Cuan­do les re­ga­lan di­ne­ro

No so­la­men­te se cues­tio­na si en el ca­so de ni­ños y ado­les­cen­tes es una bue­na elec­ción sino qué ha­cer co­mo pa­dres pa­ra evi­tar que lo mal­gas­ten

Mia - - HIJOS -

Lle­ga la co­mu­nión, el cum­plea­ños de 15 o del fin de la es­cue­la se­cun­da­ria y la abue­la vie­ne con una son­ri­sa ge­ne­ro­sa y di­ce: "Es­to es pa­ra vos", y en­tre­ga un so­bre con di­ne­ro. Los tíos se su­man, al­gu­nos ami­gos de la fa­mi­lia tam­bién y, de pron­to, el mon­to no es tan me­nor.

¿Es bueno que chi­cos y ado­les­cen­tes re­ci­ban di­ne­ro co­mo re­ga­lo? Cuan­do lo re­ci­ben, los pa­dres ¿de­ben de­jar que lo gas­ten a su cri­te­rio o guar­dar­lo co­mo una for­ma de aho­rro? En cual­quier ca­so, so­bre to­do cuan­do los hi­jos aún son ni­ños, ge­ne­ra en los pa­dres un con­flic­to mo­ral por­que en reali­dad el di­ne­ro es pa­ra que los ni­ños lo dis­fru­ten y ha­gan lo que quie­ran pe­ro, al mis­mo tiem­po, no qui­sie­ran que gas­ta­sen to­do en sa­li­das o en una to­ne­la­da de go­lo­si­nas.

Uno de los pri­me­ros pa­sos a dar, acuer­dan los es­pe­cia­lis­tas, es que los pa­dres con­ver­sen en­tre sí y se pon­gan de acuer­do an­tes de acon­se­jar al hi­jo en qué gas­tar. Tal vez quie­ra un nue­vo ce­lu­lar, co­no­cer un lu­gar que le gus­ta o un ju­gue­te desea­do por mu­cho tiem­po. Así, se pue­de ir guian­do al ni­ño o ado­les­cen­te pa­ra que ha­cien­do un buen uso del di­ne­ro re­ci­bi­do ten­ga una ex­pe­rien­cia que le de­je al­go es­pe­cial.

No se tra­ta de in­du­cir de­seos sino de en­se­ñar­les a tomar de­ci­sio­nes, a pen­sar de al­gún mo­do qué les sir­va a me­diano pla­zo o qué se­ría más bien efí­me­ro. De es­te mo­do, los re­ga­los de di­ne­ro pue­den for­mar par­te de un apren­di­za­je por­que, por un la­do, sir­ven pa­ra que los jó­ve­nes co­mien­cen a pen­sar en có­mo in­ver­tir me­jor lo que tie­nen y, por otro, a so­pe­sar las dis­tin­tas "ca­li­da­des" de lo que desean. Es de­cir, es una com­po­nen­te más del pro­ce­so de in­de­pen­di­za­ción.

Un pro­ble­ma muy ha­bi­tual con los me­no­res es la com­pa­ra­ción per­ma­nen­te con otros. "To­dos tie­nen el úl­ti­mo ce­lu­lar, yo tam­bién lo quie­ro y quie­ro que me re­ga­len di­ne­ro pa­ra com­prar­lo en mi cum­plea­ños". En es­te ca­so, lo fun­da­men­tal es ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que en los gru­pos no sur­ja una "en­vi­dia so­cial", es de­cir, irri­ta­ción por los dis­tin­tos ni­ve­les de vida de ca­da uno. No es un te­ma sen­ci­llo, pe­ro es al­go que se pue­de ir tra­ba­jan­do des­de que los ni­ños son pe­que­ños, en­se­ñán­do­les a com­par­tir y a no po­ner el fo­co en lo que tie­nen o no sus com­pa­ñe­ros.

Esa con­cien­ti­za­ción hay que tra­ba­jar­la no só­lo den­tro de las fa­mi­lias que "no tie­nen tan­to", sino tam­bién jus­ta­men­te en aque­llos se­nos fa­mi­lia­res que lo tie­nen to­do. Es bueno que los jó­ve­nes que tie­nen mu­cho apren­dan a des­pren­der­se de las co­sas, a re­ga­lar o a com­par­tir, a ver que lo prin­ci­pal no es po­der ha­cer al­go, sino ha­cer­lo jun­to con otros. ¿De qué le ser­vi­ría a una ni­ña te­ner ro­pa pa­ra cam­biar to­dos los fi­nes de se­ma­na a ca­bal­gar si no tie­ne con quién sa­lir?

Re­ga­lar o com­par­tir par­te de los ob­se­quios que se re­ci­ben va for­man­do a los jó­ve­nes y, en ese sen­ti­do, tam­bién es muy re­co­men­da­ble que los pa­dres apro­ve­chen las opor­tu­ni­da­des que dan las gran­des ce­le­bra­cio­nes pa­ra ins­ta­lar es­tos com­por­ta­mien­tos. Si el ni­ño que re­ci­be di­ne­ro por la co­mu­nión, eli­ge que lo lle­ven a una re­ser­va de ani­ma­les, se le pue­de su­ge­rir que in­vi­te a un ami­gui­to, por ejem­plo.

Tam­bién se pue­de ir un pa­so más allá e in­cen­ti­var las de­ci­sio­nes gru­pa­les: ¿por qué no ele­gir un pa­seo que pue­da ha­cer to­da la fa­mi­lia y que to­dos con­tri­bu­yan a pa­gar lo que al­guien no pue­de pa­ra que vaya? ¿O qué tal se­ría si to­dos los que re­ci­bie­ron di­ne­ro do­na­ran una par­te a al­gún pro­yec­to con el que es­tu­vie­ron tra­ba­jan­do en la es­cue­la?

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, los re­ga­los de di­ne­ro que se les ha­cen a ni­ños y jó­ve­nes no es­tán na­da mal. Son una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer, pa­ra apren­der a cum­plir de­seos sin de­jar de res­pal­dar a otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.