Cal­man­tes na­tu­ra­les

Es una de las do­len­cias más po­pu­la­res, fa­mo­sa por su do­lor que lle­ga a li­mi­tar la vi­da co­ti­dia­na. Te con­ta­mos las 8 plan­tas me­di­ci­na­les que me­jor fun­cio­nan pa­ra ali­viar y des­in­fla­mar PA­RA EL DO­LOR DE ES­PAL­DA

Mia - - SUMARIO -

An­tes de los 30 años y des­pués de los 60 años son las eta­pas de la vi­da más pro­pen­sas a su­frir do­lo­res de es­pal­da por dis­ten­sión mus­cu­lar lum­bar o por una her­nia dis­cal lum­bar o la dis­car­tro­sis.

Cuan­do apa­re­cen do­lo­res fuer­tes o sor­dos en la par­te in­fe­rior de la es­pal­da des­pués de rea­li­zar ac­ti­vi­da­des o un mo­vi­mien­to re­pen­tino o lue­go de le­van­tar al­go pe­sa­do se ha­bla de­lum­bal­gia que pue­de ma­ni­fes­tar­se me­dian­te cual­quier com­bi­na­ción de los si­guien­tes sín­to­mas:

Di­fi­cul­tad pa­ra mo­ver­se que pue­de ser lo su­fi­cien­te­men­te gra­ve co­mo pa­ra im­pe­dir que el pa­cien­te ca­mi­ne o se pon­ga de pie.

Do­lor que no se irra­dia por la pier­na o un do­lor que tam­bién pa­sa por la in­gle, la nal­ga o la par­te su­pe­rior del mus­lo, pe­ro que ra­ra vez lle­ga de­ba­jo de la ro­di­lla.

Es­pas­mos mus­cu­la­res que pue­den ser gra­ves

Área lo­ca­li­za­da que es do­lo­ro­sa con la pal­pa­ción

Una de las cau­sas más co­mu­nes de la lum­bal­gia es la dis­ten­sión de un li­ga­men­to o de un múscu­lo de la es­pal­da. El gra­do de do­lor por una dis­ten­sión mus­cu­lar lum­bar pue­de va­riar de una mo­les­tia le­ve a un do­lor fuer­te e in­ca­pa­ci­tan­te, se­gún el gra­do de la dis­ten­sión y de los es­pas­mos mus­cu­la­res lum­ba­res pro­vo­ca­dos por la le­sión. Las dis­ten­sio­nes de la es­pal­da con fre­cuen­cia se cu­ran por sí so­los, con la ayu­da de al­gu­na com­bi­na­ción de des­can­so, apli­ca­ción de hie­lo o de ca­lor, an­tin­fla­ma­to­rios, es­ti­ra­mien­tos le­ves y pro­gre­si­vos y ejer­ci­cios pa­ra la par­te in­fe­rior de la es­pal­da.

Cuan­do esa lum­bal­gia ba­ja has­ta la nal­ga, la pier­na y el pie ya se ha­bla de ciá­ti­ca que pue­de in­cluir cual­quier com­bi­na­ción de los si­guien­tes sín­to­mas:

El do­lor ge­ne­ral­men­te es per­sis­ten­te (en vez de un do­lor que se re­cru­de­ce por unos días o se­ma­nas y lue­go dis­mi­nu­ye).

El do­lor pue­de ser peor en la pier­na y el pie que en la par­te in­fe­rior de la es­pal­da. Ge­ne­ral­men­te se sien­te en una so­la nal­ga o una so­la pier­na.

El do­lor ge­ne­ral­men­te em­peo­ra des­pués de es­tar sen­ta­do o de es­tar de pie por mu­cho tiem­po, ali­vián­do­se en cier­ta me­di­da al ca­mi­nar.

Es un do­lor más fuer­te (ar­dor, hor­mi­gueo) en vez de un do­lor sor­do.

Pue­de ser acom­pa­ña­do por de­bi­li­dad, ador­me­ci­mien­to o di­fi­cul­tad pa­ra mo­ver la pier­na o el pie.

Qué ha­cer

El tra­ta­mien­to pa­ra la lum­bal­gia de­pen­de de los an­te­ce­den­tes del pa­cien­te y de la gra­ve­dad del do­lor. La gran ma­yo­ría de los ca­sos se cu­ran den­tro de las seis se­ma­nas sin ci­ru­gía y los ejer­ci­cios pa­ra la lum­bal­gia son, ca­si siem­pre, par­te del plan de tra­ta­mien­to.

Si el do­lor per­sis­te o em­peo­ra, se

pue­den re­co­men­dar pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos o diag­nós­ti­cos más avan­za­dos.

Des­can­so. De­jar de rea­li­zar ac­ti­vi­da­des du­ran­te unos días per­mi­te que los te­ji­dos lesionados, y has­ta las raí­ces ner­vio­sas, em­pie­cen a cu­rar­se, lo que a su vez pue­de ser­vir pa­ra ali­viar la lum­bal­gia. Sin em­bar­go, des­can­sar por más de unos po­cos días pue­de con­lle­var una de­bi­li­ta­ción de los múscu­los, y los múscu­los dé­bi­les pue­den te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra apo­yar la co­lum­na ade­cua­da­men­te. Los pa­cien­tes que no ha- cen ejer­ci­cio re­gu­lar pa­ra ha­cer­se más fuer­tes y fle­xi­bles son más pro­pen­sos a ex­pe­ri­men­tar una lum­bal­gia re­cu­rren­te o pro­lon­ga­da.

Com­pre­sas de ca­lor y hie­lo fa­ci­li­tan el ali­vio de la ma­yo­ría de los ca­sos de lum­bal­gia al re­du­cir la in­fla­ma­ción. Mu­chas ve­ces los pa­cien­tes uti­li­zan el hie­lo, pe­ro al­gu­nos pre­fie­ren el ca­lor. Se pue­de al­ter­nar en­tre los dos.

Me­di­ca­men­tos. Es­tá dis­po­ni­ble una gran di­ver­si­dad de me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos y de ven­ta li­bre pa­ra ayu­dar a re­du­cir los sín­to­mas de la lum­bal­gia. Mu­chos me­di­ca­men­tos reducen la in­fla­ma­ción, que mu­chas ve­ces es una cau­sa del do­lor, mien­tras que otros tra­tan de im­pe­dir la trans­mi­sión de las se­ña­les de do­lor al ce­re­bro. Ca­da me­di­ca­men­to tie­ne múl­ti­ples riesgos úni­cos, po­si­bles efectos se­cun­da­rios e in­ter­ac­cio­nes far­ma­co­ló­gi­cas (o in­ter­ac­cio­nes con ali­men­tos o su­ple­men­tos) que de­ben ser eva­lua­dos por un mé­di­co.

Ejer­ci­cio

Es un ele­men­to cla­ve en ca­si to­do plan de tra­ta­mien­to de la lum­bal­gia. Sin im­por­tar si el tra­ta­mien­to se rea­li­za en ca­sa o con un pro­fe­sio­nal de sa­lud ver­te­bral, co­mo un fi­sio­te­ra­peu­ta, un qui­ro­prác­ti­co, o un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na fí­si­ca y reha­bi­li­ta­ción.

Ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos de ba­jo im­pac­to. Ade­más de ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos pa­ra la par­te in­fe­rior de la es­pal­da, cual­quier ejer­ci­cio ae­ró­bi­co de ba­jo im­pac­to, co­mo ca­mi­nar, es en mu­chos ca­sos un ejer­ci­cio ideal por­que po­ten­cia el trans­por­te del oxí­geno a las par­tes blan­das. Na­dar o ha­cer ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos acuá­ti­cos tie­nen el mis­mo efec­to y re­pre­sen­tan op­cio­nes ex­ce­len­tes.

Los ajus­tes qui­ro­prác­ti­cos (tam­bién co­no­ci­dos co­mo la ma­ni­pu­la­ción qui­ro­prác­ti­ca) pue­den ser­vir pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de la co­lum­na al re­du­cir el do­lor e in­fla­ma­ción pa­ra me­jo­rar la am­pli­tud de mo­vi­mien­to y el fun­cio­na­mien­to fí­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.