Par­vo­vi­ro­sis, una in­fec­ción ca­ni­na

La par­vo­vi­ro­sis afec­ta so­lo a los pe­rros, es muy di­fí­cil de pre­ve­nir, no se cu­ra to­tal­men­te y pue­de lle­var al ani­mal a la muer­te

Mia - - SUMARIO -

La par­vo­vi­ro­sis ca­ni­na es trans­mi­ti­da por el par­vo­vi­rus que es muy es­ta­ble y un gran su­per­vi­vien­te al me­dio am­bien­te. Afec­ta en gran me­di­da a los ca­cho­rros, aun­que tam­bién pue­den pa­de­cer­la los pe­rros adul­tos en me­nor me­di­da.

Pue­de lle­gar a pro­vo­car la muer­te de­bi­do a la gran des­hi­dra­ta­ción que pro­du­ce es­te vi­rus re­sis­ten­te a to­do ti­po de con­di­cio­nes am­bien­ta­les. Una vez que con­trae la en­fer­me­dad, el ani­mal tar­da en­tre 3 o 4 días en ma­ni­fes­tar los sín­to­mas. En­tre ellos, apa­re­cen ex­cre­men­tos con san­gre o mal olor, tam­bién pue­de que el ani­mal hue­la mal, ten­ga dia­rrea o vó­mi­tos con san­gre. Los sig­nos de es­ta en­fer­me­dad se pue­den con­fun­dir con los de otra que tie­nen un cua­dro clí­ni­co muy pa­re­ci­do, co­mo por ejem­plo, mo­qui­llo.

El cua­dro

Aun­que la dia­rrea sue­le ser uno de los prin­ci­pa­les sig­nos de es­ta en­fer­me­dad, tam­bién exis­ten otros que aler­tan an­te la par­vo­vi­ro­sis ca­ni­na. El pe­rro pue­de per­der las ga­nas de co­mer rá­pi- da­men­te, al igual que de be­ber lo que cau­sa la gran des­hi­dra­ta­ción que pue­de lle­gar a cau­sar su muer­te.

Tam­bién sue­len más tris­te que lo ha­bi­tual, e in­clu­so, ver­se más dé­bil y apá­ti­co.

Pre­ven­ción

Aun­que no exis­te un tra­ta­mien­to ni un mé­to­do de pre­ven­ción del to­do efec­ti­vo, la va­cu­na con­si­gue pre­ve­nir es­ta en­fer­me­dad, aun­que es cier­to que mu­chos pe­rros aún te­nien­do pues­ta la va­cu­na, fi­nal­men­te ter­mi­nan te­nien­do es­ta in­fec­ción.

Es de su­ma im­por­tan­cia que al de­tec­tar los sín­to­mas, se lle­ve al pe­rro al ve­te­ri­na­rio, ya que si no se tra­ta a tiem­po el pe­li­gro au­men­ta.

Otro mé­to­do de pre­ven­ción se­ría no po­ner en con­tac­to a la mas­co­ta con las he­ces de otros pe­rros en sus pa­seos

Una bue­na ali­men­ta­ción es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra po­der pre­ve­nir es­ta in­fec­ción, y es que si nues­tro pe­rro es­ta fuer­te y sano no so­lo se­rá ca­paz de pre­ve­nir es­ta en­fer­me­dad sino que otras mu­chas. Man­te­ner a la mas­co­ta abri­ga­da tam­bién ayu­da y la hi­gie­ne es una de las pre­mi­sas pri­mor­dia­les.

Tra­ta­mien­to

No exis­te un tra­ta­mien­to con­cre­to pa­ra cu­rar es­ta in­fec­ción, de he­cho no exis­te nin­gún fár­ma­co que con­si­ga eli­mi­nar es­te vi­rus al com­ple­to. Pe­ro la for­ma de com­ba­tir es­ta in­fec­ción es lo­grar que el pe­rro ten­ga un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co más fuer­te y de es­ta for­ma pue­da com­ba­tir el vi­rus por sí so­lo. Aun­que mu­chos pe­rros con­si­guen su­pe­rar es­ta en­fer­me­dad, pue­de ser que a lo lar­go del tiem­po vuel­van a re­caer, ya que si el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es in­ca­paz de com­ba­tir­lo pue­de lle­gar al co­ra­zón y pue­de lle­gar in­clu­so a mo­rir.

Pri­me­ro se de­be com­ba­tir los sín­to­mas co­mo la dia­rrea y los vó­mi­tos por lo que se le de­be pro­pi­ciar el tra­ta­mien­to ade­cua­do, pa­ra que nues­tro pe­rro se en­cuen­tre más ani­ma­do, ya que uno de los sín­to­mas es la apa­tía, por lo que en el mo­men­to que su­pere es­to se en­con­tra­rá mu­cho me­jor que es lo fun­da­men­tal pa­ra su­pe­rar es­te ti­po de en­fer­me­dad. Se tie­ne que su­mi­nis­trar los an­ti­bió­ti­cos per­ti­nen­tes y tam­bién es im­por­tan­te la ad­mi­nis­tra­ción de elec­tro­li­tos pa­ra ha­cer que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co del pe­rro sea más fuer­te.

Aún su­pe­ra­da la en­fer­me­dad, que­da­rá da­ña­do su in­tes­tino, por lo que se re­co­mien­da que se lle­ve un ti­po de ali­men­ta­ción más sua­ve pa­ra que de es­ta for­ma no se da­ñe to­do el sis­te­ma di­ges­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.