La ca­ja de sor­pre­sas

Mia - - SUMARIO - Por Va­le­ria Schapira* *Del li­bro "Dia­rio de una mu­jer pos­mo" (2011)

Co­mo si fue­ra hoy lo re­cuer­do. Ocu­rrió ha­ce tiem­po y me arro­jó a las ga­rras de la Web. Un amor, una des­pe­di­da y una pro­pues­ta: “Es­te­mos en con­tac­to vía mail”. Sudaca en In­gla­te­rra, neó­fi­ta en compu­tación y enemi­ga acé­rri­ma de la in­for­má­ti­ca di­je: “No way, has­ta nun­ca baby”.

Iro­nías de la vi­da, la ma­ña­na pos­te­rior al adiós (y a mi ro­tun­da ne­ga­ti­va) me en­con­tró en la sa­la de compu­tado­ras de la Uni­ver­si­dad pi­dien­do au­xi­lio a los gri­tos. Que­ría apren­der los se­cre­tos de In­ter­net y la cla­ve pa­ra en­viar co­rreos elec­tró­ni­cos. Así co­men­zó otra fa­se de mi ro­man­ce, la vir­tual, con aris­tas tan­to o más in­tere­san­tes que la del ro­man­ce real. Nos di­ji­mos tan­tas co­sas que nun­ca se di­cen, cues­tio­na­mos, dis­cu­ti­mos, co­men­ta­mos, reí­mos... La Web “des­nu­da” a la gen­te.

"El amor en la Web no es pa­ra cual­quie­ra. Re­quie­re de pri­va­cio­nes fí­si­cas y de afi­la­da ima­gi­na­ción".

Co­mo en las gran­des car­tas de amor de la his­to­ria, en las que hé­roes y aman­tes, gue­rre­ros y don­ce­llas, ca­ba­lle­ros y da­mas, in­ter­cam­bia­ban sus pa­sio­nes epis­to­la­res, así ocu­rre to­dos los días en la co­mu­ni­dad vir­tual. Mu­je­res tí­mi­das, hom­bres ines­cru­ta­bles, to­dos sin ex­cep­ción ter­mi­nan por des­po­jar­se de sus pre­jui­cios en la le­tra es­cri­ta y se mues­tran más hu­ma­nos, más frá­gi­les. Mu­cho más in­tere­san­tes. Es di­fí­cil el con­tac­to ca­ra a ca­ra. Pa­re­ce de dé­bi­les ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos; la li­vian­dad en la re­la­ción hom­bre - mu­jer apa­re­ce co­mo una pa­ra­do­ja in­trín­se­ca en los víncu­los de la era de la co­mu­ni­ca­ción.

Siem­pre me pre­gun­to qué hu­bie­ra si­do de mi his­to­ria de amor si hu­bié­ra­mos si­do ca­pa­ces de de­cir­nos per­so­nal­men­te to­do aque­llo que la Web su­po es­cu­char en in­ter­mi­na­bles men­sa­jes de in­ter­mi­na­bles ho­ras de in­ter­mi­na­bles días, los que pa­sa­ron has­ta el re­en­cuen­tro... A aña­res de esa his­to­ria tan mía, la tec­no­lo­gía lle­gó pa­ra que­dar­se y la anal­fa­be­ta in­for­má­ti­ca que su­pe ser es hoy só­lo un re­cuer­do. In­ter­net se trans­for­mó en una es­pe­cie de sue­ro que ga­ran­ti­za mi su­per­vi­ven­cia. Es­cu­char un “se ca­yó In­ter­net” equi­va­le a caer en la más pro­fun­da de las decepciones: es es­tar fue­ra del mun­do, ca­si des­co­nec­ta­da de una rea­li­dad que se me ha­ce más am­plia al brin­dar­me la po­si­bi­li­dad de es­ca­par de mi ín­fi­mo cua­dra­di­to del mun­do.

La Web de­pa­ra sor­pre­sas de­li­cio­sas to­dos los días. Fue só­lo ayer que lle­gó un co­rreo electrónico de mi ami­ga An­na, un per­so­na­je ita­liano ma­ra­vi­llo­so que co­no­cí cuan­do es­tu­dia­ba en Lon­dres. "No hay ex­cu­sa en la vir­tua­li­dad: lo que no re­bo­ta, lle­gó. Es de­cir que la no res­pues­ta es de por sí una res­pues­ta: no hay ga­nas". En la red, uno pue­de re­en­con­trar­se con mo­men­tos que desea­ría no fue­ran pa­sa­do e ima­gi­nar aque­llos que qui­sie­ra que fue­ran pre­sen­te. Co­noz­co un par de ma­tri­mo­nios que na­cie­ron co­mo ilu­sio­nes virtuales. Sé de aven­tu­ras que sur­gie­ron de la na­ve­ga­ción por in­só­li­tas co­mu­ni­da­des de in­ter­nau­tas. Com­pro­bé, tam­bién, ro­tun­das de­silu­sio­nes pro­duc­to de la fe­bril ima­gi­na­ción ci­ber­né­ti­ca... Es que el amor en la Web no es pa­ra cual­quie­ra. Re­quie­re de pri­va­cio­nes fí­si­cas y de afi­la­da ima­gi­na­ción. Se con­for­ma con breves lí­neas cuan­do al­guno de los dos no quie­re co­mu­ni­car­se; ca­si co­mo en la vi­da real. Re­ci­be a ve­ces gé­li­dos si­len­cios co­mo res­pues­ta. No hay ex­cu­sa en la vir­tua­li­dad: lo que no re­bo­ta, lle­gó. Es de­cir que la no res­pues­ta es de por sí una res­pues­ta: no hay ga­nas, no hay tiem­po, no hay na­da pa­ra con­tar. Co­mo to­do amor, tam­bién el vir­tual en­tra­ña su bue­na cuo­ta de de­silu­sión. O no: el vir­tual pue­de ser un tic­ket VIP al amor real. Só­lo hay que dar con la oca­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.