La PE­LEA por ayu­dar­los a cam­biar

Que usen un an­da­dor o acep­ten me­jo­ras en la ca­sa pue­de ser la peor ba­ta­lla con los adul­tos ma­yo­res. Có­mo acom­pa­ñar­los en las tran­si­cio­nes

Mia - - TERCERA EDAD -

Los cam­bios de há­bi­tos des­pués de de­ter­mi­na­da edad em­pie­zan a ser un ba­ta­lla con los adul­tos ma­yo­res. Por ejem­plo, sa­lir de com­pras cuan­do hay pro­ble­mas de mo­vi­li­dad que fa­ci­li­ta­ría el uso de un an­da­dor, la so­lu­ción pa­ra ga­nar es­ta­bi­li­dad y po­der car­gar co­sas pue­de ser la ma­dre de las ba­ta­llas. Pro­po­ner­le eso a un ma­yor pue­de te­ner la si­guien­te res­pues­ta: "No lo ne­ce­si­to", "No quie­ro usar al­go así" ¿Por qué ha­cen eso?

A mu­chos adul­tos ma­yo­res les cues­ta adap­tar­se o in­clu­so acep­tar los cam­bios. Qui­sie­ran que to­do si­guie­ra sien­do co­mo era. Es más, in­clu­so quie­nes so­lían te­ner un es­pí­ri­tu em­pren­de­dor y aven­tu­re­ro, se mues­tran rea­cios a des­cu­brir co­sas nue­vas cuan­do se ha­cen ma­yo­res ¿Qué se pue­de ha­cer pa­ra re­cu­pe­rar esa pre­dis­po­si­ción al cam­bio?

Es un te­ma cru­cial, por­que se da en to­dos los as­pec­tos de la vida y les pa­sa a to­dos. Si hay que cam­biar mue­bles de lu­gar, ellos lo úni­co que ven es es­trés.

Por su­pues­to, su bie­nes­tar de­pen­de de la si­tua­ción ge­ne­ral, de có­mo es­tán fí­si­ca­men­te, si sien­ten do­lo­res o no, si tie­nen car­gas emo­cio­na­les muy fuer­tes co­mo por ejem­plo la pér­di­da de su pa­re­ja o si es­tán es­tre­sa­dos por su si­tua­ción eco­nó­mi­ca o fa­mi­liar. Esas ra­zo­nes a ve­ces vuel­ven a la per­so­na más in­fle­xi­ble.

Sin em­bar­go, la ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal se da en to­dos. La res­pon­sa­bi­li­dad no es de los cam­bios a ni­vel ce­re- bral, se­gún ex­pli­ca el neu­ró­lo­go Ge­rald Hüt­her. El ce­re­bro, sos­tie­ne el es­pe­cia­lis­ta, pue­de se­guir apren­dien­do siem­pre. "Ha­cer ex­pe­rien­cias nue­vas y des­cu­brir co­sas ge­ne­ra ale­gría", ase­gu­ra Hút­her, por­que el ce­re­bro ac­ti­va el cen­tro de re­com­pen­sas y se­cre­ta sus­tan­cias co­mo la se­ro­to­ni­na, la do­pa­mi­na o la no­ra­der­na­li­na, con­si­de­ra­das hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad que se ven re­for­za­das por las nue­vas ex­pe­rien­cias. "Ha­cen que el ce­re­bro apren­da y se ha­bi­túe a los cam­bios", ex­pli­ca Hüt­her. Con­clu­sión: las fun­cio­nes ce­re­bra­les no ne­ce­sa­ria­men­te de­caen, sal­vo que uno se lo per­mi­ta.. Pe­ro en­ton­ces, ¿por qué la gen­te ma­yor pier­de la ale­gría del des­cu­bri­mien­to?

Qué ha­cer

Lo prin­ci­pal es que los alle­ga­dos y fa­mi­lia­res no ejer­zan de­ma­sia­da pre­sión. "Las ga­nas de asu­mir desafíos nue­vos de­ben sur­gir de la per­so­na, de su pro­pia vo­lun­tad", aler­ta Hüt­her. Por su­pues­to, hay mo­dos de es­ti­mu­lar esas ga­nas, co­mo

ir jun­tos al cine o pro­po­ner ex­cur­sio­nes fa­mi­lia­res que abran ese ape­ti­to. Lo que sí de­be­ría evi­tar­se es cri­ti­car la si­tua­ción por­que eso ti­ra a cual­quie­ra aba­jo.

Al­gu­nos an­cia­nos o ma­yo­res di­cen que pa­ra ellos "ya no va­le la pe­na" ha­cer al­go nue­vo. Por lo ge­ne­ral, tie­nen una ima­gen ne­ga­ti­va de la ve­jez. Allí lo que ayu­da es ha­cer­les ver que pue­den cam­biar su vida po­si­ti­va­men­te. Por ejem­plo, si el de­par­ta­men­to se adap­ta a su si­tua­ción de mo­tri­ci­dad, tal vez la per­so­na vea que pue­de vol­ver a ha­cer mu­chas co­sas so­la, sin te­ner que re­cu­rrir a la ayu­da de otros.

Si se ins­ta­la al­gún ar­te­fac­to nue­vo, la di­fe­ren­cia ra­di­cal la ha­rá la pa­cien­cia al en­se­ñar­le el fun­cio­na­mien­to: no hay que po­ner­se an­sio­so, se de­be con­ser­var la pa­cien­cia, po­ner­se en el lu­gar del otro, ex­pli­car­le el me­ca­nis­mo las ve­ces que sea ne­ce­sa­rio y lue­go pe­dir­le que lo ha­ga, alen­tán­do­lo a pro­bar to­das las ve­ces que quie­ra.

Ade­más, tan­to ex­pli­can­do al­go so­bre un mi­cro­on­das o so­bre un an­da­dor, lo fun­da­men­tal es no pa­sar por al­to las in­se­gu­ri­da­des y los mie­dos de la per­so­na ma­yor. "Pa­ra mu­chos, el an­da­dor, de só­lo ver­lo, es un sín­to­ma de dis­ca­pa­ci­dad", ex­pli­can los ex­per­tos. Por eso, lo re­cha­zan aun­que sea su­ma­men­te útil. En ese mo­men­to, lo úni­co que pue­de ayu­dar es ha­blar y ha­cer al­gu­nas prue­bas, ver si con la prác­ti­ca se pue­den ir ta­chan­do pre­jui­cios.

Acom­pa­ñar en esos pri­me­ros pa­sos a los ma­yo­res es cru­cial. No im­por­ta si se tra­ta de ir a un ca­fé don­de se ha­cen en­cuen­tros de ju­bi­la­dos o si es una cla­se de bai­le. Si uno los acom­pa­ña en esa tran­si­ción, ellos tal vez pue­dan ir de­jan­do de la­do sus mie­dos y en­ta­blar un buen víncu­lo con la nueva ac­ti­vi­dad.

Lo mis­mo va­le si uno quie­re que ten­gan ayu­da do­més­ti­ca. La gen­te ma­yor siem­pre la re­cha­za, pe­ro si se la in­vi­ta a ha­cer una "prue­ba" co­mo pa­ra que to­dos se co­noz­can, pue­de que quien ne­ce­si­te ayu­da se dé cuen­ta de que no es­ta­ría na­da mal. Es más, a ve­ces en­tien­den que esa pre­sen­cia les en­ri­que­ce el día, por­que les cuen­ta his­to­rias de su vida, de la ca­lle, de su pro­pia fa­mi­lia o de otros barrios mien­tras, ade­más, da una mano en los queha­ce­res.

Si uno ayu­da a sus ma­yo­res a en­trar en esos mun­dos nue­vos, mu­chas ve­ces ellos ter­mi­nan di­cien­do: "Sí, la ver­dad, fue una bue­na idea".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.