RE­ME­DIOS VER­DES

Mia - - SALUD -

SAU­CE BLAN­CO No hay me­jor anal­gé­si­co na­tu­ral que la cor­te­za de sau­ce blan­co, que con­tie­ne com­pues­tos co­mo el áci­do sa­li­cí­li­co, pre­cur­sor de la fa­mo­sa as­pi­ri­na (áci­do ace­til sa­li­cí­li­co). Se pue­den to­mar has­ta 3 ta­zas al día de la de­coc­ción, pre­fe­ri­ble­men­te en aso­cia­ción con otras hier­bas que po­ten­cian su ac­ción y me­jo­ran el sa­bor, co­mo mi­len­ra­ma, men­ta o co­la de ca­ba­llo.

JEN­GI­BRE Gran re­la­jan­te, an­ti­in­fla­ma­to­rio y anal­gé­si­co. Se pue­de con­su­mir en pol­vo o con los tro­zos de la raíz. Una bue­na com­bi­na­ción es mez­clar 5 go­tas de acei­te esen­cial de jen­gi­bre con 10 de acei­te de al­men­dras dul­ces y apli­car­la en ma­sa­je sua­ve. Si se con­su­me en in­fu­sión, hay que usar una cu­cha­ra­di­ta de raíz de jen­gi­bre (5 gra­mos) pa­ra ca­da ta­za (250 ml) de agua). Se be­be des­pués de las co­mi­das, dos ve­ces al día.

HARPAGOFITO An­ti­in­fla­ma­to­rio, anal­gé­si­co y an­ti­es­pas­mó­di­co. De es­ta plan­ta se usa el tu­bércu­lo pa­ra ex­traer el pol­vo de cáp­su­las o com­pri­mi­dos. Se to­man de 450 a 500 mg, 2 a 6 al día, se­gún pres­crip­ción.Tam­bién se pue­de con­su­mir en in­fu­sión: se usa la raíz, a la se aña­de 1 ta­za de agua ca­lien­te, se de­ja re­po­sar 5 mi­nu­tos, se cue­la y se be­be.

ENEBRO Anal­gé­si­co y des­in­to­xi­can­te. Se pue­de con­su­mir en in­fu­sión, 3 ta­zas al día, de 1 cucharada de ba­yas en una ta­za de agua hir­vien­do. El acei­te esen­cial es muy re­co­men­da­do pa­ra ma­sa­jes lo­ca­li­za­dos.

ACEI­TES ESEN­CIA­LES DE RU­DA, CO­LA DE CA­BA­LLO Y ROMERO Pa­ra ali­viar el do­lor de lum­ba­go, se re­co­mien­da una in­fu­sión de el romero co­la de ca­ba­llo: se po­ne a her­vir un li­tro de agua y se aña­de una cucharada y me­dia (15 gra­mos) de ca­da una. Se de­ja des­can­sar la in­fu­sión du­ran­te 20 a 30 mi­nu­tos. Tam­bién se re­co­mien­dan ma­sa­jes con una mez­cla de ru­da y acei­te de al­men­dras: se mez­clan 3 go­tas de acei­te esen­cial de ru­da con 1 cucharada de acei­te de al­men­dras y se apli­ca con mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res en el área do­lo­ri­da.

HO­JAS DE REPOLLO Son muy re­co­no­ci­das por su efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio, re­la­jan­te mus­cu­lar y anal­gé­si­co. Se ma­cha­can bien y se mez­clan en un re­ci­pien­te con un po­co de le­che, de­jan­do que re­po­sen du­ran­te 5 mi­nu­tos. Lue­go, se co­lo­ca la mez­cla so­bre la zo­na, su­je­tán­do­las con una ven­da. Se de­ja ac­tuar unos 15 mi­nu­tos y, lue­go, es ideal ha­cer un ba­ño de in­mer­sión en agua ti­bia pa­ra re­for­zar la ac­ción re­la­jan­te.

AJO En va­rias par­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca se pre­pa­ra un acei­te ca­se­ro con ajo pa­ra tra­tar el do­lor de es­pal­da. Se fríen 10 dien­tes de ajo en un po­ci­llo de acei­te de oliva a fue­go muy len­to. Se de­ja re­po­sar y se apli­ca en la zo­na con do­lor, de­jan­do ac­tuar por 2 o 3 ho­ras y se de­be fi­na­li­zar con un ba­ño de agua ti­bia.

ACEI­TE DE CA­NE­LA Un acei­te cá­li­do, con pro­pie­da­des vi­go­ri­zan­tes, es­pe­cial­men­te in­di­ca­do pa­ra ali­viar el do­lor mus­cu­lar. Com­bi­na bien con acei­tes cí­tri­cos, co­mo el de na­ran­ja. Es re­co­men­da­ble siem­pre uti­li­zar acei­te de ho­ja de ár­bol de ca­ne­la y no de la cor­te­za, ya que es­te úl­ti­mo es muy irri­tan­te pa­ra la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.