SO­LOS a los 30

Es­ta ten­den­cia crece en­tre los más jó­ve­nes que efec­ti­va­men­te vi­ven sin na­die o no tie­nen ami­gos da­das sus múl­ti­ples ta­reas

Mia - - PSICOLOGÍA -

Un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad del Ruhr de Ale­ma­nia lle­gó a la con­clu­sión de que los gru­pos prin­ci­pa­les que pa­de­cían so­le­dad es­ta­ban en­tre los 30 y 34 y a par­tir de los 65 años. Sa­ber que es­ta pro­ble­má­ti­ca afec­ta­ba a gen­te tan jo­ven fue sor­pren­den­te pa­ra el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res.

Tal vez esa sen­sa­ción de so­le­dad se dé tan­to a los 30 "por­que es la edad en la que se plan­tea to­do al mis­mo tiem­po: hi­jos, as­cen­so la­bo­ral, ca­sa pro­pia. y to­do eso jun­to de­ja muy po­co tiem­po pa­ra los ami­gos", ex­pli­ca la pro­fe­so­ra Mai­ke Luh­mann.

Tam­bién es la edad en la que se da el ca­so con­tra­rio: mu­chos vi­ven so­los y se pre­gun­tan si no de­be­rían es­tar en pa­re­ja, te­ner hi­jos, es­tar ro­dea­dos de ami­gos y esos in­te­rro­gan­tes, de pron­to, en­fren­tan a la so­le­dad.

Lo cier­to es que la so­le­dad pue­de te­ner un im­pac­to muy ne­ga­ti­vo en la ca­li­dad de vida. "Es­tá vis­to que las per­so­nas que se sien­ten cró­ni­ca­men­te so­las tie­nen una ma­yor ten­den­cia a en­fer­mar", di­ce Luh­mann. Es­tar so­lo no es lo mis­mo que sen­tir­se so­lo, por eso, Luh­mann ex­pli­ca que no to­das las per­so­nas que pasan mu­cho tiem­po en so­le­dad se sien­ten so­las. Ella di­ce que esa sen­sa­ción se da, por ejem­plo, cuan­do uno tie­ne me­nos con­tac­tos so­cia­les de los que se que­rría. Si esa sen­sa­ción se pro­lon­ga en el tiem­po, uno va sin­tién­do­se ca­da vez más in­fe­liz.

Pe­ro en­ton­ces, ¿qué se pue­de ha­cer si uno sa­be que un ami­go se sien­te so­lo? Co­mo pri­mer pa­so, es im­por­tan­te plan­tear­se el te­ma des­de un pun­to de vis­ta crí­ti­co, al me­nos eso es lo que re­co­mien­da la psi­có­lo­ga Bir­git Spies­hö­fer, que di­ce que mu­chas ve­ces a uno mis­mo le lla­ma la aten­ción en los ami­gos lo que pa­ra uno tam­bién es un pro­ble­ma.

Lue­go, se pue­de plan­tear el te­ma. Mu­chas ve­ces ha­blar abier­ta­men­te ha­ce que to­do se vuel­va un po­co más lle­va­de­ro, que pier­da su pe­so. Lo im­por­tan­te es que la per­so­na que se sien­te so­la no ter­mi­ne pen­san­do "no le cai­go bien a na­die", ni que busque re­fu­gio en adic­cio­nes o con­duc­tas po­co sa­nas, ya sea re­cu­rrien­do a los me­di­ca­men­tos, al al­cohol o a la co­mi­da en des­me­di­da. Si esa car­ga se dis­pa­ra pue­de caer­se en una de­pre­sión o en ata­ques de pá­ni­co.

Pe­ro la pre­dis­po­si­ción a ha­blar ya es un muy buen pri­mer pa­so. Si el afec­ta­do pue­de ha­blar del te­ma con otro, se sen­ti­rá acom­pa­ña­do, y tal vez, pen­san­do con esa otra per­so­na, en­cuen­tre vías pa­ra sa­lir de su so­le­dad. Uno, co­mo ami­go, pue­de alen­tar a que el otro co­noz­ca gen­te nueva yen­do, por ejem­plo, a los pri­me­ros en­cuen­tros que ten­ga con per­so­nas que va co­no­cien­do. Tam­bién le pue­de re­co­men­dar que vaya a un co­ro o a un club de­por­ti­vo, ade­más de in­vi­tar­lo a sa­lir con el gru­po que uno ya tie­ne.

Pe­ro por su­pues­to, to­do de­pen­de­rá de la ac­ti­tud que le pon­ga la per­so­na que se sien­te so­la, de có­mo en­ca­ra al­go que re­co­no­ce co­mo un pro­ble­ma. De to­dos mo­dos, ayu­dar­la a abrir los círcu­los y a pen­sar­se en su re­la­ción con otros pue­de ser el pri­mer pa­so pa­ra que sal­ga de esa si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.