El co­ra­zón de las mu­je­res

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Ase­so­ró: Dra. Bi­bia­na Ru­bi­lar Seg­gio, mé­di­ca car­dió­lo­ga - Fun­da­ción Car­dio­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na (FCA)

Cuan­do nos re­fe­ri­mos a las en­fer­me­da­des con ma­yor in­ci­den­cia en las mu­je­res in­me­dia­ta­men­te pen­sa­mos en aque­llas que afec­tan la par­te gi­ne­co­ló­gi­ca, co­mo el cán­cer de ma­ma, úte­ro y ova­rios. Sin em­bar­go, la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar es res­pon­sa­ble del do­ble del to­tal de las muer­tes que aque­llas pue­den ge­ne­rar.

En es­te sen­ti­do, si hi­cié­ra­mos una en­cues­ta a la po­bla­ción fe­me­ni­na en ge­ne­ral in­da­gan­do acer­ca de los chequeos y con­tro­les que se hu­bie­sen rea­li­za­do, es muy pro­ba­ble que las tres cuar­tas par­tes de la mues­tra (45%) res­pon­dan que han efec­tua­do los con­tro­les gi­ne­co­ló­gi­cos. En cam­bio, res­pec­to a los chequeos car­dio­ló­gi­cos, coin­ci­den en ha­cer­los des­pués de la me­no­pau­sia.

Mu­chas ve­ces per­de­mos de vis­ta que los cua­dros co­ro­na­rios en las mu­je­res son de ma­yor ries­go que en los hom­bres. Pue­den su­frir más com­pli­ca­cio­nes y la mor­ta­li­dad ser ma­yor.

Un sim­ple elec­tro­car­dio­gra­ma pue­de dar un rá­pi­do in­for­me pa­ra ver en qué es­ta­do se en­cuen­tra el co­ra­zón.A par­tir de los 40 años se de­be rea­li­zar un la­bo­ra­to­rio com­ple­to que in­clu­ya co­les­te­ro­le­mia ya que si bien la mu­jer cuen­ta con una pro­tec­ción es­tro­gé­ni­ca, los fac­to­res he­re­di­ta­rios o dis­li­pi­de­mia fa­mi­liar (el au­men­to del co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos pa­ter­nos) tie­nen una fuer­te in­ci­den­cia, y pue­den es­tar pre­sen­tes des­de tem­pra­na edad y ser ig­no­ra­dos.

Otro fac­tor de ries­go su­ma­men­te im­por­tan­te son los ni­ve­les ele­va­dos de glu­ce­mia (azú­car en san­gre), cu­yo au­men­to po­dría ge­ne­rar dia­be­tes. La pre­sen­cia de es­ta en­fer­me­dad in­cre­men­ta el ries­go en ellas, ya que una mu­jer dia­bé­ti­ca ele­va cin­co ve­ces más la po­si­bi­li­dad de te­ner ries­go de en­fer­me­dad co­ro­na­ria, cuan­do en el hom­bre la po­si­bi­li­dad es de dos ve­ces.

Tam­bién, el con­trol de las hor­mo­nas ti­roi­deas es im­por­tan­te pa­ra des­car­tar al­gún des­or­den hor­mo­nal, ya sea hi­po o hi­per­ti­roi­deo, por­que pue­de ge­ne­rar múl­ti­ples al­te­ra­cio­nes he­mo­di­ná­mi­cas so­bre el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar.

Por su par­te, la pre­sión ar­te­rial san­guí­nea no de­be su­pe­rar los 140/90mmHg. La hi­per­ten­sión es una en­fer­me­dad si­len­cio­sa que jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en los even­tos no so­lo car­día­cos, sino que tam­bién au­men­ta la in­ci­den­cia de ac­ci­den­tes ce­re­bra­les de ti­po is­qué­mi­cos (más fre­cuen­tes en mu­je­res que en hom­bres).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.