Psi­co­lo­gía de la fe­li­ci­dad

Mia - - SUMARIO - Por Tony Ka­mo* Del li­bro “Los 10 es­ca­lo­nes ha­cia la fe­li­ci­dad”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Tra­di­cio­nal­men­te, la psi­co­lo­gía se ha­bía ocu­pa­do del es­tu­dio de los tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos, de las cau­sas que los pro­vo­ca­ban y de lo que nos ha­cía sen­tir­nos des­gra­cia­dos, de­pri­mi­dos, et­cé­te­ra, pe­ro ¿sa­bías que nun­ca se ha­bía plan­tea­do es­tu­diar qué co­sas eran las que nos ha­cían más fe­li­ces?

Sin em­bar­go, a par­tir de los años '90 y de los ex­pe­ri­men­tos del doc­tor Mar­tin Se­lig­man, la psi­co­lo­gía se abrió a un nue­vo cam­po que se de­no­mi­nó psi­co­lo­gía po­si­ti­va.

Por fin, la cien­cia se ocu­pa­ba de la fe­li­ci­dad y mi­ra­ba la vi­da des­de otro pris­ma.

Una de las vir­tu­des que des­ta­ca­ron de las per­so­nas más fe­li­ces era que se sen­tían agra­de­ci­das por la vi­da. Se com­pro­bó que esa cua­li­dad no es­ta­ba re­la­cio­na­da con la religión ni con nin­gu­na cul­tu­ra en con­cre­to, aun­que la prác­ti­ca de cier­tas téc­ni­cas pro­pias de cul­tu­ras ori­gi­na­rias de Orien­te, más vol­ca­das ha­cia el go­ce de los sen­ti­dos y la unión y res­pe­to por la na­tu­ra­le­za, ayu­dan a al­can­zar ese es­ta­do de fe­li­ci­dad.

Exis­ten mu­chas ra­zo­nes por las que ser agra­de­ci­dos:

El he­cho de ex­pre­sar agra­de­ci­mien­to acre­cien­ta por sí mis­mo la sen­sa­ción de fe­li­ci­dad, no so­lo de la per­so­na que lo re­ci­be, sino tam­bién del que lo ex­pre­sa.

Se ha com­pro­ba­do que la prác­ti­ca ac­ti­va de la gra­ti­tud du­ran­te tres se­ma­nas pro­du­ce efectos fi­sio­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos que per­du­ran du­ran­te me­ses.

Me­jo­ra nues­tra em­pa­tía, por lo que nues­tra vi­da so­cial co­men­za­rá a ser más agra­da­ble y ac­ti­va. (Si su­pié­ra­mos lo su­ma­men­te im­por­tan­te que es la gra­ti­tud en las re­la­cio­nes hu­ma­nas, se­ría­mos más agra­de­ci­dos).

In­flu­ye muy po­si­ti­va­men­te en nues­tra sa­lud, ya que dis­mi­nu­ye el es­trés, me­jo­ra la ca­li­dad del sue­ño y au­men­ta nues­tra ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción.

Hay gen­te que ne­ce­si­ta com­pa­rar­se con otros pa­ra sen­tir agra­de­ci­mien­to, es de­cir, son ca­pa­ces de va­lo­rar lo que tie­nen cuan­do ven a al­guien que tie­ne un peor tra­ba­jo que ellos, una ca­sa más pe­que­ña que la su­ya, o una en­fer­me­dad cuan­do ellos es­tán sa­nos…

Lo ma­lo de es­ta es­tra­te­gia es que so­lo fun­cio­na si se fi­jan en los que tie­nen me­nos que ellos. En cuan­to cam­bien la di- rec­ción de la mirada y se com­pa­ren con los que tie­nen más, se sen­ti­rán peor aún. Por eso, nun­ca, nun­ca de­bes com­pa­rar­te con otros, sino con­ti­go mis­mo.

Mi pro­pues­ta pa­ra apren­der a te­ner gra­ti­tud por lo que la vi­da te ha da­do es cen­trar­te en ti: va­lo­rar ca­da pa­so que has ido dan­do a lo lar­go de tu pro­pio ca­mino.

Por des­gra­cia, nos han en­se­ña­do a mi­rar ha­cia de­lan­te to­do el tiem­po pa­ra per­se­guir las me­tas que nos he­mos pro­pues­to (o nos han im­pues­to) y nos he­mos ol­vi­da­do de mi­rar de vez en cuan­do ha­cia atrás pa­ra com­pro­bar to­do el ca­mino que ya he­mos re­co­rri­do. Esa ob­se­sión por lo que nos fal­ta nos crea ten­sión, an­sie­dad y es­trés. Si ade­más es­ta­mos con­ven­ci­dos de que nun­ca lo lo­gra­re­mos, ha­bría que su­mar a to­do ello un sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia que pue­de de­ri­var en una ba­ja au­to­es­ti­ma.

Pa­ra col­mo, cuan­do pen­sa­mos ha­cia de­lan­te, te­ne­mos la ten­den­cia a an­ti­ci­par el fu­tu­ro, pe­ro siem­pre de for­ma ne­ga­ti­va y es­pe­cu­la­mos con to­do lo ma­lo que nos po­dría ocu­rrir, con lo que eso su­po­ne de ge­ne­ra­ción de es­trés.

Pién­sa­lo de es­ta for­ma: es­tás don­de es­tás hoy por­que has re­co­rri­do un lar­go ca­mino has­ta aquí.

Por eso, en lu­gar de pen­sar tan­to en lo que te fal­ta por con­se­guir, ¿por qué no echar la vis­ta atrás y va­lo­rar to­do lo que has con­se­gui­do has­ta aho­ra?

De­be­mos acos­tum­brar­nos a com­bi­nar esas dos vi­sio­nes de la vi­da:

La mirada ha­cia de­lan­te, pa­ra no per­der de vis­ta nues­tro sue­ño.

La mirada ha­cia atrás, pa­ra com­pro­bar cuán­to he­mos avan­za­do en nues­tro ca­mino y es­tar agra­de­ci­dos por ello.

En esa com­bi­na­ción de cam­bios de vi­sión es­tá el equi­li­brio que ne­ce­si­ta­mos. Se­gún la es­cri­to­ra Me­lody Beat­tie: "La gra­ti­tud apor­ta sen­ti­do al pa­sa­do, paz al pre­sen­te y pers­pec­ti­va al fu­tu­ro".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.