Leo Duer,

au­tor y di­rec­tor de “El ca­sa­mien­to de Gar­del”

Mia - - SOCIALES -

-¿Por qué con­ver­tis­te a Gar­del en el ga­lán del que se enamo­ra la pro­ta­go­nis­ta?

-Pa­ra mí, el Zor­zal Crio­llo es el sím­bo­lo in­dis­cu­ti­ble de nues­tra ciu­dad. Sen­tía que lo te­nía­mos un po­co ol­vi­da­do, pos­ter­ga­do y qui­se traer­lo a nues­tra épo­ca pa­ra vol­ver a dis­fru­tar de esa fi­gu­ra mí­ti­ca y en­tra­ña­ble. Así surgió en mi men­te una his­to­ria que gi­ra al­re­de­dor de sus días de ma­yor apo­geo. Es co­mo si la obra ya hu­bie­ra exis­ti­do, con vi­da pro­pia y to­mó for­ma en mi ima­gi­na­ción. Re­sul­ta com­pren­si­ble que una mu­cha­cha de ese tiem­po, se enamo­ra­ra del hom­bre más apues­to, ro­mán­ti­co y ca­ri­ño­so que exis­tía.

-¿Cuán­to pe­sa en la obra el en­torno y la his­to­ria de ca­da uno de los per­so­na­jes?

-La his­to­ria se va desa­rro­llan­do al­re­de­dor de va­rios per­so­na­jes, ca­da uno con sus sue­ños y con sus dra­mas. Pu­che­ta, la due­ña del ca­fe­tín, que tu­vo que abrir­se pa­so en un mun­do ma­chis­ta a fuer­za de co­ra­je y te­na­ci­dad y que, pe­se a una di­fí­cil si­tua­ción, no re­nun­cia a so­ñar con el amor. Pe­be­ta y Cho­clo, dos exi­mios bai­la­ri­nes que fan­ta­sean con ob­te­ner el pre­mio de Ra­dio Sten­tor y, por en­de, la fa­ma. Ca­ru­so, en­tra­ña­ble per­so­na­je que "ha­bla" por me­dio de los acor­des de un piano del que sur­gen los me­jo­res tan­gos. Al­ma­gro, el por­te­ño vi­vo, pí­ca­ro y sim­pá­ti­co que en­vuel­ve a to­dos con sus fra­ses im­pac­tan­tes pa­ra ob­te­ner el di­ne­ro que ne­ce­si­ta pa­ra se­guir apos­tan­do a las ca­rre­ras de ca­ba­llos. Del­fi­na, una mu­cha­cha mi­llo­na­ria que hu­ye de su frío mun­do pa­ra bus­car al amor de su vi­da en ese ale­ja­do ca­fé de los su­bur­bios y el Orien­tal, un hom­bre bueno que hu­ye de la po­li­cía que lo bus­ca por un cri­men que no co­me­tió y que, en­vuel­to en la apa­rien­cia de un fal­so Gar­del y en Al­ma­gro, des­cu­bre el amor al co­no­cer a la va­lien­te y dul­ce Del­fi­na. To­dos son se­res que se ale­jan y se acer­can, pe­ro que, con sus de­fec­tos y vir­tu­des, a po­co de ini­ciar­se la tra­ma re­sul­tan per­so­na­jes fa­mi­lia­res, ca­si co­mo si los hu­bié­ra­mos co­no­ci­do des­de siem­pre.

-¿Hay dan­za y mú­si­ca?

-Son el hi­lo con­duc­tor de la his­to­ria, le dan una in­ten­si­dad muy es­pe­cial al re­la­to. El sa­bio piano del maes­tro Levy (Ca­ru­so), los má­gi­cos fi­ru­le­tes de los bai­la­ri­nes (Adrián De Gre­go­rio y Ro­mi­na Ci­des, ga­na­do­res del pre­mio Car­los Gar­del 2017), y, por su­pues­to, las in­ter­pre­ta­cio­nes en vi­vo de los tan­gos más emo­cio­nan­tes, mar­can los mo­men­tos de ma­yor emo­ti­vi­dad y al­tu­ra de es­ta obra tan ama­da por to­dos no­so­tros.

-¿Có­mo apa­re­ce en la his­to­ria la muer­te de Gar­del?

- Al­ma­gro in­ven­ta a un Gar­del sus­ti­tu­to en la per­so­na del Orien­tal, pa­ra ven­dér­se­lo a la acau­da­la­da Del­fi­na. Es­te vi­vi­llo va abul­tan­do sus bol­si­llos con los che­ques de la ni­ña bien has­ta que la muer­te ines­pe­ra­da del ver­da­de­ro Mo­ro­cho del Abas­to le des­ba­ra­ta su men­ti­ro­sa his­to­ria. En un gi­ro sor­pren­den­te

y aun­que in­ten­tan­do con­ti­nuar con sus fal­se­da­des,Al­ma­gro fi­nal­men­te sor­pren­de con una ac­ti­tud inima­gi­na­ble que de­ja una lec­ción pa­ra to­dos.

- ¿Qué le ofre­ce tu obra al es­pec­ta­dor?

-Una his­to­ria to­tal­men­te creí­ble, le­ja­na en el tiem­po y, sin em­bar­go, tan cer­ca­na a ca­da uno de no­so­tros, la bús­que­da in­fa­ti­ga­ble

de los per­so­na­jes pa­ra ser fe­li­ces y en­con­trar el amor.To­do con un hu­mor desopi­lan­te, muy por­te­ño y nues­tro, con gi­ros ines­pe­ra­dos y muy ce­le­bra­dos. La mú­si­ca que ani­ma y con­du­ce to­da la his­to­ria le lle­ga al al­ma al pú­bli­co que par­ti­ci­pa con emo­ción y ale­gría. Creo que una bue­na fra­se pa­ra con­vo­car a la gen­te es :"Si amás a Bue­nos Ai­res, si amás al amor, és­ta es tu his­to­ria".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.