PSI­CO­LO­GÍA.

Ca­da vez más, las in­ves­ti­ga­cio­nes en neu­ro­cien­cias de­mues­tran que el peor fac­tor de en­ve­je­ci­mien­to y des­lu­ci­mien­to de la piel es el estrés

Mia - - SUMARIO - Por Nés­tor Brai­dot* *Doc­tor en Ciencias, Mas­ter en Psi­co­bio­lo­gía del Com­por­ta­mien­to y en Neu­ro­cien­cias Cog­ni­ti­vas (www.brai­dot.com)

Có­mo anu­lar a los es­tre­so­res

La be­lle­za ex­te­rior de las per­so­nas no de­pen­de so­la­men­te de la alimentación fí­si­ca ni de cir­cuns­tan­cias de­ri­va­das de tra­ta­mien­tos. Si bien no ne­ga­mos su im­por­tan­cia, sa­be­mos que lo fun­da­men­tal pa­ra ver­nos bien es el re­sul­ta­do de nues­tros es­ta­dos emo­cio­na­les que con­di­cio­nan nues­tras con­duc­tas, ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos.

¿No pen­sa­mos o de­ci­mos de al­guien que “su es­ta­do in­te­rior se re­fle­ja en su piel, en los ras­gos de su ros­tro, en ese ric­tus que de­for­ma su ca­ra?".

Las in­ves­ti­ga­cio­nes en neu­ro­cien­cias con­fir­man día a día que el estrés, en sus di­fe­ren­tes va­rian­tes de in­ten­si­dad y du­ra­ción, pro­du­ce da­ños en el ce­re­bro y co­mo con­se­cuen­cia de ello afec­ta a to­do el fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo hu­mano.

¿Qué te es­tre­sa? Ese es el pri­mer pa­so. A par­tir de ahí ha­ce una lis­ta de tus pro­pios es­tre­so­res, ya que ha­cer­los cons­cien­tes es un buen punto de par­ti­da. Ade­más de aque­llos que pue­den con­si­de­rar­se de mu­cha re­le­van­cia, co­mo una re­la­ción de pa­re­ja con­flic­ti­va, hay otros que no son tan evi­den­tes y, sin em­bar­go, afec­tan, por ejem­plo, la fal­ta de con­trol en si­tua­cio­nes que apa­ren­te­men­te no son im­por­tan­tes. En mi ca­so, nor­mal­men­te con­duz­co a la ve­lo­ci­dad más al­ta per­mi­ti­da y no me es­tre­so, me en­can­ta con­du­cir. En cam­bio, si es mi ami­go quien ma­ne­ja el co­che y ha­ce lo mis­mo, re­cién me re­la­jo cuan­do lle­ga­mos.

Las so­lu­cio­nes

✖ Dor­mir. El sue­ño es uno de los me­jo­res re­me­dios pa­ra el estrés y el ago­ta­mien­to y, ade­más, un buen alia­do pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que aque­jan du­ran­te la vi­gi­lia. Cien­tos de in­ves­ti­ga­cio­nes con­fir­man que dor­mir bien fa­ci­li­ta el aná­li­sis de si­tua­cio­nes que im­pli­can de­ci­sio­nes di­fí­ci­les. Dor­mir bien tam­bién con­tri­bu­ye a te­ner una “piel re­la­ja­da”: a ve­ces, nues­tra ex­pre­sión cam­bia por la de­for­ma­ción de la ten­sión y los per­jui­cios de arru­gas ten­sio­na­les que se ha­cen per­ma­nen­tes.

✖ Ge­ne­rar es­pa­cios de pla­cer y di­ver­sión. La ri­sa es muy saludable. Se­gún una de las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes, las per­so­nas que con­tra­rres­tan el estrés con el hu­mor me­jo­ran su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, sufren un 40% me­nos de in­far­tos de mio­car­dio o apo­ple­jías y vi­ven más tiem­po y me­jor.

✖ Me­di­tar, apren­der a re­la­jar­se. Los efec­tos be­ne­fi­cio­sos de la me­di­ta­ción pa­ra el cuer­po y la men­te han si­do co­rro­bo­ra­dos in­fi­ni­dad de ve­ces. Es muy sor­pren­den­te la piel sua­ve y fres­ca de los me­di­ta­do­res re­gu­la­res. Du­ran­te un ex­pe­ri­men­to rea­li­za­do re­cien­te­men­te en el Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Mas­sa­chu­setts, los par­ti­ci­pan­tes hi­cie­ron ejer­ci­cios de re­la­ja­ción du­ran­te me­dia ho­ra dia­ria a lo lar­go de ocho se­ma­nas y lo­gra­ron cam­bios im­por­tan­tes en re­gio­nes ce­re­bra­les de las que de­pen­den na­da me­nos que la me­mo­ria, la em­pa­tía, el sen­ti­do del yo, el estrés y la fe­li­ci­dad que se re­fle­ja en el as­pec­to de las per­so­nas.

✖ Rea­li­zar ac­ti­vi­da­des ae­ró­bi­cas o prac­ti­car al­gún de­por­te. Es­to re­du­ce los ni­ve­les de cor­ti­sol en san­gre, me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to de la me­mo­ria y, lo más im­por­tan­te, re­tra­sa el en­ve­je­ci­mien­to y la apa­rien­cia saludable de las per­so­nas.

✖ Re­cu­rrir a ejer­ci­cios de es­ti­mu­la­ción ce­re­bral. Lec­tu­ras, apren­di­za­jes de idio­mas, desafíos in­te­lec­tua­les, etc. son per­fec­tos pa­ra man­te­ner la men­te ac­ti­va.

✖ Vi­vir la na­tu­ra­le­za. No im­por­ta cuál sea la ma­ne­ra: cul­ti­van­do un pe­que­ño jar­dín, pa­sean­do en ella, ha­cien­do pic­nic o so­la­men­te con­tem­plán­do­la.

✖ Vi­da so­cial. Los ami­gos son gran­des deses­tre­so­res. Char­la, pa­seos, en­cuen­tros, to­do con­tri­bu­ye.

✖ Es­par­ci­mien­to cul­tu­ral. Tea­tro, ci­ne, mues­tras, to­do aque­llo que mo­ti­ve el in­te­lec­to va a ayu­dar a re­la­jar el ce­re­bro y a vol­ver­lo más fle­xi­ble.

La ayu­da ex­ter­na es muy útil co­mo punto de apo­yo pa­ra re­fle­xio­nar, pen­sar y ele­gir, ya que al ver­da­de­ro an­tí­do­to pa­ra el estrés se de­be bus­car den­tro de uno, en el in­fi­ni­to po­ten­cial de tu ce­re­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.