro­duc­to ya sean bas­ti­do­res, ta­blas o ma­chim­bre por ejem­plo. La ma­de­ra ade­más es el úni­co ma­te­rial de la cons­truc­ción re­no­va­ble, re­ci­cla­ble y re­uti­li­za­ble y el uso de ener­gía pa­ra pro­du­cir­lo es in­fi­ni­ta­men­te in­fe­rior al del ace­ro, la­dri­llos o ce­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.