Un neu­ro­es­ti­mu­la­dor pa­ra pa­cien­tes con Par­kin­son

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

La Es­ti­mu­la­ción Ce­re­bral Pro­fun­da es un tra­ta­mien­to que con­sis­te en un im­plan­te de un dis­po­si­ti­vo si­mi­lar al mar­ca­pa­sos en el sis­te­ma ner­vio­so, que ya de­vol­vió ca­li­dad de vi­da a más de 140.000 per­so­nas con Par­kin­son en to­do el mun­do. En Ar­gen­ti­na, al­re­de­dor de 30 mil pa­cien­tes po­drían be­ne­fi­ciar­se con los re­sul­ta­dos de es­ta tec­no­lo­gía mé­di­ca, de­pen­dien­do de la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad. Se tra­ta de un tra­ta­mien­to am­plia­men­te re­co­no­ci­do por su efec­ti­vi­dad en el con­trol de los mo­vi­mien­tos anor­ma­les. Su me­ca­nis­mo de ac­ción se ba­sa fun­da­men­tal­men­te en la ca­pa­ci­dad de mo­di­fi­car el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so a tra­vés de es­tí­mu­los prin­ci­pal­men­te eléc­tri­cos o quí­mi­cos. El dis­po­si­ti­vo es pro­gra­ma­do en for­ma ex­ter­na por el mé­di­co y pue­de ser ma­ni­pu­la­do por el pro­pio pa­cien­te den­tro de los pa­rá­me­tros es­ta­ble­ci­dos por el es­pe­cia­lis­ta.

La in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, que se rea­li­za pa­ra im­plan­tar el dis­po­si­ti­vo, se rea­li­za tan­to en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo pri­va­das de Ca­ba, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Men­do­za, Ciu­dad de Cór­do­ba, San Juan y Tu­cu­mán. “Los pa­cien­tes que avanzaron con el tra­ta­mien­to de Es­ti­mu­la­ción Ce­re­bral Pro­fun­da lo­gra­ron vol­ver a te­ner ca­li­dad de vi­da y desea­rían ha­ber­lo re­ci­bi­do an­tes. Hay una ten­den­cia ca­da vez más fuer­te de ini­ciar la te­ra­pia qui­rúr­gi­ca en es­ta­díos ca­da vez más tem­pra­nos, an­tes del de­te­rio­ro del pa­cien­te” se­ña­ló el Prof. Fa­bián Pie­di­mon­te (UBA), neu­ro­ci­ru­jano y pre­si­den­te de la Fun­da­ción CENIT pa­ra la in­ves­ti­ga­ción en neu­ro­cien­cias.

Ini­cial­men­te los tra­ta­mien­tos pa­ra la en­fer­me­dad de Par­kin­son pue­den fun­cio­nar muy bien, pe­ro lue­go de cier­to tiem­po, se res­trin­ge su efec­to y los pa­cien­tes pue­den ex­pe­ri­men­tar el “de­te­rio­ro de fin de do­sis” y fluc­tua­cio­nes mo­to­ras (be­ne­fi­cio ca­da vez más cor­to). En es­ta ins­tan­cia, en la cual el cuer­po de­ja de res­pon­der efi­caz­men­te a la medicación, pe­ro an­tes de que de­je de fun­cio­nar por com­ple­to, el pro­fe­sio­nal a car­go pue­de eva­luar la po­si­bi­li­dad de un tra­ta­mien­to de Es­ti­mu­la­ción Ce­re­bral Pro­fun­da.

Pa­ra más in­for­ma­ción so­bre la Te­ra­pia de Es­ti­mu­la­ción Ce­re­bral Pro­fun­da o sa­ber si es can­di­da­to a la mis­ma, vi­si­tar: ww.te­ra­pia­par­kin­son.com y www.fa­ce­book.com/Par­kin­sony­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.