LEC­TU­RA.

Mia - - SUMARIO - Por Daniel Co­lom­bo*

Las he­rra­mien­tas pu­bli­ci­ta­rias pa­ra ven­der

Vi­vi­mos tiem­pos en los que no so­lo ne­ce­si­ta­mos brin­dar bue­nos pro­duc­tos y ser­vi­cios, sino ade­más co­mu­ni­car­los apro­pia­da­men­te. Si así no lo ha­ce­mos, po­de­mos per­der por­cio­nes muy im­por­tan­tes de mer­ca­dos ac­tua­les o po­ten­cia­les, que­dan­do de­trás en la po­si­bi­li­dad de ser aún más exi­to­sos en nues­tro em­pren­di­mien­to.

En sín­te­sis, la co­mu­ni­ca­ción apli­ca­da a to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des pue­de di­fe­ren­ciar­se en­tre lo que lla­ma­mos mar­ke­ting, pu­bli­ci­dad, re­la­cio­nes pú­bli­cas y co­mu­ni­ca­ción ins­ti­tu­cio­nal.

El mar­ke­ting es una dis­ci­pli­na que pro­mue­ve el des­per­tar in­te­rés en de­ter­mi­na­dos pú­bli­cos y usua­rios, pa­ra que, a tra­vés de di­fe­ren­tes he­rra­mien­tas, pue­dan in­tere­sar­se en lo que tie­nes pa­ra ofre­cer.

La pu­bli­ci­dad qui­zás es la más co­no­ci­da por to­dos: se tra­ta de la com­pra de anun­cios en di­ver­sos tipos de me­dios y so­por­tes, co­mo me­dios grá­fi­cos, te­le­vi­sión lo­cal, re­gio­nal o na­cio­nal, ra­dios, In­ter­net, y tam­bién lo re­la­cio­na­do con vía pú­bli­ca, co­mo afi­ches y car­te­les. A par­tir de men­sa­jes es­pe­cí­fi­cos y en ba­se a la re­pe­ti­ción, bus­ca fi­jar con­cep­tos y atri­bu­tos de los pro­duc­tos y ser­vi­cios.

Las re­la­cio­nes pú­bli­cas son un vehícu­lo esen­cial pa­ra dar­se a co­no­cer. Abar­ca un am­plio cau­dal de es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción, des­de en­cuen­tros uno a uno con los clien­tes o en gru­pos, has­ta los víncu­los de ge­ne­ra­ción de no­ti­cias y su di­vul­ga­ción en­tre los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Tam­bién in­clu­ye la co­mu­ni­ca­ción in­ter­na, el “diá­lo­go” ha­cia den­tro de tu em­pre­sa; pro­gra­mas de R. S. E. (Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial), que van más allá de la so­li­da­ri­dad o las con­tri­bu­cio­nes que ha­gas a cau­sas y or­ga­ni­za­cio­nes; la crea­ción de no­ti­cias de im­pac­to y con­te­ni­dos pa­ra el mun­do di­gi­tal, in­clui­das tus re­des so­cia­les pro­fe­sio­na­les, y la ges­tión de víncu­los que, con­ve­nien­te­men­te sos­te­ni­dos en el tiem­po, ha­rán cre­cer tu repu­tación de mar­ca.

La co­mu­ni­ca­ción ins­ti­tu­cio­nal, em­pa­ren­ta­da con to­das las an­te­rio­res, se di­ri­ge al po­si­cio­na­mien­to de la em­pre­sa en sí, más allá de los pro­duc­tos que es­tá ofre­cien­do al mer­ca­do. Por ejem­plo, po­drás ha­cer anun­cios más ge­né­ri­cos, co­lo­car stands en even­tos y ex­po­si­cio­nes pa­ra en­trar en círcu­los de in­fluen­cia, y em­pe­zar a par­ti­ci­par en cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les pa­ra ten­der re­des de con­tac­tos, en­tre otras tác­ti­cas tan­gi­bles.

La pre­gun­ta del mi­llón es: ¿cuán­do apli­car ca­da una de es­tas he­rra­mien­tas? De­pen­de del ca­so. La ex­pe­rien­cia co­mo con­sul­tor me per­mi­te com­par­tir que cuan­to más in­te­gres pro­por­cio­nes de in­ver­sión en es­tas dis­ci­pli­nas, más acre­cen­ta­rás la po­si­bi­li­dad de des­pe­gue de tu mar­ca.

Es im­por­tan­te que se­pas que siem­pre hay una he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción dis­po­ni­ble y a tu al­can­ce, sin im­por­tar el es­ta­dio en que te en­cuen­tres. Pa­ra ello, es fun­da­men­tal que des­ti­nes den­tro del plan de ne­go­cios que reali­ces un por­cen­ta­je, que usual­men­te va en­tre el 5% y el 10% de la fac­tu­ra­ción bru­ta anual, en rein­ver­sión di­rec­ta en te­mas de co­mu­ni­ca­ción.

Es­te ítem es usual­men­te de­ja­do de la­do en las pla­ni­fi­ca­cio­nes de ne­go­cios.Y es tan esen­cial y re­le­van­te, que, a es­ta al­tu­ra de los tiem­pos, se­ría un gra­ve error no in­ver­tir lo po­si­ble y apro­pia­do, bus­can­do las me­jo­res op­cio­nes en ca­da eta­pa del plan es­tra­té­gi­co que lle­vas ade­lan­te.

Si tie­nes du­das acer­ca de tu ca­pa­ci­dad pa­ra co­mu­ni­car o te asal­tan creen­cias co­mo “no ten­go el di­ne­ro pa­ra ha­cer­lo”, tie­nes ra­zón. Ade­más de con­si­de­rar que ne­ce­si­tas ro­dear­te de los me­jo­res pro­fe­sio­na­les pa­ra que te ase­so­ren en tu em­pren­di­mien­to, te su­gie­ro que con­si­de­res es­to: la úni­ca ma­ne­ra de apren­der a na­dar es echán­do­se al agua. Es­tás lan­zán­do­te a com­pe­tir en un mer­ca­do al­ta­men­te seg­men­ta­do y muy exi­gen­te.

So­lo con un tra­ba­jo pro­fe­sio­nal, con­sis­ten­te y con con­ti­nui­dad, se­rás ca­paz de vi­sua­li­zar el re­sul­ta­do que es­pe­ras, mu­cho an­tes de lo que te ima­gi­nas, y te sor­pren­de­rás gra­ta­men­te de lo que pue­des lle­gar a ha­cer.

Del li­bro “Quie­ro ven­der”, Ed. Ho­jas del Sur (www.da­niel­co­lom­bo.com)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.