Pa­rís ro­dea­da de jar­di­nes

Al­gu­nos son his­tó­ri­cos, otros se for­ma­ron na­tu­ral­men­te cuan­do dejó de pasar un tren y los más nue­vos res­pon­den a un plan del mu­ni­ci­pio de Pa­rís de abrir más y me­jo­res lu­ga­res ver­des pa­ra dis­fru­tar a metros de la Torre Eif­fel

Mia - - SUMARIO -

En me­dio del río Se­na, no le­jos de los Campos Elí­seos, el tu­ris­ta que vi­si­ta Pa­rís en­tra por un puen­te­ci­to en uno de los pro­yec­tos más in­só­li­tos de los úl­ti­mos tiem­pos en la ca­pi­tal fran­ce­sa: los jar­di­nes flo­tan­tes.

So­lo son al­gu­nos de los mu­chos jar­di­nes en Pa­rís que ofre­cen un po­co de tran­qui­li­dad a los tu­ris­tas. En cua­tro re­ci­pien­tes de ace­ro, re­lle­nos de tie­rra, cre­cen plan­tas au­tóc­to­nas y des­de allí se ve la Torre Eif­fel. La ciu­dad pa­re­ce es­tar le­jos y al mis­mo tiem­po cer­ca.

Si se si­gue pa­sean­do por la ori­lla del Se­na, una al­ta pa­red de cris­tal se­pa­ra el jar­dín del mu­seo et­no­ló­gi­co del Mue­lle Branly - Jac­ques Chi­rac del trá­fi­co rui­do­so. Otro lu­gar tran­qui­lo en las dos hec­tá­reas que abar­ca el jar­dín del mu­seo don­de se al­ter­nan arria­tes de he­le­chos y bam­búes.

Ba­jo los ár­bo­les se ex­tien­de el cés­ped y los ar­bus­tos. Jun­to a ellos hay un es­tan­que con ca­ñas. En la fa­cha­da del edi­fi­cio hay un jar­dín ver­ti­cal. Las plan­tas cre­cen de for­ma exu­be­ran­te en la pa­red ajar­di­na­da su­bien­do por va­rias plan­tas ha­cia el cie­lo. Ac­tual­men­te, el ayun­ta­mien­to de Pa­rís pro­mue­ve de for­ma in­ten­si­va el ajar­di­na­mien­to de

fa­cha­das y te­ja­dos.

To­tal­men­te es­con­di­do en el ba­rrio de Ma­rais se en­cuen­tra el Jar­dín Ana Frank, que es­tá di­vi­di­do en tres sec­cio­nes: arran­ca con un diseño mo­derno, en­se­gui­da apa­re­ce un cas­ta­ño blan­co que Ana Frank des­cri­be en su fa­mo­so dia­rio co­mo fuen­te de con­sue­lo y un ár­bol de la es­pe­ran­za y, fi­nal­men­te, de­trás de unos mu­ros, se abre un ro­se­dal so­bre el cual cre­cen las flo­res y tí­pi­co del es­ti­lo clá­si­co fran­cés. En otra par­ce­la jue­gan ni­ños jun­to a arria­tes co­mu­ni­ta­rios, un pe­que­ño idi­lio en me­dio de pa­tios tra­se­ros que for­ma par­te del mo­vi­mien­to Ur­ban Gar­de­ning (jar­di­ne­ría ur­ba­na).

No muy le­jos, di­rec­ta­men­te en­fren­te del es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio nue­vo del cen­tro co­mer­cial y de ocio Les Ha­lles, es­tá sur­gien­do el pro­yec­to ver­de más re­cien­te de Pa­rís: el Jar­din Nel­son Man­de­la, que es más bien un lu­gar ajar­di­na­do en vez de un au­tén­ti­co jar­dín. Un ani­llo de es­ca­lo­nes de hor­mi­gón en­mar­ca una pra­de­ra con plan­tas le­ño­sas.

Otro nom­bre fa­mo­so ha si­do asig­na­do a uno de los jar­di­nes más mo­der­nos de Pa­rís: el Parc Clichy-Ba­tig­no­lles Mar­tin Lut­her King. En un re­cin­to fe­rro­via­rio ce­rra­do, es­tá sur­gien­do un nue­vo ba­rrio con el es­pa­cio ver­de más gran­de en el no­roes­te de la ciu­dad.

Pa­ra su­mer­gir­se real­men­te en un es­pa­cio ver­de sal­va­je, los tu­ris­tas en Pa­rís ba­jan una es­ca­le­ra cer­ca de la es­ta­ción de Porte de Ver­sai­lles. Allí, el ca­mino des­cien­de ha­cia la an­ti­gua vía fe­rro­via­ria Pe­ti­te Cein­tu­re. Es­te pe­que­ño cin­tu­rón al­re­de­dor de Pa­rís se ce­rró en 1934 y, des­de en­ton­ces, plan­tas sil­ves­tres han ido cu­brien­do el te­rreno. A par­tir de 2006, se ha ido abrien­do po­co a po­co es­te bió­to­po ur­bano a pea­to­nes. El ayun­ta­mien­to de Pa­rís quie­re crear aún más co­rre­do­res eco­ló­gi­cos co­mo es­te. El plan de ajar­di­na­mien­to del Go­bierno mu­ni­ci­pal pre­vé plan­tar de aquí otros 20.000 ár­bo­les y crear otras 30 hec­tá­reas de es­pa­cios ver­des has­ta 2020.

Una ex­pe­rien­cia ca­si más in­só­li­ta to­da­vía es pa­sear no por la par­te ba­ja sino por las al­tu­ras de la ciu­dad ver­de. So­bre un vie­jo via­duc­to de la­dri­llo en el su­r­oes­te de Pa­rís, ser­pen­tea un ca­mino ajar­di­na­do: la Cou­lée ver­te Re­né Du­mont, an­tes lla­ma­da Pro­me­na­de Plan­tée. A una al­tu­ra de va­rios metros so­bre el ni­vel de la ca­lle, cre­cen plan­tas le­ño­sas y flo­res en­tre se­tos. Has­ta 1969, cir­cu­la­ba por allí un tren. Hoy, el jar­dín, que tie­ne una ex­ten­sión de 4,7 ki­ló­me­tros, ofre­ce al vi­si­tan­te una vis­ta pa­no­rá­mi­ca en me­dio de plan­tas. La mirada se di­ri­ge ha­cia una ciu­dad que to­ma en se­rio la ex­pan­sión de los es­pa­cios ver­des. La par­te ver­de de Pa­rís es­tá cre­cien­do y quie­re ser descubierta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.