¿Por qué ron­ro­nean?

Ese so­ni­do par­ti­cu­lar de va­rios fe­li­nos que sue­le gus­tar­le mu­cho a los hu­ma­nos tie­ne más de una in­ter­pre­ta­ción tan­to en­tre ellos co­mo en su re­la­ción con sus due­ños

Mia - - MASCOTAS -

Mu­chas per­so­nas tra­du­cen el ron­ro­neo del ga­to co­mo una es­pe­cie de son­ri­sa. Así co­mo la gen­te pue­de son­reír por mo­ti­vos muy di­fe­ren­tes, co­mo ale­gría o in­se­gu­ri­dad, el asun­to en los ga­tos es bas­tan­te si­mi­lar.

"Pa­ra es­tos fe­li­nos, ron­ro­near es un mo­do de ex­pre­sar cues­tio­nes muy dis­tin­tas. Pue­de ser una se­ñal de pla­cer y de fe­li­ci­dad, pe­ro tam­bién de ham­bre, mie­do

o do­lor", ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta Hei­di Ber­nauer. Lo que su­ce­de es que el ron­ro­neo se­cre­ta hor­mo­nas de fe­li­ci­dad, y en­ton­ces los ga­tos, al ron­ro­near, se trans­mi­ten tran­qui­li­dad a sí mis­mos, a sus com­pa­ñe­ros de es­pe­cie y a las per­so­nas.

Las hem­bras ron­ro­nean al pa­rir pa­ra con­tro­lar el do­lor y des­pués, una vez que los ga­ti­tos es­tán en el mun­do, ron­ro­nean pa­ra in­di­car­les el ca­mino ha­cia la co­mi­da y el ca­lor de su cuer­po por­que los re­cién na­ci­dos no tie­nen desa­rro­lla­da ni la vis­ta, ni el oí­do, con lo cual se orien­tan por las vi­bra­cio­nes de su ma­dre. Ade­más, el ca­lor del cuer­po ma­terno es vi­tal por­que los pe­que­ños no es­tán en con­di­cio­nes de

re­gu­lar sus tem­pe­ra­tu­ras.

Cuan­do son ca­cho­rros, tam­bién sue­len ron­ro­near co­mo una in­vi­ta­ción a ju­gar. Los ga­tos "ami­gos" pue­den ron­ro­near pa­ra sa­lu­dar­se, mien­tras que los más do­mi­nan­tes pue­den ha­cer­lo pa­ra dar­le a en­ten­der al ga­to más dé­bil que no re­pre­sen­tan nin­gún pe­li­gro.

"Han apren­di­do a ha­cer uso del ron­ro­neo de dis­tin­tas ma­ne­ras, tam­bién en in­ter­ac­ción con las per­so­nas. Por ejem­plo hay una es­pe­cie de ron­ro­neo pe­di­güe­ño, que es muy si­mi­lar a los gri­tos que da un be­bé y que es im­ple­men­ta­do cuan­do el ga­to quie­re lo­grar que en ca­sa, tar­de o tem­prano, le den al­go de co­mer", ex­pli­ca la experta.

Co­mo aún no se sa­be cuál fue el ori­gen de es­te so­ni­do, una hi­pó­te­sis di­ce que los ga­tos tie­nen una hio­des du­ra que les per­mi­te ron­ro­near en for­ma con­ti­nua. Otros sos­tie­nen que la aor­ta es la que ha­ce que los so­ni­dos ga­tu­nos se con­vier­tan en un ron­ro­neo. Lo cier­to es que, se­gún las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes, ese so­ni­do tan ca­rac­te­rís­ti­co apa­re­ce cuan­do las cuer­das vo­ca­les cho­can.

De to­dos mo­dos, los ga­tos no na­cen ron­ro­nean­do: lo ha­cen des­de pe­que­ños, pe­ro su sis­te­ma neu­ro­mus­cu­lar de­be desa­rro­llar­se pa­ra que sue­nen co­mo sus ma­yo­res.

¿Y to­do eso pa­ra qué? El pro­fe­sor Leo Brunn­berg, de la Uni­ver­si­dad Li­bre de Ber­lín, lle­gó a la con­clu­sión de que el so­ni­do del ron­ro­neo ayu­da en los pro­ce­so de au­to­cu­ra­ción de he­ri­das o in­clu­so de frac­tu­ras. Las vi­bra­cio­nes que libera el so­ni­do ac­túan co­mo un es­tí­mu­lo so­bre los múscu­los, alien­tan el cre­ci­mien­to óseo y pro­mue­ven el pro­ce­so re­ge­ne­ra­ti­vo.

El efec­to sa­na­dor del ron­ro­neo po­dría com­pa­rar­se con el en­tre­na­mien­to con vi­bra­cio­nes al que re­cu­rren los de­por­tis­tas pa­ra for­ta­le­cer sus múscu­los y hue­sos. En ese ca­so, se re­co­mien­da apli­car en­tre 5 y 60 hertz.

Pe­ro, más allá de es­tas de­ri­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, lo cier­to es que el ron­ro­neo de los ga­tos tam­bién les ha­ce muy bien a los hu­ma­nos y así es co­mo exis­ten te­ra­pias pa­ra per­so­nas trau­ma­das o con dis­fun­cio­nes cró­ni­cas o psi­co­so­má­ti­cas en la que la par­ti­ci­pa­ción del ga­to es una pie­za im­por­tan­te. La Uni­ver­si­dad de Mi­ne­so­ta, Es­ta­dos Uni­dos, lle­vó ade­lan­te un es­tu­dio en el que lle­gó a la con­clu­sión de que el ron­ro­neo ha­ce ba­jar la pre­sión ar­te­rial y, por tan­to, el ries­go a su­frir un in­far­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.