To­do lo que hay pa­ra ver

au­tor de no­ve­las ro­mán­ti­cas

Mia - - SUMARIO -

-“Só­lo no­so­tros dos”, tu úl­ti­mo li­bro, em­pie­za con lo que po­dría ser el “fi­nal fe­liz” de una bue­na his­to­ria de amor: el pro­ta­go­nis­ta es un hom­bre jo­ven, con un muy buen tra­ba­jo, ca­sa­do con una mu­jer bo­ni­ta y una hi­ja ado­ra­ble ¿Por qué ese co­mien­zo?

-Creo que re­fle­ja la rea­li­dad. To­do pue­de son­reír­le a una per­so­na has­ta que, en un mo­men­to, se pro­du­ce un gi­ro ines­pe­ra­do y le to­ca vi­vir una vi­da pa­ra la cual no es­ta­ba pre­pa­ra­do. Me ins­pi­ré en per­so­nas reales que su­frie­ron tras­piés co­mo los del jo­ven pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la. Tam­bién re­cor­dé al­go que les su­ce­dió a mis abue­los: a ellos to­do les iba de ma­ra­vi­lla, has­ta que un día reunie­ron a fa­mi­lia­res y ami­gos pa­ra com­par­tir una bar­ba­coa, mi abue­la qui­so dar una vuel­ta a ca­ba­llo, se ca­yó del ani­mal, gol­peán­do­se mal la ca­be­za y la vi­da de los dos cam­bió de un instante a otro pa­ra siem­pre.

-¿Con­si­de­ra ac­tual tam­bién a Rus­sell, el pro­ta­go­nis­ta. Hay hom­bres así?

-Tal vez no. En la ac­tua­li­dad no es co­mo an­tes cuan­do un hom­bre em­pe­za­ba a tra­ba­jar en una em­pre­sa y se ju­bi­la­ba allí.To­do cam­bia cons­tan­te­men­te y un gran di­rec­ti­vo pue­de ter­mi­nar en la ca­lle a los po­cos años, sin es­tar pre­pa­ra­do pa­ra ello y, la gran ma­yo­ría, a los gol­pes, se adap­ta a esa nueva vi­da.

-¿Qué pa­pel le da al rol de la fa­mi­lia en si­tua­cio­nes co­mo las que le to­can vi­vir al jo­ven pa­dre de la his­to­ria?

-Si se tra­ta de una bue­na fa­mi­lia, con­te­ne­do­ra, ca­ri­ño­sa, com­pren­si­va, es una ex­ce­len­te ayu­da. En cam­bio, si se tra­ta de una que es ne­ga­ti­va, que no re­co­no­ce el pro­ble­ma por el que es­tá atra­ve­san­do esa per­so­na, más va­le te­ner­la le­jos.

-¿Có­mo se ima­gi­na al lec­tor de sus no­ve­las?

-Ten­go bien cla­ro a quie­nes van di­ri­gi­das mis no­ve­las y pe­lí­cu­las.

-¿Cuán­do se sien­ta a es­cri­bir, ya tie­ne en su men­te el desa­rro­llo de la tra­ma o se de­ja lle­var por los per­so­na­jes?

-An­tes de ca­da li­bro ten­go el prin­ci­pio, el fi­nal, la per­so­na­li­dad e his­to­ria de los per­so­na­jes prin­ci­pa­les y las vi­ci­si­tu­des por las que van a pasar. Ellos tie­nen, a su vez, al­gu­nas li­ber­ta­des que has­ta a mí me sor­pren­den.

-¿Có­mo fue que al­guien co­mo us­ted, que se gra­duó en Fi­nan­zas, es­cri­ba no­ve­las bá­si­ca­men­te ro­mán­ti­cas?

-Mu­chos es­cri­to­res de mi país em­pe­za­ron te­nien­do otra ocu­pa­ción: Step­hen King era un maes­tro, Mary Hig­gings Clark fue ama de ca­sa. Por el mo­ti­vo que fue­ra, a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.