Los que re­pi­ten

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - * Del Ins­ti­tu­to Sin­cro­nía (in­fo@ins­ti­tu­to­sin­cro­nia.com.ar)

M ás allá de las cau­sas por las que un chi­co re­pi­te el gra­do o el año, nin­guno de los que pa­san por esa si­tua­ción, co­mo tam­po­co la fa­mi­lia, que­dan exen­tos de sen­tir el aba­ni­co emo­cio­nal que de­to­na.Aun­que es muy am­plio y per­so­nal, hay dos emo­cio­nes que, si bien son dis­pla­cen­te­ras, se­rán fun­cio­na­les pa­ra lo­grar el cam­bio y en­ca­rar un nue­vo año de ma­ne­ra po­si­ti­va.

“Es­ta­ba se­gu­ro que apro­ba­ba, ha­bía es­tu­dia­do to­do fe­bre­ro, fui a pro­fe­so­ra par­ti­cu­lar pe­ro jus­to me to­ma­ron al­go que no me sa­lía, que no es­ta­ba co­mo lo es­tu­die ¡Me da mu­cha bron­ca!”, se que­ja Ger­mán de 13 años. El enojo es una emo­ción que, aun­que no sea agra­da­ble de sen­tir, tie­ne su par­te fun­cio­nal. Cuan­do nos enoja­mos, es por­que sen­ti­mos que al­go no es­tá sa­lien­do co­mo de­be ser, que se sa­lió del con­trol que pre­ten­día­mos te­ner. Es­ta se­ñal tam­bién nos in­di­ca que lle­ga­mos a un pun­to en el que de esa ma­ne­ra no se pue­de se­guir, nos apor­ta fuer­za vi­tal pa­ra po­ner fir­me­za, pa­ra po­ner un lí­mi­te.

En ca­so de re­pe­tir el año, el enojo va a ser fun­cio­nal pa­ra mar­car otro ca­mino, ya sea pa­ra cam­biar de es­cue­la, de há­bi­tos de es­tu­dio, bus­car ayu­da del pro­fe­sor en la es­cue­la o ir a uno par­ti­cu­lar an­tes de acu­mu­lar ba­jas no­tas.

“Me sien­to mal, es un ba­jón. Hay ami­gas que no voy a vol­ver a ver por­que pa­sa­ron de año y yo no. Lo que más tris­te me po­ne es per- der a mis ami­gos por­que aun­que los si­ga vien­do, no es igual, y de­frau­dar a mis vie­jos que me pa­ga­ron la pro­fe”, se la­men­ta Lu­cia­na de 14 años. La tris­te­za es una emo­ción de las que más es­ca­pa la gen­te en ge­ne­ral. Si bien es muy agra­da­ble, gra­cias a ella po­de­mos dar los dos pa­sos fun­da­men­ta­les pa­ra ge­ne­rar un gran cam­bio: acep­tar y sol­tar. Es­tas son pa­la­bras que pa­re­cen es­tar de mo­da o aso­cia­das al es­tar re­la­ja­do. Sin em­bar­go, na­da es más di­fí­cil que pasar por es­te pro­ce­so de acep­tar que ocu­rrió al­go que no que­re­mos y de­jar ir esas sen­sa­cio­nes, pen­sa­mien­tos y ac­cio­nes que es­tán afe­rra­das a esa ex­pe­rien­cia pa­ra ar­mar­se y vol­ver a in­ten­tar­lo.

En el ca­so de los chi­cos que se sien­ten tris­tes, la me­jor ayu­da que pue­den dar los pa­dres es acom­pa­ñar­los en es­te pro­ce­so: ni for­zar­los a sa­lir, ni man­te­ner­los mu­cho tiem­po en es­ta eta­pa. So­lo res­pe­tar y acom­pa­ñar en es­to de acep­tar que las co­sas no sa­lie­ron y de­jar ir lo que se vi­ve co­mo error. Es sa­lu­da­ble to­mar la ex­pe­rien­cia co­mo tram­po­lín pa­ra acep­tar que hay co­sas por mo­di­fi­car pa­ra ini­ciar un año me­jor y po­der apren­der de lo que no sa­lió co­mo es­pe­rá­ba­mos. Ge­ne­ral­men­te, los chi­cos po­seen una fle­xi­bi­li­dad que les po­si­bi­li­ta ha­cer es­te pro­ce­so, so­bre to­do si cuen­tan con el apo­yo de la fa­mi­lia.

Por la Lic. Ju­lie­ta To­jei­ro*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.