Cam­biar lo que co­me­mos

Mia - - SUMARIO - Por Pablo de la Igle­sia* Por Pablo de la Igle­sia, coau­tor de los li­bros “Pues­ta a pun­to” (Urano) y “Es­ti­mu­la tu in­mu­ni­dad na­tu­ral” (Ke­pler) (www.pa­blo­de­lai.blogs­pot.com)

El gran di­fu­sor de la ma­cro­bió­ti­ca en Oc­ci­den­te, Mi­chio Kus­hi, afir­ma­ba que “to­dos los se­res, no so­la­men­te los hu­ma­nos, sino tam­bién los ani­ma­les y las plan­tas, es­ta­mos go­ber­na­dos e in­fluen­cia­dos por nues­tro en­torno, los cam­bios es­ta­cio­na­les y las fuer­zas cós­mi­cas. Pen­sé que si hu­bie­se al­gu­nos fac­to­res que pu­dié­se­mos con­tro­lar, po­dría­mos cam­biar. Em­pe­cé a con­si­de­rar­los uno a uno des­car­tan­do aque­llos que no po­de­mos con­tro­lar: la luz del sol, el ai­re, etc., has­ta que que­dó uno so­la­men­te. És­te era la co­mi­da. La ali­men­ta­ción po­de­mos con­tro­lar­la al 90%. Pen­sé que se po­dría cam­biar al ser hu­mano a tra­vés de la ali­men­ta­ción”.

Kus­hi di­ce que sim­ple­men­te te­ne­mos que co­mer bien. En una per­so­na sa­na, es­ta ar­mo­nía bro­ta sin nin­gún plan­tea­mien­to pre­vio, co­mo un ac­to na­tu­ral. La­men­ta­ble­men­te, nues­tro es­ti­lo de vi­da en ge­ne­ral y la ali­men­ta­ción que lle­va­mos en par­ti­cu­lar han ido ge­ne­ran­do en no­so­tros un te­rreno or­gá­ni­co de­ma­sia­do in­to­xi­ca­do y es­to ha li­mi­ta­do nues­tra apro­xi­ma­ción al mun­do con una mirada lim­pia de pre­jui­cios y adic­cio­nes ha­cia las di­fe­ren­tes dro­gas, fár­ma­cos y, tam­bién, ali­men­tos pro­ce­sa­dos.

No a la co­mi­da cha­ta­rra

De acuer­do a in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das ade­lan­te en la Uni­ver­si­dad de To­ron­to (Ca­na­dá), “la co­mi­da rá­pi­da aton­ta nues­tras ca­pa­ci­da­des pa­ra dis­fru­tar ex­pe­rien­cias pla­cen­te­ras”. To­dos sa­be­mos có­mo la ali­men­ta­ción in­dus­tria­li­za­da ha afec­ta­do nues­tra sa­lud y ha au­men­ta­do nues­tra pre­dis­po­si­ción a pa­de­cer en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, cán­cer, dia­be­tes, obe­si­dad y tan­tas afec­cio­nes que es­tán ge­ne­ran­do da­ños que son cau­sa ob­je­ti­va de un de­te­rio­ro en nues­tra po­ten­cial ca­li­dad de vi­da e in­clu­so co­mo cau­sa di­rec­ta de es­tas afec­cio­nes que son las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te. Sin em­bar­go, po­co se ha en­fa­ti­za­do en in­ves­ti­gar y di­fun­dir có­mo es­tos há­bi­tos no­ci­vos afec­tan el com­por­ta­mien­to, al­te­ran las res­pues­tas men­ta­les y dis­tor­sio­nan nues­tras emo­cio­nes re­du­cien­do nues­tra pa­cien­cia y la ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar de las ex­pe­rien­cias co­ti­dia­nas.

Se rea­li­za­ron tres ex­pe­ri­men­tos sen­ci­llos pa­ra eva­luar có­mo la co­mi­da rá­pi­da afec­ta nues­tra res­pues­ta cog­ni­ti­va y los re­sul­ta­dos fue­ron:

Si en las cer­ca­nías ha­bía es­ta­ble­ci­mien­tos de co­mi­da rá­pi­da, las per­so­nas ten­dían a res­pon­der me­nos emo­cio­nal­men­te a ex­pe­rien­cias pla­cen­te­ras lo que es un cla­ro re­fle­jo de có­mo la adic­ción a ali­men­tos car­ga­dos de azú­car, edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les, glu­ta­ma­to mo­no­só­di­co y otras exi­to­to­xi­nas, con­di­cio­na nues­tras per­cep­cio­nes.

Se to­ma­ron dos gru­pos de con­trol: uno mi­ra­ba fo­to­gra­fías de co­mi­da rá­pi­da y el otro di­rec­ta­men­te pla­tos ser­vi­dos, lue­go, am­bos ob­ser­va­ban imá­ge-

nes de la na­tu­ra­le­za. El úl­ti­mo gru­po se sen­tía me­nos fe­liz des­pués de ver las imá­ge­nes por­que, cla­ra­men­te, las pul­sio­nes adic­ti­vas de la co­mi­da rá­pi­da tien­den a ocu­par el cen­tro de nues­tra es­ce­na in­te­rior.

Las per­so­nas que se en­cuen­tran en cons­tan­te con­tac­to di­rec­to con la co­mi­da rá­pi­da dis­fru­tan me­nos de la música clá­si­ca y la con­si­de­ran te­dio­sa y lar­ga. Es­ta ali­men­ta­ción, ade­más de ser al­ta­men­te to­xé­mi­ca y adic­ti­va, es re­co­no­ci­da por la in­me­dia­tez con la que se pue­de sa­tis­fa­cer una ne­ce­si­dad. Es­cu­char música clá­si­ca, al igual que ela­bo­rar bue­na co­mi­da ca­se­ra, son placeres que re­quie­ren tiem­po, va­lo­res ne­ga­dos des­de lo bio­ló­gi­co y lo emo­cio­nal por el con­te­ni­do nu­tri­cio­nal y lo que la in­dus­tria ven­de so­bre la co­mi­da ul­tra­pro­ce­sa­da. No hay sín­to­ma más evi­den­te de que más y más per­so­nas tien­den a so­me­ter­se a es­tí­mu­los ca­da vez más in­ten­sos en una de­ses­pe­ra­da bús­que­da pa­ra li­be­rar­se de la in­sa­tis­fac­ción.

Círcu­los vi­cio­sos

Has­ta los ci­ga­rri­llos se di­se­ñan pa­ra que sean más adic­ti­vos. En las úl­ti­mas cin­co o seis dé­ca­das, los ci­ga­rri­llos que so­lían ser de pu­ro tabaco, han de­ge­ne­ra­do en un cóc­tel de quí­mi­cos des­co­no­ci­dos por la ma­yo­ría y cu­yos efectos da­ñi­nos son ocul­ta­dos de la in­for­ma­ción ge­ne­ra­li­za­da. Se han in­cor­po­ra­do más bron­co­di­la­ta­do­res pa­ra que el hu­mo in­gre­se me­jor a los con­duc­tos pul­mo­na­res, más ni­co­ti­na o men­tol pa­ra en­ga­ñar re­fres­can­do y ador­me­cien­do la gar­gan­ta, fil­tros ven­ti­la­dos pa­ra in­ha­lar el hu­mo con más vi­gor, azú­car y sa­bo­ri­zan­tes, amo­nía­co pa­ra ace­le­rar el im­pac­to adic­ti­vo en el ce­re­bro. El pro­ble­ma con el tabaco no aca­ba en sí mis­mo, al igual que la co­mi­da de diseño, el al­cohol o el azú­car, por­que una adic­ción lle­va a la otra.

Vol­ver a la co­ci­na

Bue­na par­te de la hu­ma­ni­dad si­gue de­ba­tien­do si los ali­men­tos eco­ló­gi­cos son de ma­yor va­lor nu­tri­cio­nal o no en re­la­ción a los de pro­duc­ción con­ven­cio­nal cuan­do ya ha­ce lar­go tiem­po que no hay du­da de eso. La lar­ga ca­de­na de la de­gra­da­ción co­mien­za en la pro­duc­ción pri­ma­ria: en los feed­lots don­de se ha­ci­na el ga­na­do, los cria­de­ros in­dus­tria­les de po­llos don­de cre­cen en con­di­cio­nes abe­rran­tes, los mo­no­cul­ti­vos transgénicos don­de los ali­men­tos pros­pe­ran a fuer­za de ve­ne­nos. ¿A qué per­so­na con dos de­dos de fren­te pue­de ocu­rrír­se­le du­dar acer­ca es­tos da­ños?

Mu­chos de los cam­bios que ne­ce­si­ta­mos ha­cer no son tan sen­ci­llos por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas o dis­po­ni­bi­li­dad, pe­ro el sim­ple he­cho de de­jar de con­su­mir be­bi­das in­dus­tria­li­za­das, co­mo ga­seo­sas o aguas sa­bo­ri­za­das, y cam­biar sim­ple­men­te por agua o in­fu­sio­nes ya es al­go que nues­tro or­ga­nis­mo em­pie­za a sen­tir po­si­ti­va­men­te. Si a eso le agre­ga­mos un ma­yor con­su­mo de fru­tas, ver­du­ras y se­mi­llas, pro­cu­ran­do que al­gu­nas sean or­gá­ni­cas, ha­bre­mos da­do otro pa­si­to que nues­tras cé­lu­las ce­le­bra­rán. Si bien in­sis­ti­mos en los ali­men­tos eco­ló­gi­cos, no per­da­mos de vis­ta que el cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo se da en el pa­so de la co­mi­da in­dus­tria­li­za­da a los bue­nos há­bi­tos de la co­ci­na en ca­sa.

María Do­lo­res Rai­gón, doc­to­ra en In­ge­nie­ría Agró­no­ma, ca­te­drá­ti­ca de quí­mi­ca agrí­co­la y pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Agri­cul­tu­ra Eco­ló­gi­ca, ha in­ves­ti­ga­do los di­fe­ren­tes ali­men­tos do­cu­men­tan­do que los de pro­duc­ción eco­ló­gi­ca son su­pe­rio­res en mu­chos as­pec­tos, en par­ti­cu­lar, su con­te­ni­do nu­tri­ti­vo. Ella sos­tie­ne que las sus­tan­cias fi­to­sa­ni­ta­rias, las con­cen­tra­cio­nes de ni­tra­tos, las reac­cio­nes alér­gi­cas y otros ele­men­tos re­la­cio­na­dos con la pro­duc­ción in­dus­tria­li­za­da tie­nen un gran im­pac­to y los efectos so­bre la sa­lud han si­do am­plia­men­te des­cri­tos. Es­tas sus­tan­cias se com­por­tan co­mo dis­rup­to­res hor­mo­na­les, ori­gi­nan mal­for­ma­cio­nes en los fe­tos y da­ñan las cé­lu­las dan­do lu­gar a un nú­me­ro im­por­tan­te de cán­ce­res. Pe­ro pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes lo re­co­noz­can co­mo un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca, to­da­vía hay un gran re­co­rri­do por ha­cer. Hoy más que nun­ca, la elec­ción de bue­nos ali­men­tos, co­ci­na ca­se­ra y ali­men­ta­ción sen­ci­lla son los me­jo­res alia­dos pa­ra cons­truir sa­lud a lar­go pla­zo en lo in­me­dia­to.

No ha­cer ser un pro­fe­sio­nal de la nu­tri­ción pa­ra ar-

mar una lis­ta sa­lu­da­ble: ali­men­tos fres­cos, ma­yor­men­te cru­dos, in­te­gra­les, agua en can­ti­dad su­fi­cien­te. A mo­do de re­fe­ren­cia ge­ne­ral, la lis­ta se ar­ma con un desa­yuno de fru­tas de es­ta­ción -en es­te ca­so has­ta las de pro­duc­ción agroe­co­ló­gi­ca son más ac­ce­si­bles-, bue­nas en­sa­la­das de hor­ta­li­zas cru­das pro­cu­ran­do que sean apro­xi­ma­da­men­te un 50% de nues­tra ra­ción ali­men­ti­cia en las dos prin­ci­pa­les co­mi­das, ce­rea­les in­te­gra­les co­mo arroz, mijo, qui­noa o ama­ran­to, le­gum­bres.

Si no op­ta­mos por una die­ta ve­ge­ta­ria­na, po­de­mos re­cu­rrir a unos po­cos hue­vos a la se­ma­na en­fa­ti­zan­do en es­te ca­so que sean de cam­po, man­te­ner los con­su­mos de car­ne en mínimos (con muy po­co ya ob­te­ne­mos sus be­ne­fi­cios y evi­ta­mos sus pre­jui­cios) y pre­fe­rir el pes­ca­do de mar. Con eso, ya po­de­mos em­pe­zar a edi­fi­car un es­ti­lo de vi­da sen­ci­llo con una ali­men­ta­ción sa­na a la que in­clu­so nos po­de­mos apro­xi­mar si es­ta­mos aten­tos cuan­do co­me­mos fue­ra de ca­sa. El más gran de los via­jes co­mien­za por el pri­mer pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.