Ra­mo oto­ñal

Las flo­res no de­ben ser pro­pie­dad ex­clu­si­va de la pri­ma­ve­ra. Mien­tras to­do se po­ne mus­tio, po­de­mos dar­le co­lor al jar­dín

Mia - - JARDINERÍA -

Que el jar­dín, el pa­tio o el bal­cón co­mien­ce a lle­nar­se de ho­jas se­cas no im­pi­de que per­da­mos el co­lor y la ale­gría de las flo­res. Pa­ra eso, es esen­cial sa­ber cuá­les son las es­pe­cies que flo­re­cen en oto­ño.

✖ Pen­sa­mien­to. Es­ta plan­ta des­ta­ca por su co­lo­ri­do en to­na­li­da­des vio­le­tas, púr­pu­ras li­las y es ideal pa­ra el ex­te­rior, ya que re­sis­te per­fec­ta­men­te las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Ne­ce­si­ta sue­los ri­cos en nu­trien­tes pa­ra un buen cre­ci­mien­to y me­jor flo­ra­ción. Siem­pre hay que po­ner­las al sol o cer­ca­nas a fuen­tes de luz na­tu­ral. Pa­ra ase­gu­rar­se que flo­rez­ca to­do el año, la tie­rra de­be es­tar lo su­fi­cien­te­men­te hú­me­da.

✖ Hi­bis­co. Acá co­no­ci­da co­mo ro­sa chi­na, es una plan­ta re­fres­can­te, de po­der an­ti­oxi­dan­te y pa­ra hi­dra­tar la piel. Tam­bién es­ti­mu­la el ri­ñón y el hí­ga­do. Así que, ade­más de dar co­lor al jar­dín, se pue­den usar flo­res y ho­jas pa­ra pre­pa­rar in­fu­sio­nes. Es una plan­ta pro­ce­den­te de las re­gio­nes tro­pi­ca­les de Áfri­ca, de flo­res de lla­ma­ti­vos cá­li­ces ro­jos, que contienen una gran can­ti­dad de vi­ta­mi­na C.

✖ Da­lias. Es una es­pe­cie pro­pia de Mé­xi­co, de he­cho, con­si­de­ra­da la flor na­cio­nal az­te­ca. Tie­ne ho­jas de for­ma trian­gu­lar y mar­gen den­ti­cu­la­do y una ra­mi­fi­ca­ción des­or­de­na­da, so­la­men­te di­ri­gi­da por los ra­yos so­la­res, pe­ro tam­bién pue­de for­mar una ma­ta den­sa y con un gran nú­me­ro de ho­jas. Las flo­res se pre­sen­tan reuni­das en unas ra- mi­lle­tes de buen ta­ma­ño, ya que pue­den lle­gar a me­dir 15 cm de diá­me­tro. Tie­nen una gran va­rie­dad de for­mas y siem­pre van acom­pa­ña­das de es­plén­di­dos y her­mo­sos co­lo­res. Es re­sis­ten­te a las tem­pe­ra­tu­ras ba­jas, sin em­bar­go no lo es tan­to a las al­tas.

✖ Cri­san­te­mos. Es una plan­ta de ori­gen asiá­ti­co, aun­que es­tá com­ple­ta­men­te ex­ten­di­da por to­do el mun­do. Es una flor her­mo­sa que, a pe­sar de su apa­rien­cia so­fis­ti­ca­da, es una de las más an­ti­guas que exis­ten. Se ca­rac­te­ri­zan por ser re­sis­ten­tes y muy fá­ci­les de cul­ti­var y aun­que pre­fie­ren la luz del ex­te­rior, tam­bién se de­jan mi­mar si las cul­ti­va­mos den­tro de ca­sa. Sus ho­jas pue­den ser li­sas o ru­go­sas, re­cu­bier­tas de un pol­vo blan­co que les da un tono gri­sá­ceo. En cuan­to a sus flo­res, tie­nen gran­des ca­be­zas flo­ra­les de co­lor blan­co o de to­nos vi­vos co­mo el ama­ri­llo, na­ran­ja y ro­sa. Pre­fie­ren los cli­mas fríos, ya que las tem­pe­ra­tu­ras cá­li­das acor­tan su pe­río­do de flo­ra­ción.

¿Qué otras ele­gir?

Age­ra­tum, Ama­rant­hus, An­tirrhi­num, Cal­ceo­la­ria, Ca­lén­du­la, Ca­llis­tep­hus, Clar­kia, Co­baea, Cos­mos, Diant­hus, Ga­za­nia, Im­pa­tiens, Lathy­rus, Ni­co­tia­na, Pe­tu­nia, Rud­be­chia, Sal­via, Sca­bio­sa, Ta­ge­tes, Thun­ber­gia, Tro­paeo­lum, Vio­la, Zin­nia.

Ha­cia me­dia­dos y fi­na­les de la es­ta­ción rei­nan las vio­las y vio­le­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.