Es­cle­ro­te­ra­pia, un ali­vio pa­ra las pier­nas va­ri­co­sas

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Ono­ra­ti* Por Dr. Da­niel Ro­ber­to *Pre­si­den­te del Con­gre­so Ar­gen­tino de Fle­bo­lo­gía y Lin­fo­lo­gía (www.va­ri­cesy­cir­cu­la­cion.com)

Es­ta téc­ni­ca pa­ra tra­tar las vá­ri­ces, ofre­ces re­sul­ta­dos se­me­jan­tes a la ci­ru­gía, pe­ro sin la in­va­si­vi­dad de és­ta y con me­jo­rías in­me­dia­tas. Es­ta con­sis­te en mez­clar el lí­qui­do con ai­re, for­man­do así una es­pu­ma que per­ma­ne­ce más tiem­po en con­tac­to con la pa­red de la ve­na va­ri­co­sa, con­si­guien­do ma­yor efec­to es­cle­ro­san­te ya que el lí­qui­do per­ma­ne­ce más tiem­po en con­tac­to con la pa­red de la ve­na, lle­van­do al cie­rre de és­ta.

Cuan­do una ve­na se di­la­ta por ac­ción del au­men­to de pre­sión en su in­te­rior (per­so­nas que per­ma­ne­cen pa­ra­das por lar­gos pe­río­dos de tiem­po, obe­si­dad, trom­bo­sis ve­no­sas), la san­gre tie­ne se­ve­ras di­fi­cul­ta­des pa­ra as­cen­der al co­ra­zón, per­ma­ne­cien­do de­te­ni­da en los miem­bros in­fe­rio­res ylle­van­do a la pro­duc­ción de va­ri­ces con to­do el cor­te­jo sin­to­má­ti­co de do­lor, hin­cha­zón, ca­lam­bres, pru­ri­to y dis­tin­tos tras­tor­nos en piel que van des­de el ec­ze­ma has­ta la úl­ce­ra de pier­na.

An­tes de la es­pu­ma, el es­cle­ro­san­te se in­yec­ta­ba en for­ma de lí­qui­do; cuan­do no se con­se­guía el efec­to desea­do, no ha­bía otra al­ter­na­ti­va que au­men­tar la do­sis o la con­cen­tra­ción del mis­mo. Gra­cias a es­ta nueva al­ter­na­ti­va de es­pu­ma, los fle­bó­lo­gos pue­den lle­gar a los mis­mos re­sul­ta­dos con más seguridad y me­nos do­sis.

Así pue­den tra­tar­se to­do ti­po de va­ri­ces, sin cam­biar los prin­ci­pios de la es­cle­ro­te­ra­pia. En el ca­so de gran­des ve­nas es re­co­men­da­ble la in­yec­ción con con­trol eco­grá­fi­co (ecoDop­pler), a fin de ase­gu­rar­nos que ha­ya si­do den­tro de la ve­na a tra­tar. Los cui­da­dos pos­te­rio­res son idén­ti­cos a los de la es­cle­ro­te­ra­pia con­ven­cio­nal, uti­li­zan­do una ven­da elás­ti­ca por 6 ho­ras des­pués de la in­yec­ción.

La mi­cro­es­pu­ma ha si­do una re­vo­lu­ción en la es­cle­ro­te­ra­pia de las va­ri­ces y en ma­nos de un es­pe­cia­lis­ta en­tre­na­do ofre­ce los mis­mos re­sul­ta­dos que la ci­ru­gía pe­ro sin la in­va­si­vi­dad de es­ta. Lue­go de la se­sión el pa­cien­te pue­de re­in­te­grar­se de in­me­dia­to a sus ta­reas ha­bi­tua­les y sin pen­sar en cui­da­dos es­pe­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.